Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

domingo, 23 de marzo de 2014

La Horda de la Dignidad

Chocolates, puritos y conversaciones durante horas y horas... El Café Gijón es uno de los puntos fuertes de la literatura española, uno de los protagonistas de La Colmena. Como el Gijón suena más a historia de la literatura y yo prentendo ser el presente, voy más por El Espejo, que está justo enfrente de la Biblioteca Nacional, a treinta metros del Gijón. Cuando se prohibió el tabaco las tertulias interiores murieron y sólo resucitan en las terrazas exteriores. Aunque no fumo, no me molesta tener a mi lado a grandes escritores que parecen chimeneas ambulantes.
Ayer varias columnas de izquierdistas tomaron Madrid: la Horda de la Dignidad. Y para mejor dignificar su causa o lo que sea por lo que se manifestaban, quemaron el contenedor de basura de abajo de mi casa. También destrozaron el Gijón y el Espejo, y no pudieron pegarle fuego  a la Biblioteca Nacional porque estaba cerrada. Adiós amables veladores, adiós viejos amigos admirables y tan interesantes, adiós España de libros y lectores, los malos han ganado, la calle es suya y hacen lo que quieren.
Tras la orgía de violencia estúpida, habló un tal Willy Toledo, uno de esos representantes de la izquierda española que odian los libros y prohiben las neuronas, dispuesto a todo para imponernos el Estado de Felicidad, el paraíso socialista que disfrutan los súbditos de Fidel y de Maduro. El payasete que vive en Cuba en un chalé obsequio de Fidel acabó su discurso y se largó; los pacíficos papanatas que le hicieron el juego se fueron a sus casas o a sus autobuses. Y mi pobre café Espejo quedó allí, herido, con sus cristales rotos...

sábado, 22 de marzo de 2014

La deuda tributaria de los mendigos

Cristobalito de "Robin Hood" (Disney)
Me parece maravilloso que los cambios estadísticos permitan mejorar sustancialmente la situación económica y fiscal. Dentro de poco nos explicarán que como en España brilla el sol y la gente prefiere el sol a la lluvia, los españoles somos los europeos más ricos, con diferencia. Y una vez calculado el diferencial lluvia/sol debidamente convertido en euros, pagaremos los impuestos correspondientes. A la imaginación estadística se suma la lógica voracidad de la Hacienda Pública, que una cosa es el jijí jajá de la política y otra el ñigo ñigo de los cuartos, y las diferencias entre los partidos desaparecen cuando se trata de exprimirnos para financiar la cosa pública. Sin salir del Madrid Peposo pensad en los 30.000 millones de deuda que nos han costado a todos la brillante actuación de los amigos de Espe y Albertito. Sumad los 26.000 millones de Bankia y los 4.000 millones de las autopistas a ninguna parte generosamente rescatadas para que no pierdan su dinerito los amiguetes, y veréis que os salen cinco billoncitos de las antiguas pesetas. La única forma de financiar la fiesta consiste en hacer tributar cada vez más las rentas no monetarias. Esta política tiene la virtud de convertir en obligados fiscales a los mendigos al igual que el Sheriff de Nottingham en su versión Disney se quedaba con las monedas del conejito (ver aquí).

Tributación de la renta no monetaria: la vivienda
Por ejemplo: el Sr. Mendigo duerme en una oficina bancaria del barrio de Salamanca, en la parte donde está el cajero automático que normalmente tiene una superficie de diez metros cuadrados.
Según reiteradas sentencias de los tribunales, allí donde duermes -legal o ilegalmente- es tu vivienda, ya sea una casa que okupas o un coche en el que te cuelas, así que esa parte de la oficina es de facto vivienda habitual del Sr. Mendigo.
El metro cuadrado del barrio de Salamanca se paga a 6000 euros y se alquila por 15 en las mejores zonas. Luego Sr. Mendigo está disfrutando de una renta no monetaria equivalente a 150 euros mensuales si duerme allí todo el año, que son 1800 euros anuales.

