Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

lunes, 29 de marzo de 2010

Fidelidad y confianza

Las ideas son mutables pero, con todo, menos fallibles que las personas. Y la fidelidad a uno mismo, ¡tan improbable!

Para una misma idea, existen infinitas interpretaciones
Las ideas, los principios -¡no digamos las convicciones!- son modelables y los ajustamos a nuestra idiosincrasia como nos da la gana. Así, hace algo más de un año, con pretexto de una conferencia sobre Julián Juderías, tuve ocasión de hablar de los distintos conceptos o versiones del patriotismo: si patriota es el que ama su patria, hay tantos patriotismos como tipos de amor: el patriotismo del que cree que amar a España consiste en cargar de cadenas a los españoles; el patriotismo futbolero que se limita a poner una pegatina de bandera en la cadena del reloj; o el patriotismo más interesante, que consiste en trabajar, criar a los hijos  y pagar impuestos, es decir, poner nuestro albedrío al servicio de la comunidad.
Franco estaría convencido de ser fiel a España cuando se sublevó y empezó a fusilar al personal; y los chequistas que asesinaron a Muñoz Seca estarían convencidos de serle fieles a la República.
No digamos ya en lo que toca a la fe: las malditas asesinas que se volaron hoy en Moscú matando a treinta y tantos, estarían convencidísimas de ser buenas hijas de Alá. Y lo mismo ocurrió en el ámbito del Cristianismo: tan cristianos han sido los protestantes como los ortodoxos y los católicos, y se han degollado durante siglos, en nombre de un Dios de amor. Cada uno tenía su propia versión de ese Dios amantísimo; y cada uno mataba y moría convencido de tener razón.

La fidelidad a las personas: un juramento británico
Siendo tan interpretable el concepto de fidelidad a la patria, no debe extrañarnos que en el ejército británico se exija a los oficiales que sean fieles al monarca y a sus sucesores y no a conceptos mutables.  No deja lugar a dudas la voluntad del monarca o de un jefe: basta con ponerse a sus órdenes. El juramento de los oficiales británicos está redactado en los siguientes términos: "Yo, Fulano de Tal, juro por Dios Todopoderoso que seré fiel y  serviré con lealtad a su majestad la Reina Isabel II, a sus herederos y sucesores, en su persona, corona y dignidad contra todos los enemigos; y que observaré y obedeceré todas las órdenes de su Majestad, así como las de los generales y oficiales a cuyas órdenes esté".
Con un juramento así resulta imposible que un oficial se subleve en nombre de la Gran Bretaña, de la ética protestante o del amor culé por el Barsa.

Fidelidad y obediencia, ubres de la eficacia
En política y en la vida corriente, fidelidad y obediencia son las dos ubres de la eficacia. Uno manda y los demás se cuadran. Así funcionan los ejércitos y las más complejas organizaciones, independientemente de que los jefes consulten o no a sus subordinados, de que acierten o se equivoquen.
El posible error de un jefe mentecato es con frecuencia preferible a la más clarividente de las anarquías.
El origen de la obediencia sin duda hay que situarlo en las necesidades de la caza mayor. Hace más de veinte mil años, los hombres empezaron a cazar criaturas grandes como  los mamutes. Obviamente, si pretendes matar a un pedazo de bicho que pesa toneladas de puro músculo, y dos enormes colmillos para ensartarte o propulsarte hacia arriba, tiene que haber un jefe que mande, distribuya los puestos y tome la decisión crucial de berrear "ahora".

La fidelidad como ceguera
El problema mayor que supone la fidelidad personal, es que el jefe nos salga rana. Son infinitos los ejemplos de discípulos engañados por sus maestros, sus gurús, a los que seguían con perruna fidelidad.
Pensemos en la abominable situación de los sacerdotes de la Legión de Cristo que inmolaron su vida personal abrazando el estado esclesiástico con todos sus sacrificios -castidad, pobreza, etc.-  de buena fe, y ahora se encuentran con que el fundador de su movimiento era un perfecto modelo de degenerado y que entregaron su vocación y sus bienes a un verdadero representante de Lucifer, señor de toda hipocresía. Hombres buenos siguiendo a un hombre malo en nombre de principios luminosos: ¡qué crimen contra la fe!

