Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

sábado, 24 de enero de 2015

La píldora Zuckerberg, ¿remedio del amor?

Algún autor de Ciencia Ficción hablaba de la píldora del olvido como un problema para la Justicia. Imagínate que te dieran una pastilla para olvidar o que sufrieras una terrible amnesia debida a un traumatismo. Eres un criminal, pero no eres consciente de tus crímenes. No recuerdas haber hecho daño a nadie. ¿Te pueden condenar por aquello que una persona que ya no eres tú hizo en otra vida, la que no recuerdas?
La píldora de la amnesia sería estupendo que funcionara como los bloqueos de Facebook. La podríamos llamar Píldora Zuckerberg en honor del peazogenio inventor de ese espacio. Que el borrado fuera selectivo. Que pudieras olvidar adrede lo que hace daño. 

Aplicación práctica: el problema del amor.
El problema del amor no lo ha resuelto ningún Einstein, ni creo que lo resuelva nadie porque en el fondo el problema del amor consiste en que TUS sentimientos dependen de ti, pero el éxito de tu amor depende de OTRO, es decir, del ser amado. Y por lo tanto la cosa no tiene remedio. La comedia se desarrolla  en varios actos:

A) Te has enamorado como un burro, como un chavalín todavía crudo, recién salido de la madriguera. Y le cantas a tu amorsito: "mientras las estrellas brillen en el Sielo te querré mi amooool, mientras haya peces en el maaaaar y mentecatos en Españaaaa, te querré mi amol, te querré con toas mis ganas, toas mis lorzas, mis cualidades, mis defectos, mis pelos, mi ombligo, etc., etc." El amor verdadero disculpa todas las cursiladas.

B) El amorcito te hace la cobra y te manda al carallo: "Ya no te quiero, ya no te junto, no sé qué me pasa y no le gustas un pelo a mi hermana, ni a mis padres ni a mi tía Nicolasa".

C) ¿Y tú qué carallo haces? Te puedes meter uno a uno los peces, las estrellas y los mentecatos aonde te dé más gustirrinín. Y le das al cacumen: Tienes varias alternativas:

1. Aceptas que cuando sentías y decías que la querías un huevo y la yema del otro, y que estabas loco por ella, en realidad no la querías, ni estabas loco por ella. O sea, que eres un mentiroso, o al menos, un exagerado.

2. Aceptas que no eres dueño de tus sentimientos, y que no te vas a olvidar de que la querías y la quieres, y que tu vida carece de significado sin ella. Y esperas que el tiempo borre lo imborrable. ¡Qué le vamos a hacer!

3. Te vuelves gilipollas y te vas de libro en libro de autoayuda y acudes a toda la chusma de consejeros espirituales, sicólogos, siquiatras y amigos bien intencionados, para que te ayuden a "asumirte". Asumir que todo es una mentira, que uno se miente a sí mismo cuando habla de amor, que todo es pura ficción. Nos imaginamos que queremos a la gente porque en realidad amamos la idea de estar enamorados. Y nos imaginamos el dolor, y nos imaginamos los recuerdos, selectivos, bla, bla, bla. Y en realidad no existimos, somos un recuerdo de otro, un yo profundo que nunca acabaremos de conocer...

4. Te vuelves cínico y amargado y entiendes que lo que realmente hace que uno sea casadero no son las palabras, ni las intenciones, ni las acciones, sino el importe de la cuenta corriente. Si eres rico ofreces seguridad, bla, bla -eso que nadie quiere decir pero todo el mundo piensa, empezando por los padres de la interesada, la interesada, los amigos de la interesada, etc.- Da igual que curres, si no ganas bastante tu sexapil disminuye mucho. Y además, currar por poco muchas horas es una forma de asesinato del amor, que se nutre de tiempo. Cuántas parejas que se querían han acabado pasando tan poco tiempo juntas que al final se han ido deslizando por el tobogán del desamor...

