Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

martes, 31 de enero de 2012

Conversaciones con Clotilde

Odio ir de compras; prefiero que me amputen dedos, que me saquen muelas a lo vivo o pasar una tarde de amor y rosas con Mirameba a ir de choping, pero a Clotilde le encanta y se puede pasar horas y más horas probándose trapos. El otro día tuve que acompañarla  y no sé qué tontería le solté sobre no recuerdo qué nombramiento en la Comunidad de Madrid, que Clotilde me puso rápidamente en mi sitio con unos breves pero fustigadores comentarios que deseo compartir con todos vosotros para ayudaros a crecer emocionalmente y salvar a las ballenas.

- Vamos a ver, Luisito, no sabes jugar al golf, no tienes título nobiliario, no eres multimillonario ni socio de Puerta de Hierro,  tampoco eres cuñado del sobrino de un antiguo prócer, ni miembro de ninguna secta cristiana ni has pasado por la piedra de Nuevas Gayneraciones –qué desperdicio, con lo monos que son- y sin embargo te permites opinar sobre el Pepé madrileño. Pero bueno, Luisito, ¿de qué vas? ¿Tú qué pretendes?

- Poupée, yo no pretendo nada, a mí la política que me interesa es la de las ideas, además yo creo que…

- Ahí está tu fallo, alma de cántaro, que tú crees esto, tú crees aquello... ¡Tú es que te lo crees todo! Y no te digo que no me guste eso de que tengas convicciones, bla, bla, bla, pero de tener creencias a ser crédulo, media tan poco…  Mira, bonito, los niños no nacen en las coles, ¿sabes? los trae una cigüeña, para que te enteres...

- Clotilde, yo…

-Además de que los hombres sois todos unos hipocritones y mentís como bellacos. ¡Es vuestra naturaleza! Tenéis el cromosoma del engaño... Y tú también, Luisito, tú también; ¡política de ideas! ¡Ja! A ti te encantaría el poder, como a todos, porque para vosotros es una droga, una prolongación freudiana, una obsesión. Así va el mundo, seis mil años lleváis gobernando a base de testosterona, y ni una sola neurona…

- Bueno, pero lo que te quería decir es que…

- Además que quieres que te diga, ¿que a Espe sólo le gusta la gente bien? Es cierto, ¿y qué? ¿Por ser gente bien lo van a hacer mal? ¿Lo van a hacer peor que toda esa gentuza que además de inútiles y mangantes cogen un país y lo crujen?

-Clotilde, la derecha también tiene sus chorizos. Piensa en la Caja...

- Mira, bonito, te diré una cosa sobre la gente bien, a ti que te entretiene la historia, Churchill era gente bien, ¿lo sabes, no? Lo más ultramegapijo que te puedas echar a la cara, un Spencer, descendiente directo de Mambrú, hijo de Lord Randolf y de una multimillonaria americana. Si tienes ocasión, no dejes de visitar la choza donde nació Winston, el palacio de Blenhaim... Fíjate que su tita Leonie, la hermana de Jennie, la mamá, tuvo un lío durante años con uno de los hijos de la reina Victoria… Y el bueno de Churchill era tío abuelo de Lady Diana, ¿sabes? Y estarás conmigo en que fue el mejor político de la historia de Inglaterra y si me apuras, de Europa...

- Tienes mucha razón, Clotilde, pero…

- Mira, Churchill de formación era oficial de caballería, y punto pelota; por lo menos Espe a sus consejeros les pide que tengan estudios y sepan idiomas, y sí, es verdad, que en general son chicos o chicas bien, educados, que no se meten el dedo en la nariz, que juegan al golf y no usarían el cuchillo para comer los huevos fritos, ¿y eso te parece mal? Yo prefiero políticos que no sean horteras, ¿sabes? Me gustan más las ministras que huelen a Shalimar y no a pies, y me gusta todavía más que toquen el piano y que si les hablas de Rajmaninov no te pregunten en qué equipo juega… Además tú eres mucho más esperanzista que yo y mil veces más carca que cualquiera, así que no te me hagas el remolón...

- Si no te digo que no, pero…

- Y además Dios está con los ricos, nobles y famosos. Mira tú el nuevo santoral, desde el hermano Rafael al marqués de Peralta o el emperador Carlos de Austria. El poder ilumina y el dinero santifica, y ya lo decía el marqués de Daroca, al cielo iremos los de siempre….