La oportunísima carta del Papa a los católicos irlandeses ha sido en este sentido ejemplar al hablar de la gravedad del engaño que media en los casos de pedofilia sacerdotal; de cómo aquellos perversos que se erguían como directores morales abusaban del más vulnerable entre los más débiles: el niño puesto a su cuidado. Si existen un Cielo y un Infierno, no cabe duda del destino que aguarda a los que hacen daño a los niños. Los evangelios sinópticos coinciden en el mismo diagnóstico:
Mt 18,6 Pero a quien escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le colgasen al cuello una piedra de molino y lo arrojaran al fondo del mar.
Mc 9,42 Si alguien escandaliza a uno de estos pequeños que creen [en mí], más le valdría que le atasen una piedra de molino en el cuello y lo arrojaran al mar.
Lc 17,2 Más le valdría que le encajaran en el cuello una piedra de molino y lo arrojaran al mar, antes que escandalizar a uno de estos pequeños.


Ser fiel a uno mismo
Si los principios son transformables y las personas fallibles, ¿a quién seguiremos? ¿en qué manos depositaremos nuestra confianza? La lógica nos dice que al menos debiéramos ser fieles a nosotros mismos, a nuestras propias ideas y convicciones.
Ahora bien, lo que creemos ser ideas propias son casi siempre conceptos ajenos más o menos adaptados a nuestra personal idiosincrasia o ideas de moda, lo que los franceses llaman prêt-à-penser.
Aún más fieles que a las ideas que creamos propias o prestadas, debiéramos ser fieles a la idea que tenemos de nosotros mismos, a la esperanza de ser mejores, a lo bueno que queremos y probablemente podamos llegar a ser. Hay metas que no dependen de nosotros porque intervienen los demás, la suerte, el azar... Pero hay una meta que sí depende de nosotros: ser mejores. Nadie está condenado a ser él mismo.
Ser fiel a uno mismo no significa vivir sujeto a las propias manías, errores y pecados.
Ser fiel a uno mismo es ser fiel al yo posible, proyectarse en el futuro, y atreverse a volar.
Lo malo es que la idea que uno tiene de sí mismo no es precisamente objetiva...

viernes, 19 de marzo de 2010

La vida de un chino

¿Cuánto vale la vida de un chino?
Recuerdo que hace años -demasiados- escribí un ensayito sobre los Estados Caníbales, aquellos en los que los sátrapas no contentos con asesinar a sus vasallos, además se los comían.
El canibalismo es el ejercicio más puro del poder sin límite, la suprema forma de derrota para el vencido: servir de cena al vencedor. El canibalismo nos recuerda que la diferencia entre los hombres y las bestias del campo es apenas un barniz de cultura y otra capa todavía más fina de educación moral.
Por lo demás, cada día entiendo más aquella vieja canción de Roberto Carlos, El Progreso, la del estribillo "Yo quisiera ser civilizado como los animales". A Roberto Carlos le preocupaban las ballenas, en 1979; a mí, en 2010 me preocupan los chinos.
Estados caníbales han sido México bajo los Aztecas, la Alemania hitleriana en que pretendían hacer jabón con el personal y ahora la República Popular China donde los mandamases comunistas no sólo exterminan a los opositores sino que los convierten en piezas de recambio para transplantes.
Un órgano de información casi tan visceralmente asocialista como yo, La Gran Época, no hace sino confirmar un día sí y otro también, el tráfico de órganos organizado por los peores sátrapas de un mundo inmundo en el que el beneficio es el alfa y el omega de todas las cosas: en China se creó la madre de todos los monstruos, el comunismo capitalista, es decir, un régimen en que los derechos de los gobernados y los trabajadore no existen, un mundo sin sindicatos, ni libertad, ni oposición. Mordor. Cuando Google se enfrentó a la dictadura China, ninguna voz, salvo la de Hispalinux, siempre tan clara e independiente, se levantó para aplaudir la iniciativa de la corporación americana. Al contrario, Telefónica se dedicó a atacar a Google al mismo tiempo que la dictadura china, ejecutando una espero que involuntaria pinza: quizá es que los monopolios económicos y los políticos están destinados a entenderse.
Ese régimen que aborrece la libertad como los vampiros a la luz del sol, tiene martirizados a 1300 millones de seres humanos, 1300 millones de chinos cuya vida a nadie le importa como no le importan a nadie los cien millones de seres humanos abortados en la tripa de sus madres o asesinados al nacer por sufrir la grave tara de su sexo.
Y todos nuestros gobernantes, TODOS, han ido a rendir pleitesía a los amos de Pekín: tenían práctica, sus abuelos hicieron lo mismo con el amo de Alemania, en los años treinta. No cambiamos.
En los billetes de dólar está inscrita la expresión "In God we Trust". Por algo será. ¿Cuantos millones de chinos serán inmolados al verdadero Dios de este mundo? ¿Cuántos dólares vale la vida de un chino?


