Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

martes, 28 de diciembre de 2010

El machismo que viene

Me da que uno de los legados del demenciato va a consistir en un machismo terrorífico. Me refiero al machismo de la calle, no al discurso feminista oficial. Hoy día los políticos o son inútiles o claramente perjudicales, y sus discursos perfectamente prescindibles, por lo tonto y lo reiterativo; no digamos la multiplicación de organismos y observatorios de Igualdad, Direcciones Generales de la Mujer y demás pesebres oficiales donde los partidos enchufan a sus más fieles borregos con un buen sueldecito y desde el que se financian y promocionan proyectos estrambóticos de colegas y amiguetes. El discurso feminista ha quedado reducido a la expresión de una frustración y viene a subrayar la galopante involución que estamos sufriendo; especialmente en España. Mientras las feminostas del Zetaparo se dedican a fomentar el aborto y a estudiar el género de los autobuses -que no debe ser lo mismo un autobuso que una autobusa y en los tubos de escape el tamaño sí que importa- o edifican monumentos a la gilipollez como lo de lanzar la palabra miembra, las niñas de Madrid cada día llevan más maquillaje encima y le piden a su padre unas tetas nuevas si sacan buenas notas. Sólo la crisis económica ha sido capaz de frenar el explosivo aumento de operaciones estéticas.
Ese el el discurso real, el de la inseguridad, el de quien no se atreve a ser él mismo y prefiere ser otro. Los medios parecen decirle a las niñas que no estudien para convertirse en Rita Levi o en Madame Curie, que procuren ir al gimnasio para labrarse un culiculum en condiciones, que algún día acabarán deslumbrado al mundo en una tertulia televisiva...
No sé si es impresión mía, pero jamás he visto al bello sexo tan atemorizado ante el porvenir, tan poco proclive a la felicidad, tan acomplejado ante los desafíos del hoy y del mañana. Y si nos preguntamos por qué hay tanta inseguridad en las mujeres, podríamos quizá hablar del escaso número de obras feministas en el campo creativo. Por obra feminista me refiero a aquella en la que la protagonista es algo más que un proyecto de geisha, de Srta. Almeja batiendo palmas de entusiasmo ante la idea de encontrarse con Don Percebe. Por ejemplo, El Silencio de los Corderos, obra maestra absoluta de Thomas Harris donde la protagonista -encarnada por la inmensa Jodie Foster en la brillante película de Jonathan Demme- está muy bien perfilada y representa una forma superior de inteligencia. Es dificil no sentir simpatía y entusiasmo por la agente Clarice Starling. Eso es una protagonista y lo demás tonterías.
Otro caso brillante es el de la Hermione de Harry Potter. Hermione es el cerebro del trío que constituye con Ron y Harry. Las pelis de Harry Potter proporcionan a los niños al menos una idea positiva, para variar: que las chicas pueden hacer cosas inteligentes.
En el caso de Lara Croft, la heroína de Tomb Raider, los productores han conseguido fundir varios personajes en uno: una versión femenina de Indiana Jones, con su toque de James Bond y cuerpo de modelo pasado por Silicon Valley (Angelina Jolie).
Pero al lado de esas obras, hay otras que transmiten ideas claramente perjudiciales.
Por ejemplo, hace un mes pude disfrutar de una interesante película,  La Red Social acerca del fundador de Facebook y me llamó la atención la ausencia de personajes femeninos. Bueno, para ser más exactos, las tías que salían en la peli eran algo así como una encarnación de polvera, unos animalitos de placer que esperaban ansiosamente el collar de su próximo dueño.
Esa visión de la mujer reducida al estado de condón, de funda de rabo relinchando de impaciencia mientras espera la llegada del Rey de la Creación, no llamaría la atención en el marco de una peli X, de una producción de Bigas Luna o de cualquier otro pornógrafo al uso para los que una tía no es nada más que lo que le sobra a un par de agujeros, pero me pareció francamente incomprensible en una obra que se supone que nos tiene que mostrar la vida y milagros del fundador de feisbuc. Quizá es que el mundo de la informática es particularmente masculino, todavía más que el de las matemáticas.
La película se ha realizado en los EE.UU. que son una de las patrias del feminismo y donde las mujeres, las bostonianas, votaron por primera vez.
Sales de esa peli con la clara sensación de que estamos pegando saltos atrás a velocidades lumínicas, y de que quizá los directores, guionistas y escritores en general debieran hacer un esfuerzo para no reducir las mujeres a papeles de orden decorativo o ridículo como en los tebeos de Tintín.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

¡Viva el Gordo!