- Pero la libertad de oportunidades…

- ¡Tonterías! A Dios también le gustan los chicos bien y María era de la Casa de David, nada menos… Y no recuerdo qué evangelio empezaba con la genealogía de Cristo. ¿Y sabes lo que son las verdes praderas del Edén? ¡Campos de golf! Hasta hay una advocación mariana, Nuestra Señora de los Máster o la Virgen del Caddie, siempre me hago un lío…

- Clotilde, me abrumas…

- Lo que te abruma es la verdad, querido. Dale un portazo a tus nubes, bájate de la torre y échale un cerrojo a tus sueños y a tus tonterías. ¡Ponte las pilas, Luisito! Hablando de otra cosa, ¿me queda bien la nuisette con este deshabillé?

- (Sin palabras)

- Gracias, qué riquiño eres. Si al final haremos algo contigo...

domingo, 22 de enero de 2012

Don Camillo en Mordor

Mordor se divide en tres provincias: Álava, Guipuzcoa y Vizcaya

La inmensa dignidad personal de Santiago Abascal le ha llevado a renunciar a un escaño de diputado en el Parlamento Vasco, una entidad grotesca que ha pasado por vergüenzas como la de ver al etarra Arnaldo Otegui en su comisión de Derechos Humanos. Ya describíamos en la entrada "Elecciones a la vasca, el peculiar concepto que de la democracia tienen los orcos que dominan la negra tierra de Mordor. El Partido Popular en el País Vasco acabará siendo absorbido por el PNV porque es cada día menos capaz de hacer un discurso firme y rupturista con las huestes del Señor Oscuro. Ya han conseguido que se vayan Abascal y María San Gil: ¡brillante, tíos, os habéis lucido!
Me alegro por Abascal, que así no se se mancha en el triste albañal de la política vasca. No nos engañemos, el verdadero problema vasco no es ETA; es el miedo a ETA, es la complicidad con ETA. Hace unos días fingían los donostiarras una nada espontánea alegría en San Sebastián para su fiesta patronal y las cámaras que transmitían la tamborrada omitían enfocar los cartelones de presoak kalera y demás propaganda filoetarra. Es una realidad freudiana, digna de una tesis en siquiatría: la negación de lo obvio. En vascongadas las elecciones son inútiles porque quien manda son los etarras, sus amigos y protectores. Por cierto, si puedo asistiré el próximo jueves al funeral de Gregorio Ordóñez y de las demás víctimas de ETA.

Una obra extraordinaria
Al ver lo de Abascal, he recordado una historia de Don Camillo que viene como anillo al dedo. Un año sí y otro también, me engolfo en la lectura de los Don Camillo de Giovanni Guareschi, una de las obras más interesantes del fenecido siglo XX. Don Camillo es un texto enjudioso, de abundantes recursos y divertido -lo más importante- que ofrece la profundidad disimulada de lo inmediato y accesible; consiste en una colección de episodios cortos cuyos protagonistas principales son el cura del pueblo, Don Camillo, y el alcalde comunista del pueblo, Peppone. Fue una historia que surgió en la prodigiosa mocha de Guareschi en un momento dado y en unas circunstancias dadas: la Italia de la posguerra, con un partido comunista fortísimo. El centenario de Guareschi pasó en España sin pena ni gloria, si exceptuamos la publicación de sus Don Camillo en Homo Legens.

Historia de un crimen
En uno de los episodios, los comunistas del pueblo se convencen de que las escuadras fascistas van a resurgir de un momento a otro. Se arman y se preparan para vender caro su pellejo y surge de repente la noticia: a Smilzo, uno de los suyos, lo han encontrado inconsciente junto a su coche, con la cara ensangrentada. Deciden responder a lo que parece un atentado así que unos veintitantos comunistas van a casa de un tal Pazzi al que consideran reaccionario. En un momento dado, Pazzi saca una pistola, para defenderse, y uno de los comunistas, no se sabe cuál, dispara y lo deja seco. Entre los comunistas está Peppone, el Alcalde del pueblo, al que no le hace maldita gracia el asesinato de Pazzi. Regresan, desorientados; nadie sabe qué ha pasado. Luego se enteran de que a Smilzo no lo había atacado nadie, sencillamente había reventado un neumático recauchutado y la goma le había acertado en toda la cara, dejándolo sonado. Peppone está que trina, pero tiene que aguantarse.