miércoles, 17 de marzo de 2010

Bajemos al río a rezar

No debemos despreciar el poder de la música sobre los sentimientos
Los protestantes tienen bellísimas canciones y pedazos de solistas y de coros que no te quiero contar. Si no fuera católico por tradición, vocación y conspiración, me sentiría muy a gusto con la fe sencilla de esos bautistas que le rezan a Jesús cantando, como el hermanito de Asís, y mi vida transcurriría entre caminos polvorientos, comiendo pan de maíz, gordo y feliz.
Resulta cuanto menos curiosa la facilidad con la que la música nos toca a todos la fibra sensible, te dices que si un político tuviera tres dedos de frente, haría más caso de los músicos que de los asesores -que son muy aburridos y dicen siempre lo mismo- y procuraría elegir o encargar canciones pegadizas, y no sólo himnos como los de los nazis y comunistas sino música religiosa o cuasi religiosa como el Down in the river to pray que oí por primera vez en esa magnífica película de los Cohen, O Brother.


As I went down in the river to pray
Studying about that good old way
And who shall wear the starry crown
Good Lord, show me the way!

O sisters let's go down, / Let's go down, come on down,
O sisters let's go down, / Down in the river to pray.

As I went down in the river to pray
Studying about that good old way
And who shall wear the robe and crown
Good Lord, show me the way!

O brothers let's go down, / Let's go down, come on down,
Come on brothers let's go down, / Down in the river to pray.

As I went down in the river to pray
Studying about that good old way
And who shall wear the starry crown
Good Lord, show me the way!

O fathers let's go down, / Let's go down, come on down,
O fathers let's go down, / Down in the river to pray.

As I went down in the river to pray
Studying about that good old way
And who shall wear the robe and crown
Good Lord, show me the way!

O mothers let's go down, Come on down, don't you want to go down,
Come on mothers let's go down, / Down in the river to pray.

As I went down in the river to pray
Studying about that good old way
And who shall wear the starry crown
Good Lord, show me the way!

O sinners let's go down, / Let's go down, come on down,
O sinners let's go down, / Down in the river to pray.

As I went down in the river to pray
Studying about that good old way
And who shall wear the robe and crown
Good Lord, show me the way!

Nota: existe otra versión de este gospel, en que "valley" sustituye a "river"

miércoles, 10 de marzo de 2010

El progresismo abortado


Gracias a un artículo de Luis Antequera me entero de que el Ayuntamiento de Getafe le ha dado un premio a la Clínica Dator, un centro que se lucra matando embriones y fetos, gracias al cual faltan hoy de las calles varios miles y miles de españoles. Más fuerte todavía, se trata de un Premio 8 de Marzo, un premio esencialmente feminista.

Cien millones de niñas asesinadas
Cuando se sabe que gracias al aborto y los infanticidios han sido "eliminadas" CIEN MILLONES DE MUJERES en los últimos años -mirad la portada de The Economist de esta semana- resulta cuanto menos inquietante que los colectivos feministas celebren el aborto como una victoria. El término usado por la revista no puede ser más claro: generocidio. ¿No querían hablar de "políticas de género"? Pues ahí tienen un tema: los abortos selectivos de mujeres en Asia donde se considera que ser mujer es una desgracia, así que te hacen el favor de matarte en la tripa de tu mamá o, si no hay más remedio, esperan a que nazca para echarla a los cerdos.
Los culpables del aborto no son los que viven del negocio de Dator, negocio perfectamente legal, sino los legisladores de cuando la mayoría del PSOE, que legalizaron esa abominación, y los de cuando la mayoría del PP, que no derogaron una ley tan injusta.
Más gordo todavía es el hecho de que además, para darle el premio a la clínica Dator se lo han quitado a la madre de Sandra Palo, que es como una vuelta de tuerca más en el esquema del horror.