En cualquier caso la píldora de la amnesia sería estupenda. Fijaros que en todos los casos, borrar los recuerdos relacionados con una persona dada sería la solución perfecta. Borras lo que sentías, borras las ilusiones, borras las frustraciones, borras el cinismo, lo borras todo. Sería estupendo poder borrar a alguien de tu mente como el bloqueo de facebook, y espero que el señor Zuckerberg -que es más listo que el hambre- desarrolle el proyecto.

lunes, 19 de enero de 2015

Teoría del golpe de estado judicial


No se sabe muy bien qué es y en qué consiste un golpe de Estado.
Para el diccionario de la RAE, se trata de una "Actuación violenta y rápida, generalmente por fuerzas militares o rebeldes, por la que un grupo determinado se apodera o intenta apoderarse de los resortes del gobierno de un Estado, desplazando a las autoridades existentes". Esa definición estaría más en la línea de lo que alemán llaman putsh y en español alzamiento. Esa forma de enfocar la cuestión viene avalada por el Código Penal, que sólo castiga, en el ámbito de la rebelión o la subversión, los comportamientos violentos.
Se pueden considerar, obviamente, otro tipo de atentados contra el orden constitucional. Por ejemplo un golpe de estado judicial, una sentencia deliberadamente injusta que, por ejemplo, llegara a modificar el orden de sucesión en la Corona.

Los hechos
El Tribunal Supremo ha rechazado la demanda de paternidad de don Alberto Solá y  aceptado en cambio la de su supuesta hermanastra, doña Ingrid Sartiau. Ya abordé hace quince años el problema de los derechos sobre la corona de los hijos naturales de los monarcas, y no repetiré lo dicho en este mismo blog el 24 de junio pasado.
Supongamos que ambos demandantes son hijos de don Juan Carlos. En el primer caso, se trataría del hijo mayor del pasado Rey; y por lo tanto, con la Constitución en la mano, de su legítimo sucesor como hermanastro mayor de don Felipe, dando pie a una crisis constitucional de mil pares de bigotes. En el segundo caso, el reconocimiento de la paternidad de don Juan Carlos tendría consecuencias privadas para la Familia Real, pero no tendría otro efecto constitucional que sentar un nuevo precedente de nuestra descuajeringación institucional.

Una lectura más allá de lo judicial
Uno, que es avieso, llega a pensar: "¿habrá el Tribunal Supremo considerado estas cuestiones políticas antes de abordar los asuntos planteados? En un tema de la gravedad que nos ocupa, ¿de verdad puede rechazarse un asunto por "defectos de forma"? ¿Se trata sólo de ganar tiempo para permitir a los legisladores alcanzar algún acuerdo sobre el tema constitucional?"
Me encantaría que ni el Sr. Solá ni su supuesta hermanastra sean hijos de don Juan Carlos, porque bastantes problemas tiene ya España con la amenaza separatista y la perspectiva de una llegada al poder de Podemos, como para añadir nuevos lastres a nuestra posible y deseada recuperación.
En cualquier caso, en el irreal supuesto de que los magistrados del Supremo hubieran llegado a pensar que con su decisión estaban salvando el trono de don Felipe, estaríamos ante una nueva modalidad de golpe de estado, un golpe judicial realizado por la cúpula de nuestros tribunales con el fin de vulnerar la legitimidad institucional establecida por la Constitución, pasándose por las narices las normas legales que precisan el mecanismo de sucesión en la jefatura del Estado. Pero eso ni queremos ni lo podemos considerar.