El silencio cómplice
A todo el pueblo le aterroriza tener que aceptar los hechos: nadie quiere enterarse de que a Pazzi lo han asesinado y de que entre los asesinos está el alcalde, ¡nada menos! El jefe de los carabineros se cosca de la verdad, claro está, pero se calla bien callado mientras prosigue sus indagaciones. Mientras tanto hay quien hace correr el rumor de que Pazzi se ha suicidado...
Don Camillo, el párroco, es un hombre valiente y se entera de lo sucedido. Así que lleva la contraria a todos, y publica sus dudas acerca del crimen en su modesto boletín parroquial. Un desconocido intenta asesinar a Don Camillo, mientras que Peppone, también oculto, intenta cargarse al tirador, porque quiere proteger a Don Camillo.
La historia es muy interesante, porque el protagonista de verdad no son ni Don Camillo, ni Peppone, ni el pobre Pazzi; el protagonista es el miedo, el miedo que lleva los hombres a cometer las peores estupideces y a revolcarse en su vileza. Don Camillo habla normalmente con el gran crucifijo de su altar y en un momento dado, Cristo y él mantienen este diálogo, que traduzco malamente al español, y que podría aplicarse a lo sucedido en el País Vasco durante tantas décadas:
Ed. Homo Legens

— Es el miedo —contestó Cristo— Te tienen miedo.
— A mí?
—A ti, don Camillo. Y te odian. Vivían calientes y tranquilos dentro del ovillo [capullo] de su vileza. Sabían la verdad, pero nadie podía obligarles a saberla, porque nadie había dicho públicamente esa verdad. Tú has actuado y hablado de tal modo que ahora deben saber la verdad. Y por eso te odian y te tienen miedo. Tú ves a esos hermanos que como peleles obedecen a las órdenes del tirano y les gritas: “¡Despertad de vuestro letargo, mirad a la gente libre: comparad vuestra vida con la de la gente libre!” Ellos no te lo agradecerán sino que te odiarán y si pudiesen te matarían, porque tú les has obligado a acordarse de aquello que ya sabían pero que por amor a la vida sosegada fingían no saber. Ellos tienen ojos pero no quieren ver. Ellos tienen oídos, pero no quieren oír. Ellos son viles pero no quieren que nadie les diga lo viles que han llegado a ser. Tú has desvelado una injusticia y has puesto a la gente ante este grave dilema: si callan, aceptan el abuso; si no lo aceptan tienen que hablar. Resultaba tan cómodo no enterarse... ¿Te sorprende todo esto?
Don Camillo extendió los brazos:
— No —dijo— Me soprendería si no supiese que por haber querido decir la verdad a los hombres, os clavaron en una cruz. Pero me duele, sencillamente.

Ed. Mondadori
El original italiano
“È la paura” rispose il Cristo. “Essi hanno paura di te.”
“Di me?”
“Di te, Don Camillo. E ti odiano. Vivevano caldi e tranquilli dentro il bozzolo della loro viltà. Sapevano la verità, ma nessuno poteva obbligarli a sapere, perché nessuno aveva detto pubblicamente questa verità. Tu hai agito e parlato in modo tale che essi ora debbono saperla la verità. E perciò ti odiano e hanno paura di te. Tu vedi i fratelli che quali pecore, obbediscono agli ordini del tiranno e gridi: “Svegliatevi dal vostro letargo, guardate la genti libere: confrontante la vostra vita con quella delle genti libere!” Ed essi no ti saranno riconoscenti, ma ti odieranno e, se potranno, ti uccideranno, perché tu li costringi ad accorgersi di quello che essi già sapevano ma, per amor di quieto vivere, fingevano di non sapere. Essi hanno occhi ma non vogliono vedere. Essi hanno orecchie ma non vogliano sentire. Sono vili ma non vogliono che nessuno dica loro che sono vili. Tu hai resa pubblica una ingiustizia e hai messo la gente in questo grave dilemma: se taci tu acceti il sopruso, se non lo acceti devi parlare. Era tanto più comodo poterlo ignorare, il sopruso. Ti stupisce tutto questo?”
Don Camillo allargò le braccia.
“No” disse. “Mi stupirei se non sapessi che, per aver voluto dire la verità agli uomini, voi siete stato messo in croce. Me ne dolgo semplicemente.”

jueves, 19 de enero de 2012

Cómo perderse en Madrid (ventajas de Google Maps)

En España siempre estamos preparando alguna guerra, supongo; por eso las vías de tren tienen distinta anchura que en Francia o Portugal, no vaya a ser que nos invadan los franceses para robarnos las Torres de Colón -esa joya de enchufe verde mirando al Cielo- o los portugueses para quedarse con nuestro bacalao. Si te fijas, todas las indicaciones están pensadas para que, en caso de invasión, el enemigo no tenga ni idea de por dónde ir. Como cuando entrando en España por Irún ves el cartel "A Iruña" en la primera rotonda y piensas que Iruña es Irún en la bella y eufónica lengua de Artapalo; pues no, Iruña es Pamplona, pero sólo te enteras cuando llevas veinte kilómetros.