La ruptura del progresismo
El tema del aborto es gravísimo. Supuso ni más ni menos que la ruptura de los movimientos de progresos civiles y el final de una cultura progresista. Julián Marías, libre entre los libres, liberal entre los liberales, subrayó que desde que las posturas progresistas hicieron suyo el aborto, él se sentió desvinculado de todo aquello por lo que había luchado y se había esforzado. A mí me sucede lo mismo: no entiendo que se defienda algo tan profundamente injusto y reaccionario como un progreso; es el mayor de los contradioses.
Hubo una época en que todas las personas progresistas iban por la misma dirección: la igualdad legal del hombre y de la mujer; la extensión de la cultura a todos; el final de la discriminación legal de los negros y coloured people en los EE. UU. o Sudáfrica; el reconocimiento y la despenalización de la homosexualidad; la información sexual, en particular en lo que se refiere a métodos anticonceptivos. Se pensaba, con toda la razón, que la información y la libertad eran los dos pechos que amamantaban el progreso, y que iluminaban al mundo...
En algunos de esos combates estuvieron las distintas iglesias cristianas, y en otros no porque su moral se lo prohibía. Pero fueron tiempos de debates de altura, de ilusión colectiva.
El tema del aborto lo aniquiló todo: grupos que se habían caracterizado por defender el derecho del débil ante el fuerte empezaron a defender el mayor abuso que se puede imaginar, algo más reaccionario que la prisión por deudas -encierro tu cuerpo por dinero- más reaccionario que la prostitución -gozo tu cuerpo por dinero- más reaccionario que la esclavitud -dispongo de tu cuerpo y de tu vida como me da la gana, porque pagué por ti-; el aborto supone que un ser humano dispone de un modo absoluto de la vida de otro ser humano. Si quiere lo trocea y si no quiere, no. Y al final del proceso alguien cobra su buen dinero.
Ah, perdón, se me olvidaba, dice doña Bibiana que  las víctimas del aborto no son seres humanos. Sin duda porque son feas.

domingo, 7 de marzo de 2010

Un momento interesante

Me acuso de ser un irreductible optimista, como todos los que hemos sido amamantados en el cristianismo auténtico. El mundo cambia, quién lo duda,  y aunque surgen nuevos problemas jamás tuvimos tantos medios para remediarlos o paliarlos y cualquiera de nosotros tiene más comodidades en su cuarto de baño de las que disponía Felipe II en el Escorial.
Los pesimistas son como los dinosaurios: pesados y muy aburridos.
Siempre que oigo a jóvenes insensatos decir pestes del régimen constitucional de los últimos treinta años pienso para mis adentros e incluso expreso para mis afueras, que son afortunados, que no han conocido otra clase de realidades.

El final del separatismo
Al nacionalismo separatista se le acabó el rollo. Le queda poder y se ha salido con la suya en Baleraes, Cataluña, Galicia País Vasco y Valencia en el sentido de crear una superestructura que vive de las Lenguas Inútiles, esas que te obligan a hablar pero que no sirven para nada fuera de España y aquí sólo permiten vivir a quienes viven de la enseñanza, la comunicación (tele, cine, radio y prensa en vernáculo) o la traducción. También se decanta a favor de ese contradiós lingüístico algún figurón académico agraciado con premios o canongías en función de su alieneamiento incondicional con la estupidez. El mismísmo Mirameba llegó a proponer la creación de una lengua diferencial para Madrid, el madroso...
El proyecto de futuro de los separatistas consiste en devolvernos a los tiempos del Cid, conseguir una hora diferencial, y restaurar el sistema de medidas tan chanchipiruli que conocieron nuestros tatarabuelos: la blanca de la carne, la alcabala del viento, las pipas y calabazos de vino, los ferrados y portazgos.
Pero la España de las Autonomías ha fracasado y ya nadie lo niega, salvo los que viven de ese sistema, esencialmente altos cargos y chupópteros a la sazón. Las Autonomías han servido sólo para encarecer una administración gigantesca, financiar el separatismo y multiplicar por diez el número de parásitos enchufados.