Tributación del espacio laboral 
La renta no monetaria por la vivienda del Sr. Mendigo resulta ridícula al lado de la equivalente por su espacio laboral. El espacio laboral del Sr. Mendigo es el espacio urbano delimitiado por una acera de la calle Serrano comprendida entre las calles de Goya y Hermosilla. Ese espacio laboral es dominio exclusivo del Sr. Mendigo, hombre todavía joven y fuerte que con el talante que caracteriza la Alta Diplomacia supo explicar gráficamente a sus rivales de la mafias gitana rumana, kosovar y nigeriana que si los veía por ahí les arrancaría la cabeza. Tras un par de trifulcas muy dolorosas para sus rivales y que al Sr. Mendigo le costaron una puñalada y varios puñetazos, afortunadamente inocuos, nadie por ahora le disputa ese área. Si  consideramos que el Sr. Mendigo disfruta en exclusividad de un área de trabajo de 240 metros cuadrados en la milla de oro de Madrid, debemos tener en cuenta que el valor de uso del espacio público no es el mismo que el alquiler de espacios privados.
a) El alquiler privado a 15 euros por metro de 240 metros son 3600 euros al mes de renta no monetaria, lo que le costaría pagar el alquiler de la misma zona, o sea, 43200 euros anuales. Luego ese importe incrementaría la base impositiva y daría lugar a una tributación importante.
b) Pero no se trata aquí de no pagar un alquiler por un espacio público sino de no pagar un gravamen por explotación de esa misma superficie. En dicha zona (1ª categoría) la Tasa por Utilización Privativa o Aprovechamiento Especial del Dominio Público prevé un tributo de 73,98 euros por metro cuadrado y temporada. Esto reduciría la renta no monetaria del Sr. Mendigo a menos de 1500 euros al mes. Pero agravaría su situación fiscal, porque el importe a pagar es un gravamen en su totalidad y no un porcentaje sobre una renta. Es decir, los 17.755 euros que el Sr. Mendigo no paga a la hacienda municipal pueden y deben considerarse como deuda tributaria neta.

Tributación de la renta monetaria efectiva
A esto debemos sumar la renta efectiva monetaria percibida en efectivo por el Sr. Mendigo que supera los treinta euros diarios, es decir, 900 euros al mes. 
En consecuencia, la renta mínima montoriana del Sr. Mendigo es del orden de 900 + 180 euros al mes, es decir 12960 euros anuales que convierten al Sr. Mendigo en obligado fiscal. Súmese a ello la deuda fiscal con el ayuntamiento de Madrid (17.755 euros). Si de tres mil mendigos, incluso rebajando a la mitad esa cantidad, pudiésemos obtener 10.00 euros en tributos, el errario público aumentaría sus recursos en treinta millones de euros anuales, que no es ninguna tontería.

domingo, 16 de marzo de 2014

El criadero de niños del Dr. Smotrich

Gracias a un viejo número de Le Figaro Magazine, de 31 de enero de 2014, me entero de que un chico listo, el Dr. Smotrich, ha montado un criadero de niños -él prefiere llamarlo clínica- en La Joya (California).

Produciendo hijos con tu pedigrí
El Dr. Smotrich, un tío atlético que se parece algo a John Travolta, presume de judío y te recita pedazos de la Biblia. Te cobra una evangélica pastita en el fondo bastante razonable para generar un niño con tus propios genes. A cambio de 150.000 dólares -108.000 euros al cambio actual- ese santo varón te fabrica un hijo recurriendo a mujeres que venden sus ovocitos y a madres portadoras sin derecho alguno sobre los productos. La madre portadora cobra unos 30.000 dólares, que no está mal como complemento por nueve meses de un curro relativamente tranquilo. Así, barrigas negras o hispanas permiten generar hijos para ricos que compran también ovocitos intachables a vendientes que no donantes de óvulos. Si eres un japonés que no toleraría tener hijos que no sean japoneses al cien por cien, compras óvulos japoneses, y el niño producido será 100 por cien nipón, pudiendo ser la madre portadora de cualquier raza.
Lo que se han perdido los nazis, con una tecnología así en lugar de asesinar a las judías las hubieran convertido en portadoras de arios...
El precio es francamente razonable, sobre todo para los pudientes. Por el importe de un buen buga, por 3250.000 euros, te compras tres niños con el mejor pedigrí -el tuyo- sin enfermedades ni nada. De acuerdo que es más caro que comprarte un Beagle o un Shar Pei, pero el sistema ofrece muchas ventajas y un niño siempre será una mejor compañía que un hámster o un perro, por afectuoso que sea y te permite jugar a ser papá.

