Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

sábado, 29 de diciembre de 2012

El marco maligno

Ayer, día 28, eran los Santos Inocentes. Pasé a las tres de la madrugada por la parroquia de San Germán. Había unas quince personas, entre las cuales el heróico doctor Poveda tantas veces detenido por defender a aquellos que no pueden defenderse. Estaba expuesto el Santísimo. Era una forma de recordarnos que dirimir quién es o no es prescindible, asesinable o troceable es algo de naturaleza totalmente espiritual. El mal se apodera de nosotros cuando consideramos justo permitir que se mate a los demás, cuando la vida ajena nos resulta indiferente. Recuerdo el magnífico texto de Leon Gieco que en España popularizó Ana Belén "Sólo le pido a Dios que el dolor no me sea indiferente". Cuando Hermann Cohen fundó la Adoración Nocturna sabía muy bien lo que hacía. Y cuando durante la Guerra Civil los orcos asesinaron a miles de adoradores, sabían también lo que hacían... La Sombra no soporta la Luz, y las Tinieblas no descansan. ¡Nunca!

El marco maligno
Las cosas más duras y salvajes las hacemos cuando nos ponen un marco adecuado. Te convences a ti mismo de que no tienes más remedio, de que tienes que matar a tu hijo o matar a tu padre, o te suicidas porque alguien te ha robado la esperanza, alguien que hace negocio con tu desesperanza.
El mes pasado vi una pareja que salía de un famoso abortorio, que ha troceado ya algo más de cien mil niños en Madrid. Ella era la expresión misma de la tristeza y del fracaso. Su novio, churri o marido, amigo, hermano o lo que sea, la llevaba cogida del brazo, no sé si consolándola o sosteniéndola... Hay otras mujeres que abortan como quien se quita un grano, pero ESA mujer concretamente debía estar pensando en lo que acababa de hacer, aquello por lo que había pagado a los verdugos.
Vi también salir al sicólogo que firma los "mátese" y al médico que los ejecuta. Menuda profesión: ¡matar niños! Para eso estudió el tío la carrera de Medicina.... Esa mujer nunca olvidará lo que hizo ayer. Y el niño que troceó ni siquiera soñó que algún día viviría: no le dejaron.

La ley no debe justificar el mal
El mal necesita un marco legal adecuado para florecer. No es lo mismo que un tío mate a su vecino judío, rezando para que no le pillen, a que la ley diga que matar judíos es perfectamente legal y recomendable y que te organicen un holocausto como quien no quiere la cosa.
No es lo mismo que yo te explote en el marco de una relación personal a que la ley diga que la esclavitud es lícita y que te pueda vender en pública subasta.
No es lo mismo que mates a tu hijo a escondidas a que la ley diga que eso es legal y recomendable.
Las leyes tienen que ser ultraconservadoras cuando se trata de proteger el trabajo, la vida, la familia. Porque es muy fácil desmoralizar al personal, es muy fácil reducirlo a la condición de esclavo, de objeto, de cosa.
Los que nos gobiernan toleran ese negocio, igual que los anteriores. Quienes llevan los colegios médicos aplauden la jugada porque les da todo igual, para ellos trocear niños o poner una clínica de desintoxicación es lo mismo, puro negocio. Y cada día más, las Sombras avanzan sobre el mundo.

2 comentarios:

  1. ¡Hey, colega!

    No te entristezcas. Que los amigos estamos aquí. Contigo.

    ¡Felíz año, amigo mío! Ojalá todos tus deseos se vean satisfechos en 2013. Tú lo mereces.

    De corazón,

    Luis

    ResponderEliminar
  2. Ojalá algún día el aborto parezca tan execrable como la esclavitud. Ojalá algún día nuestros descendientes se pregunten cómo pudimos tolerar eso y se alteren leyendo o viendo documentos sobre el tema. Ojalá algún día nuestros descendientes lamenten nuestra indolencia al saber que medio mundo se muere de hambre.

    ResponderEliminar