Transformación de los partidos tradicionales
A los partidos tradicionales les queda un telediario. Entendedme bien: no van a desaparecer, pero sí  a transformarse.  Su poder es inmenso, en el sentido de que sus miembros electos controlan todos los resortes políticos y gran parte de los económicos, sumando al sector público los recursos de las cajas de ahorros; y al retirarse se colocan en consejos de administración de grandes consorcios privados que dependen de las bendiciones estatales. Las estructuras aguantan el paso de los años, pero no nos engañemos, sin ideas, ni ideología, ni nada. Se limitan a fomentar grupos jerarquizados de poderosos que recogen votos en función del "si no me votas a mí ganarán los otros". Un argumento tan estúpido tenía que ser eficaz, así que al cabo de tres décadas sigue funcionando, y seguirá, por mucho que chirríe.
El PSOE es un partido zombi; fue un muerto resucitado, un partido histórico y revolucionario con las manos ensangrentadas en la Revolución del 34 y la Guerra Civil. Fue un error recrear el PSOE en lugar de fundar algo nuevo. De hecho, toda la labor de Felipe González en los congresos de 1979 consistió en enmendar aquel error transformando el PSOE en un partido socialista democrático que renunciaba al marxismo como doctrina oficial, es decir un partido nuevo con un nombre viejo. En cambio nuestro actual presidente se empecina en devolverle su vieja impronta revolucionaria, evocando con trémulos orgasmos vocales la Guerra Civil o dando una coba ridícula a los Tiranos Banderas de Hispanoamérica.

Ahora mismo te vas a la página web de la Fundación Pablo Iglesias y en lugar de ofrecernos análisis sobre la actualidad te hablan de batallitas del pasado, de la España de hace setenta años o un siglo. O sea, la fábrica de ideas del PSOE, diseñada por el abuelo Cebolleta. El PSOE tal y como está es irreformable y sin duda algún socialista inteligente -no es incompatible- creará algo nuevo a partir de la ruina de unas siglas desacreditadas que no sólo huelen a paro y a fracaso, sino a locura pura y dura. Rosa Díez ha abierto la veda, en este sentido, y supongo que algún día los cuatro socialistas con cerebro que no estén pringados en el chapapote oficial decidirán crear un socialismo new wave que no se masturbe mirando fotos de Negrín.

El PP ha alcanzado tal punto de congelación que parece el primo tonto de Hibernatus. Hace un cuarto de siglo que debiera ser el partido del futuro, y no sólo por el prestigio que podrían concederle los ocho años que estuvo en el poder a nivel nacional y que fueron años exitosos en el campo económico; es que su base de votantes es la España que paga impuestos, trabaja y se esfuerza en mejorar. Es por definición, la España más progresista puesto que pretende dar un futuro a sus hijos.
Sin embargo el PP es un partido dirigido por funcionarios y en toda su Junta Nacional no hay un solo empresario de verdad; me refiero a alguien que hiciera su empresa y no la heredara.

Esto es aún más asombroso si consideramos que el  PP, fundado en tiempos democráticos, nada debe al pasado; pero sus fundadores históricos, de cuando se llamaba AP, fueron Manuel Fraga y otros distinguidos franquistas que evolucionaron en demócratas y la estructura del partido del futuro quedó fuertemente condicionada por aquellos orígenes. ¿Puede estar orgullosa AP de haber tenido como candidato al Senado por Madrid al carnicerito de Málaga?
¿Qué me decís del ex-ministro favorito de Franco recibiendo al tirano de Cuba?
El criptofachismo es perfectamente inútil y electoralmente contraproducente; además su desmesurado peso pervierte la evolución de la organización, ahogando a los liberales y ninguneando a los democristianos. Hoy por hoy las tres tendencias peperas -liberal, cristiana-democristiana y criptofacha- conviven difícilmente en la Nada genovesa. Me reconoceréis que Rajoy es un genio que lleva ocho años sobre un bidé poblado de pirañas sin tener que dedicarse a la ópera barroca. Pero lo tiene difícil, difícilísimo: ¿cómo pedirle a los que te han aupado que se suiciden dejando sitio a lo nuevo? ¿Y cómo justificar tu propia permanencia en el cargo tras dos derrotas electorales consecutivas?
El futuro peposo pasa, irremediablemente, por la democratización interna, condición sine qua non para permitir aflorar nuevos valores que sustituyan a los émulos de don Tancredo que piensan -es un decir- que se puede regresar del Limbo; pero ¿podemos imaginar que quienes viven del sistema digital de nombramientos se sumen a la revolución democrática interna? En el mar corren las lieeebres, en el monte las sardinas, tralalá...