Hoy es mi día, el día del Gordo. El único día del año en que no me reprochan desgastar las aceras ni hundir las butacas de los cines. Nadie me da consejos no pedidos sobre dietas nuevas a base de espinacas florentinas o boniatos islandeses; nadie me sugiere que me opere, que me ponga un globo en la tripa, ni me recomienda a su cuñado, ese maravilloso matarife que te rebana de golpe treinta o cuarenta kilos de panceta, sin que te enteres; nadie me pregunta si he perdido peso o si he ganado; nadie me hace observaciones sobre las modalidades del suicidio cuando ve que me zampo con cierto disimulo otro kilo de polvorones...
Y es que hoy es mi día, el día en que todo el país quiere que le toque, aunque sólo sea un pellizco. ¿A quién le tocará el Gordo? ¿Te pellizco a ti, bonita? ¿Y a ti, ricura?
Llevo los ojos cubiertos por una venda y voy corriendo por las calles, completamente ciego y con las manos bien abiertas; ¿con qué me encontraré? ¿A quién tocaré primero?
Siento un contacto; algo firme, redondo y suave a la vez, ¿habré sin querer rozado los turgentes pectorales de una atlética joven? ¡No quiero ni imaginarlo! Le diré, "llámame Sam, bonita; y te la tocaré una y otra vez". Me levanto la venda y veo que manoseo ansioso la frente despejadísima de un calvo bajito que no parece especialmente enfadado; hasta me sonríe: ¡soy el Gordo! ¡Y le estoy tocando! ¿Cómo se va a enfadar?
Detrás del calvo, veo largas filas de madrileños encabezados por una señora mayor, algo atractiva a pesar de su aspecto a foto en blanco y negro. Es Doña Manolita; más allá hay una Bruja de Oro y un Gato Negro
¿Y todas esas chicas en estado que vuelan agitando sus manitas y flotan por los aires con sus faldas premamá? Son las chicas del bombo, todas preciosas, alguien se encargó ya de tocarlas -no sé si era gordo o no- pero están felicísimas con sus grandes tripas maternales, elevándose por los cielos, arriba, más arriba, hasta perderse.... Algo duro me golpea la cabeza; ¡qué daño! Y revientan los techos de los coches y se hacen añicos los parabrisas: ¡están lloviendo herraduras! Y ahora lo que cae del cielo son niños con uniforme de San Ildefonso y manojos de tréboles de cuatro hojas.
Me despierto anegado de sudor... ¡Qué sueño más raro! Ah, claro, hoy es el 22 de diciembre, el día en que oficialmente empieza el jolgorio navideño... Tengo en un cajón un par de décimos y todo un basurero de participaciones... ¡Un bosque convertido en números! Por mi culpa, el cambio climático va a aumentar y se van a derretir las ballenas.
Como me toque la pedrea, no voy a cobrar nada de todo ese papel de las viudas del ropero de Santa Casilda, de la Parroquia de San Martín de los Claveles, del Viaje de Fin de Curso de los Alumnos de Tercero de la Facultad de Derecho de Manganeses de la Polvorosa. Una de las participaciones huele a fritanga y le falta un cachito: la compré en un bar de los de la Plaza Mayor, junto a un bocata de calamares, y no sé cómo lo conseguí, le pegué un bocado.

Aprovecho la soledad matutina para abrazarme mucho. Caramba, Gordo, ¡cómo te quiero! ¡Cómo me quiero! Mis manos recorren con verdadero afecto mi cara todavía intonsa, se detienen un buen rato en esa frente donde algún día florecerán inmensos cuernos y siguen por la nuca... ¡Nunca me quise tanto! ¡Me sobo con placentera intensidad! Desde luego, si no me toca el otro Gordo hoy, no será por no haberlo intentado...

Tocar lo que es tocar, ahora lo único que tocan es el timbre -¿quién será a estas horas?- me pongo la bata, abro; delante de la puerta de casa hay un tío con cara de loco y un enorme cuchillo... El tío sale corriendo detrás de mí, y yo venga a correr por el pasillo, pero casi no puedo moverme de lo gordo que estoy; jadeo, y ya no puedo, me derrito, me escogorcio, me muero

- "Para gordoooo -me grita- ¡sólo quiero fraccionarte un poco!"

El tío me quiere reducir, me temo, a no sé cuántas series con sus décimos, venderme a cachitos, en cómodos plazos... ¡Yo quiero conservar mi integridad! Además, si me reparten mucho, ya no seré un gordo rotundo sino apenas una alegre lonchita de Luis en la economía familiar...