Los gays pueden ser padres
Más de un 30 por ciento de los clientes del Dr. Smotrich son homosexuales emparejados. Supongo que sólo uno de ellos es el papá, aunque el certificado de nacimiento se establece a nombre de ambos. No sé si el Dr. Smotrich ha conseguido producir niños que incorporen genes de ambos padres. Todo se andará. La foto de la familia feliz de la derecha la tomo del blog homoprotestantes.

El ocaso de las brujas
Gracias al Dr. Smotrich, las tías son prescindibles. Si tienes pasta en el banco, puedes pasar completamente de las brujas que usan a los inocentes niños para someter al chantaje habitual al generador de pasta.
Leo en el citado artículo que un millonario sudamericano se pagó cinco niños con sus propios genes, encargándolos a la Granja Smotrich. Sus declaraciones no tienen desperdicio: "Quisiera tener hijos antes de casarme, porque si me divorcio perderé quizás la mitad de mi fortuna, pero, al menos, conservaré a mis hijos".
Desde luego, gracias al Dr. Smotrich no hace falta pasarse años buscando al Gran Amor de tu Vida. Te vas al criadero, encargas los niños que te den la gana, pagas, esperas cosa de un año y a las tías que les den mucho por donde amargan los pepinos.
No deja de tener su gracia que gracias al pensamiento progre por fin las tías asuman una condición social y laboral idéntica a la de las putas: la utilización del propio cuerpo no ya para saciar líbidos ansiosas sino para producirles hijos a los ricos. Quitarle a la hembra productora cualquier derecho sobre su prole es algo que ni siquiera el Islam o Confucio se habían atrevido a proclamar...
En el fondo, la consecuencia directa del pensamiento progre es que los ricos hagan lo que les sale de los wonflis, que ya encontrarán un pobre para facilitarles la labor. Detrás de todo pensamiento progre están los beneficios de los neoliberales, ¡viva el pensamiento progre! Lo único que necesito, ahora, es hacerme rico. Yo también quiero jugar a ser papá...

sábado, 15 de marzo de 2014

Contra los directores de escena

Voy a crear la ASOCIACION CULTURAL PRO EXTERMINIO DEL VANDALISMO DEL DIRECTOR DE ESCENA ENLOQUECIDO (ACPEVDEE)
No puedo sentarme de lo mucho que se me hinchan las narices con tanto director de escena enloquecido, con tanto julandrón metafísico que esnifa polvo de ego puro.
No aguanto que se tomen libertades intolerables con la música y los libretos. Actualizar me parece bien, no es indispensable usar la misma escenografía siglo tras siglo como hacían los comunistas en el Bolchoi, que como habían fusilado a todos los creadores pues seguían representando el Lago de los Cisnes con la coreografía de Marius Petipa. Y puedo entender que modernices quince o veinte términos e incluso un giro de una obra antigua si ya nadie entiende el chiste o la expresión.
Pero un montaje tiene que estar muy cerca de lo que los autores quisieron en su día. Puedes cambiar de sitio el David de Miguel Ángel, pensándotelo mucho. Llevarlo de la plaza de la Señoría a un museo. Lo que no puedes hacer es pintarlo de rosa con el pretexto de que sea más realista, ni "mejorar" la obra de Goya poniéndole bigote y gorra de roquera a la Condesa de Chinchón.
Los directores de escena se entregan a un nuevo tipo de vandalismo que hay que corregir, con una guillotina implacable. No hay ninguna diferencia entre los vándalos de la escena y aquel Papa que ordenó poner hojas de parra a las almejas y percebes del Juicio Final de Miguel Ángel. Es el mismo desprecio por la obra original, por el autor, por su creación.