domingo, 11 de enero de 2015

Crónica de una manifa francesa en Madrid

Ayer recibí la convocatoria de una manifa que se iba a celebrar hoy a las doce en la Puerta del Sol. La convocaban unos chavales, en solidaridad con las víctimas de los atentados de Francia.
Cuando llegué -un par de minutos tarde- había doscientas o trescientas personas en silencio. Unos levantaban lápices, otros cartelitos de "Je suis Charlie" o "Soy Charlie" en solidaridad con los dibujantes y personal de Charlie Hebdo asesinados. 
A mí Charlie Hebdo me parecía vomitivo, siempre estaban metiéndose con los católicos, el Papa o Monseñor Vingt-Trois, o con el mismísimo Jesucristo. Pero claro está,  yo limitaba mi anticharlihebdoísmo a no comprar la revista que es lo que hacemos todos cuando no nos gusta una revista. De hecho, el Papa y monseñor Vingt-Trois han condenado el atentado, que es una agresión contra nuestras libertades, la libertad de prensa y de expresión.
Hoy día como todo el mundo tiene un peaso cámara que pa que te quiero contar en el móvil, todo el mundo hacía fotos de todo el mundo. Sobre la fuente de Sol unos señores, no sé si periodistas o convocantes nos hacían fotos a los manifestantes. Y muchos manifestantes hacían selfis o tomaban fotos de los que nos tomaban fotos.
Yo venía con unas ganas locas de cantar la Marsellesa, como en Casablanca, que queréis que os diga... Pero cantarla solo no me apetecía.
Al cabo de quince minutos se rompió la opresión del silencio. Empezaron a hablar los jovencitos que habían convocado el acto. Quizá hubiera sido mejor que hablaran en francés, porque el español no era lo suyo. Primero habló un tío llamado Benjamín -a éste se le entendía- que nos reprochó ser pocos. Benjamín es joven y no debe tener mucha experiencia en la vida, eso es algo que nunca haces en una reunión. Aunque vengan sólo el calvo, el cojo y el de la guitarra, tienes que decir "Gracias por haber venido y por ser tan numerosos, bla, bla". Son técnicas; ya aprenderá Benjamín... Luego habló una chiquita que se emocionó y nos contagió su emoción. En un momento dado no podía hablar así que aplaudimos para animarla. Bien. Luego hablaron otros dos -uno de ellos llamado Louis- que la verdad necesitan mejorar su expresión en español pero quizá cultiven el acento extranjero para ligar, no sé, yesui fransé olalálamur porqueyolovalgo. Finalmente habló gente de otro nivel, empezando por un representante de los judíos españoles, Raphael Benatar, que recordó que en Francia hay gentuza antisemita, dijo lo que había que decir,  recordando a los cuatro judíos asesinados cuando iban a comprar al supermercado kosher y recordó la famosa frase que no es de Voltaire pero todos le atribuyen de "no me gusta lo que Vd. dice pero lucharé hasta la muerte para que tenga el derecho de decirlo". Benatar se expresa igual de bien en francés y en español e hizo un alegato de amor a Francia y recordó a las cuatro víctimas judías asesinadas que iban a comprar al supermercado kosher para preparar el sábado. Luego una señora llamada Isabel habló de lo mucho que debe a Francia por su educación, etc. Eché de menos un representante de la comunidad musulmana. Más tarde me enteré de que los musulmanes, en Madrid, habían convocado su propio acto en Atocha. Hoy tenían la ocasión de sumarse en lugar de autorestarse del conjunto. Nadie se acordó de invitar a un representante de los católicos, víctimas de Charlie Hebdo pero que no han matado a ningún dibujante.
Lo mejor de todo es que tras una consul de Francia habló un señor que no me enteré de quién es que nos hizo cantar la Marsellesa. ¡Por fin! Y yo a voces, con mi aux armes citoyens formez vos bataillons, ¡me encantó!

jueves, 8 de enero de 2015

La expulsión de los moriscos no debiera ser la solución

Europa se despierta una vez más con la noticia de un atentado realizado por musulmanes en nombre del Islam, o de su propia versión del Islam.

Moriscos y berberiscos
Hace cuatro siglos, en 1615, se publicaba la II Parte del Quijote. En ella aparece un personaje, Ricote, morisco víctima de la expulsión. Cervantes conocía muy bien el mundo musulmán puesto que había pasado varios años cautivo en Argel. Y reproduce en el drama humano de Ricote el drama de los musulmanes expulsados.
Un millón trescientos mil cristianos de España, Italia y el sur de Francia fue esclavizado por los berberiscos durante los siglos XVI al XVIII. De ellos trescientos mil se libraron de su cautiverio, convirtiéndose... Un pequeño porcentaje de ellos fue redimido, es decir, que se compró su libertad -caso del propio Cervantes- y la mayoría acabó su vida en el olvido y la esclavitud.
Los moriscos eran tenidos por sospechosos de ayudar a los piratas berberiscos. Al final, la "solución" consistió en la expulsión escalonada que empezando en 1609 concluyó en 1613. Las correrías berberiscas no terminaron con ello pero ya no hubo musulmanes en territorio peninsular.
 
Las comunidades musulmanas deben tomar la iniciativa
¿Qué lección podemos sacar de esa triste historia? Sin duda Europa ha evolucionado, hemos superado la identificación tierra-religión, y el nacionalismo ya sólo lo practican separatistas marginales. Pero, indudablemente, sería bueno que la comunidad musulmana española expulsara de su seno cualquier deseo de confraternización con terroristas, yihadistas o demás basura criminal. Porque en caso contrario, acabarán sufriendo las consecuencias, de un modo u otro, aunque esas consecuencias no sean más que el miedo, la desconfianza y la antipatía de los demás españoles. Todavía están a tiempo.
Lo mismo podemos decir de los musulmanes franceses o de otras naciones europeas. No se trata ya tanto de pedir que piensen en las víctimas de los terroristas sino en velar, casi diríamos que egoístamente, por sus propios intereses.