Tropiezo, caigo, empiezo a dar alaridos; da igual, las obras del Alcalde cubrirán mis gritos...

lunes, 13 de diciembre de 2010

Cuestionario navideño

¿Cómo pasas la Navidad? (Puedes elegir más de una respuesta)
A. Discutiendo con Papá o con Mamá.
B. Discutiendo con un hijo o hija
C. Discutiendo con un hermano o hermana
D. Discutiendo con un tío o tía.
E. Discutiendo con mi sobrino o sobrina
F. Discutiendo con un abuelo o abuela
G. Discutiendo con un nieto o nieta.
H. Discutiendo con mi marido, mujer, concubino, concubina, churri, apósito, compañero o compañera de lecho, de hecho, de cohecho o de desecho.
¿Qué villancicos guiris tarareas que nunca te has sabido ni te sabrás?
A. Chinguen bels
B. Otanenbaun
¿De qué villancicos en cristiano sabes algún estribillo y nunca aprenderás la continuación?

A. Noche de Paz.
B. Pero mira cómo beben los peces en el río.
C. Hacia Belén va una burra, rin rin.
D. Campana sobre campana.
E. Ande, ande, ande, la Marimorena
¿Cuántos kilos crees que habrás conseguido pillar al final del proceso navideño?
A- Uno o dos
B- Entre tres y cinco.
C- Más de cinco.
Sobre la misa del Gallo
A- Siempre piensas ir, pero luego te la fumas.
B- Alguna vez has ido
C- Nunca has ido.
¿Qué lugares comunes te gusta repetir más?

A- Ya no hay Navidades.
B- La Navidad es un invento del Corte Inglés.
C- En mis tiempos las Navidades eran otra cosa.
D- A nosotros, por Reyes, no nos traían tantos juguetes; nos conformábamos con un palo y una caja.
E- Antes, por Navidad, hacía más frío.
F- La Navidad es kitch
G- El Alcalde está loco ¿Tú has visto los adornos que nos pone?
¿A qué estrategia sueles recurrir para calcinar la alegría cuando todos están contentos?
A. Recuerdas con ojos húmedos a los que ya no están (estrategia melancólica general).
B. Recuerdas al personal que quizá sean tus últimas navidades (estrategia de los viejos)
C. Pasas de las fiestas en familia porque has quedado con tu churri (estrategia de gente joven encelada).
D. Te atragantas hasta el borde de la asfixia, pillas las paperas o te bebes el Mistol que tiene un color tan bonito (estrategia de esos angelitos).
E. Cuando ves que tus amigos han puesto un árbol, hablas de la deforestación mundial (primera estrategia del tío coñazo).
F. Cuando todos estamos hasta arriba de comida, evocas a los pobres niños de África que se mueren de hambre y que te importan tres narices el resto del año (segunda estrategia del tío coñazo).
G. En el momento en que todos van a abrir su montaña de regalos, evocas el consumismo que prostituye los valores auténticos de la Navidad (estrategia definitiva del tío coñazo).

UNA VEZ RELLENADO ESTE CUESTIONARIO, REMÍTELO A THE MIRAMEBA FOUNDATION Y ENTRARÁS EN EL SORTEO ANTE NOTARIO DE UN PAR DE COLLEJAS Y UN RESPELÓN.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Bibiana Aido y la Purísima Concepción

Incoherencias de nuestros laicistas

¿Viviana o Bibiana?
¡Mira que soy despistado! Me olvidé anteayer de felicitar por su santo a doña Bibiana Aído, que lleva el nombre de una joven martirizada en tiempos de Julián el Apóstata, aquel progre avant-l'heure que tanto le pone a Gore Vidal. La grafía Bibiana me parece horrorosa; prefiero la de Viviana, que es además del nombre de una santa, el de un hada dulce y vital, la Dama del Lago, que educó a Lanzarote, le dió Excalibur a Arturo y enamoró a Merlín.