Fuertes movimientos ciudadanos
Mientras el sistema bipartidista se consolida en lo formal pero desaparece en lo ideológico, surgen nuevos fenómenos, y el más interesante son los nuevos movimientos ciudadanos. De entrada, la AVT y Hazte Oír han sido las responsables de algunas de las mayores movilizaciones que se recuerden en la España democrática. En España existe una sociedad civil. Y cada día se hace más fuerte.
Habiendo abandonado a su suerte el PP y el PSOE a los hispanohablantes en Baleares, Cataluña, Galicia, País Vasco  y Valencia, también han surgido voces alternativas; tenemos a DENAES, Libertad linguística o Convivencia Cívica Catalana. Ellos son el futuro y el PPSOE el pasado, un pasado de rendición genuflexa y armisticios preventivos. Asombrosamente, y en contra de la obsesión de los ayatolás del  catastrofismo, los movimientos más fuertes de ciudadanos no pertenecen a la izquierda, son pacíficos y democráticos, y la izquierdona los identifica con la derechona.

Nuevas formas de socialización y comunicación
Por si fueran estas pocas las novedades, vivimos un momento clave en el campo de la imbricación de lo tecnológico en la vida corriente. Me refiero a fórmulas como facebook, twitter o el democubo. Son instrumentos nuevos que sin duda serán claves para la política del futuro.
Por otro lado los blogs, por muy limitada que sea su influencia, permiten a sus autores comunicar sus opiniones sin pasar por las horcas caudinas de la prensa comercial, donde sin duda llegas a muchos lectores pero a cambio tienes que vender tu alma a cambio de treinta bocatas.

Así que no tenemos derecho a desmoralizarnos. Estamos viviendo el principio de algo nuevo. De nosotros depende que además de nuevo, sea bueno.

lunes, 1 de marzo de 2010

Recreo onomástico

Releyendo varias entradas de este blog, me doy cuenta de que hablo mucho de política y la verdad, la política es interesante pero los políticos un terrible peñazo, así que hoy toca entrada chorra.
Voy a hablar de apellidos, que es una vieja costumbre en España donde nos preocupan más los tiempos pretéritos, ya sean perfectos, imperfectos e incluso pluscuamperfectos, que vivir el presente o preparar el futuro, quizá porque el hoy y el ahora no dan mucho más de sí; y ya tratamos en su día de nuestro abuelismo nacional.

Estadísticas de apellidos
Porque mi ESPAÑOL llama algo la atención, sin duda siempre me han interesado los apellidos esdrújulos y disfruto mucho con la página del INE donde se puede ver la distribución de apellidos en España. Del mío hay 1917, más 7 que lo escriben ESPANYOL y 9 como ESPANHOL. Pero a mí no me interesa tanto saber que los GARCÍA son más de un millón sino buscar curiosidades, es decir, perder el tiempo con la profesionalidad de todo buen coleccionista.

Hispania Sacra
Como toda primicia pertenece al Señor, empezaremos por los apellidos más edificantes. Tenemos 658 SANTO al singular y 83651 SANTOS al plural, al menos tantos como los del príncipe Froilán, sin contar innumerables variaciones que van de 8035 SAMPEDRO (más 106 SANPEDRO) a los 29 SANDEOGRACIAS; y entramos en materia teológica con los 3864 TRINIDAD, 3129 DIOS, 448 CRISTO y nada menos que 25417 SALVADOR.
El catolicismo se nota también en los apellidos más sociológicos o morales (según se vea) que son 40473 los CASADO, contra 837 SOLTERO, que es mejor casarse que abrasarse. Los nuevos hábitos se reflejan en 2664 GAY y las inveteradas costumbres en 53 PAJAS.

Oficios
Como los apellidos surgen esencialmente en la Edad Media, no sorprenderá que no tengamos ningún ELECTRICISTA, y sí en cambio 4687 CARPINTERO y  2590 ZAPATERO, de los que quizá sobre algún Rodríguez (¡perdón, perdón, no quería hablar de política!).
Del oficio más antiguo del mundo, no hay ni rastro, ni siquiera como ZORRA, pero sí hay 129 ZORRO. Así que no debe ser tan antiguo como dicen, mientras que existen 13280 SASTRE y 80 PELETERO, que es más útil vestirse que desnudarse.