Una Gran Cruz para Bibiana
Últimamente no salimos de la joyería; después de la pulsera mágica de doña Leire Pajín, me manda una buena amiga el enlace con el BOE donde se publica la concesión de la Gran Cruz de la Orden de Carlos III a doña Bibiana Aido. No es una noticia fresca: tiene un mes y ya hay blogs en que se comenta la noticia con cierta coña y hasta sangrante saña al insistir  en los escasos méritos, -según sus autores- de la distinguida política.
A mí no me extraña en absoluto que le concedan a una ex-ministra la Gran Cruz de una de nuestras más prestigiosas órdenes. Nuestros escalafones ordinales y académicos están plagados de exalgos y exalguienes y también algún que otro capullo integral en activo; gente mucho más gris que doña Bibiana.
Lo que me extraña es que no le concedan también un título nobiliario. No podemos hacerla Barona porque a ella le sonará machista -fue la inmortal creadora del término miembra- y seguro que nos monta el pollo: "Yo quiero ser hembrona, no barona". No, a doña Bibiana hay que hacerla al menos Marquesa de Matafeto, que es un título hermoso y eufónico, es decir, muy italiano. Si le redoblamos alguna consonante, puede pasar por bazofia para turistas en Roma: "Matafetti al pesto, Matafetti arrabiata". Podríamos meterla en la misma promoción que al Marqués de Paracuellos que acaba de ser nombrado hijo predilecto de Gijón, con el voto favorable de todos los partidos. El nombramiento es pura justicia si tenemos en cuenta que gracias a la obra lírica y musical del Sr. Carrillo, desde Manhattan a las Bárcenas Reales Gijón es palabra que se asocia al concepto de lo bello y de lo bueno, que habla de náyades ciclistas y evoca exquisitas alcachofas que saben a rosas, chorizo y miel. Hay ya sobre la mesa una propuesta para quitar el Asturias Patria Querida en Gijón durante las fiestas del Solsticio -ya no se atreve uno a decir que de Navidad- y sustituirlo por el Villancico de Carrillo, que tiene ese estribillo tan bonito: "Hay, Gijón, Gijón, Gijón, como me gusta tu turrón"...

La Gran Cruz lleva la imagen de la Purísima Concepción
No es ninguna noticia la alergia a la Cruz y a la Fe de unos tíos que dejan a los niños a la intemperie para castigarlos por objetar a las clases de Formación del Espíritu Irracional, o que dan el coñazo para quitar todos los crucifijos de los colegios, como si fueran de la Asociación Protectora de los Vampiros. Supongo que también pondrán en marcha un proyecto de ley para prohibir el ajo y las balas de plata. Si el símbolo cristiano por antonomasia les molesta tanto en las paredes, ¿a qué viene ponerse Grandes Cruces en la pechera? Resulta asombroso ver a nuestros cristoclastas poniéndose encima cruces e insignias con la Purísima Concepción. En efecto, la Gran Cruz, según el BOE correspondiente, incorpora (la negrita es mía):
"Como exergo, un óvalo en cuyo centro llevará la imagen de la Purísima Concepción en sus esmaltes y, a sus pies, la cifra de Carlos III, orlada de laurel, con el lema «VIRTUTI ET MERITO», sobre una cartela esmaltada en blanco, orlada de una franja de esmalte azul [...].
Lo de ponerle a la Abortera Mayor del Reino la medalla de la Purísima, ¿no os suena pelín blasfemo?

Blasfemias, cruces y estrellas
Según el DRAE, blasfemia es palabra injuriosa contra Dios, la Virgen o los santos. Por extensión del concepto se consideran blasfemas imágenes que pretendan un escarnio en el mismo sentido. Y digo yo, ¿hasta qué punto no resulta un escarnio utilizar cruces en el marco de órdenes civiles en nuestro Estado Guay? Los que desprecian a Cristo, ¿por qué no suprimen de una vez la cruz en las condecoraciones?
Que imiten a los soviéticos, que con indudable coherencia privilegiaron la estrella o la esfera sencilla en sus medallas y recompensas. Los soviéticos se inspiraron de la laica Francia donde aunque se conserva el grado de Gran Cruz en la Legión de Honor, se llaman cruces a lo que no son sino estrellas de cinco rayos dobles (art. R. 59 de su reglamento).

Catolicismo light
Ver a la Purísima Concepción sobre el pecho de Bibiana Aído resulta chocante, pero cosas más raras se han visto. A nuestro episcopado también le parece chanchipiruli que su Majestad Católica  firme decretos ley que suponen la muerte de miles de inocentes en la tripa de sus madres. ¿Qué pensaría de ello Balduino? Fijaros en si la Iglesia Católica es comprensiva con los abortistas que Tony Blair bajo cuyo poder fueron exterminados millones de personas en estado embrionario en Gran Bretaña, se nos ha convertido al catolicismo, y lo curioso es que los católicos no lo han echado a patadas sino recibido con gran entusiasmo y solemnidad, con palmas y ramos de olivo. A lo mejor algún día lo nombran Camarero Secreto de Su Santidad ("Tony, querido, traeme un bocata de camalares y una caña pero no se lo digas a nadie"); vete tú a saber... Después de ver a doña Bibiana con su medallita de la Inmaculada, ¿quién me dice que no acabará de Abadesa de las Huelgas? Ah, no, de las huelgas se ocupa Pepiño.