La huerta
De los frutos del campo están prácticamente todos los que existían en España antes del Descubrimiento. Los 1436 MELON ganan claramente a los 161 SANDIA, y asombrosamente, no existe el apellido CHUFA ni siquiera en Levante. ¡Qué desagradecidos!
Tampoco nadie se apellida PATATA o TOMATE, quizá porque es un cultivo moderno y americano, pero ¿cómo me explicáis entonces los 80 TABACO? Áteme Vd. esa mosca por el rabo... Y podemos suponer que los 734 COCO o los 26 MANGO tienen origenes extrabotánicos.
Entre tanta planta comestible, que incluye a 445 con RABANO y sólo a 4 con NABO, no tenemos ningún JUDÍA ni JUDÍAS por razones de tipo inquisitorial, supongo; o quizá me equivoque, ya que tampoco hay GARBANZO o ALUBIA, ni al plural ni al singular, ¿por venir de las Américas? Pero esa explicación es insuficiente: tampoco existe el apellido LENTEJA(S) y las lentejas no tienen nada de americano, que salen hasta en la Biblia, cuando Esaú cede su primogenitura por un potaje de lentejas (Génesis, 25,34). Y el garbanzo tampoco es americano. Entre las frutas, los apellidos escasos son los 7 FRESA por ningún FRESÓN.
También debe influir la concepción de la riqueza, y preferimos lo abundante a lo escaso, es decir, el plural al singular. Eso explica que tengamos 27583 MANZANOS frente a 524 MANZANO o 791 MANZANAS frente a 284 MANZANA. Observemos también que no existen al menos cinco españoles que lleven los viriles apellidos PEPINO(S), HIGO(S) CALABACIN o NISPERO, y sí, en cambio, 102 CALABAZA, vegetal de mal agüero en el amor y en los estudios.

El huerto
Y si dejamos la huerta para pasearnos por el famoso huerto de la Bernarda, veremos que 93 personas llevan el apellido COITO que es una invitación al optimismo, pero no aparece COITOS, que uno solo basta si es bueno. Y, en ese mismo orden de ideas, tenemos en España nada menos que 4243 MACHO, que tampoco son tantos sobre 45 millones de españoles; pero, asombrosamente, nadie lleva el apellido HEMBRA. Diréis: ¡pura falocracia, machismo ibérico! Pero poca falocracia debe haber con sólo 242 FALO (ninguno al plural) y 19 PENES misérrimos (35 al singular). Lo que sí es cierto es que algo salidos debemos estar porque tenemos a 4857 SALIDO (contra ningún SALIDA, mucha aspirina se consume...).
En cambio a los españoles americanos les llamará la atención que 1386 ciudadanos lleven el apellido CONCHA, que por lo menos tienen claro sus orígenes así como los 76 del POTO.
A quien le interese la procacidad puede observar que hay 96 TETAS en toda España, (6 al singular), 16 responden a POLLA, 14 llevan el POLLON (típica exageración española), 12 el ANO y hasta 93 presumen de ANOS al plural, que ya es vicio. Y si pensáis que estoy obsesionado os diré que 71 se honran con el JODA, 248 usan el activo FOLLA por 1839 el pasivo FOLGADO. No nos extrañará, por tanto que 1138 lleven VICIOSO en el carné de identidad, y es que al final la cabra tira al monte. Por cierto, son más de mil los CABRA pero no hay ningún CABRÓN, aunque eso no se lo cree nadie.
Más romántico: a los 434 BOCA, 45 LABIOS, 13 LABIO a secas, 190 LENGUA y 93 LENGUAS mariposeantes, les hacen compañía los 289 BESO, 26 BESOS -supongo que serán Besós, el INE ignora los acentos- y, todavía mejor, 6536 AMOR y 6381 AMORES, lo que demuestra que monogamia y poligamia son las dos ubres de nuestra idiosincrasia.

Desafortunados o malsonantes
A 653 personas les colocaron el apellido de un insecto que es una plaga, GORGOJO; y a 317 el LAPO, vecino del gargajo, que la verdad, yo me lo cambiaría, lo mismo que los 153 que se apellidan PIS; también tenemos 7 CASPA, 11 MOCO, 18 PESTE, el mismo número de SARNA y 387 MOJÓN. Que ya lo sé, que en el origen esos nombres no significaban lo que hoy significan, pero ¿de verdad tanto les ilusiona conservarlo?

En todo caso os animo a que indaguéis por vosotros mismos las posibilidades de este nuevo juguete informático