Da gusto perderse en Madrid
Madrid es una ciudad ideal para perderse, sobre todo el Madrid moderno donde las calles aparecen, desaparecen, se retuercen, se escogorcian, se arrejuntan, se subliman... Desde la clásica Ronda de Sobradiel, en el Parque Conde de Orgaz pasando por Caleruega -al final de Arturo Soria- te lo puedes pasar chanchipiruli tratando de adivinar dónde están los sitios o como llegar allí. Es una forma de garantizar un alto consumo de gasolina.
Además está el sadismo de los responsables de la cartelería de calles o carreteras, que supongo que experimentan  íntimos picorcillos preparando las trampas donde invariablemente acabas metido. Siempre que encuentras una bifurcación, el cartelito es tan chico que cuando consigues leerlo ya te pasaste. Para los responsables, es una forma de venganza, supongo... Debieron tener una infancia espantosa, fueron abducidos por alieníagenas que bailaban sardanas, no sé, algo terrible...

Navegador versus Google Maps
Me diréis que los navegadores están muy bien. Sí, es cierto, pero ofrecen un pequeño problema: te los roban; así que al final, renuncias al navegador como renunciaste a la radio.
Pero puedes recurrir a google maps, que le añade mucha emoción al trayecto. Por ejemplo, esta tarde tenía ganas de ir a ver una de Sherlock Holmes. El único lugar en que la ponían justo a a la hora que a mí me venía bien son unos multicines que no conozco que están en la siguiente dirección, según salir.com: "Aracne, 3 - Glorieta Eisenhower, s/n (Polígono Las Mercedes) Madrid, 28022 Distrito: San Blas - Barrio: Rejas".
Normalmente el guioncito entre Aracne 3 y Glorieta Eisenhower te permite sospechar que la Calle Aracne 3 hace esquina con la Glorieta de Eisenhower y que en esa esquina están los cines. Te dispones a preguntarle a tu guguelcito mágico que te indique el sencillo trayecto a la Glorieta de Eisenhower desde el centro de Madrid, la Plaza de la Independencia, por ejemplo.

Hazte un nudo, Eisenhower
Te vas a maps.google.es y marcas en el buscador Glorieta de Eisenhower, Madrid. El tío Guguel no sabe qué es la Glorieta de Eisenhower, se limita a ofrecerte la dirección Nudo de Eisenhower. Será eso. Y luego marcas "como llegar" y pones en "desde" Plaza de la Independencia, Madrid. Te salen 16 etapas de nada que empiezan así:

1. Dirígete hacia el noroeste en Plaza de la Independencia hacia Calle de Serrano 230 m.
 2. Continúa por Calle de Alcalá. 350 m
 3. Gira ligeramente a la derecha hacia Calle de O'Donnell 19 m
4. Gira ligeramente a la izquierda para continuar en Calle de O'Donnell 2,3 km
 5. Toma la salida 1B hacia M-30, en dirección A-2/​Zaragoza 2,4 km
 6. Sigue las indicaciones para Avenida Ramón y Cajal 400 m
 7. Toma la salida 4 para incorporarte a A-2 en dirección Zaragoza 6,1 km

Los pasos hasta aquí son algo relativamente sencillo, ir de la Puerta de Alcalá a la M-30 dirección norte y meterte en la A-2. Naturalmente, tienes que pasar totalmente de las indicaciones de Google Maps. Podrías coger el túnel de O'Donnell y luego meterte en la M-30 y seguir los pasos 5 a 7. Pero en realidad nada de eso es mínimamente útil. Lo que tienes que hacer es ir a Velázquez y coger el túnel que desemboca directamente en la A-2. Dontuerribijapi. Aquí es donde, llegado al punto 8 las cosas se complican:
8. Toma la salida 10 hacia M-40 300 m
9. En la bifurcación, mantente a la izquierda y sigue las indicaciones para M-14/​M-11/​M-13 400
10. En la bifurcación, mantente a la izquierda 85 m
11. En la bifurcación, mantente a la derecha 350 m
12. En la bifurcación, mantente a la izquierda 240 m
13. En la rotonda, toma la tercera salida en dirección Calle de la Carabela 450 m
14. En la rotonda, toma la segunda salida en dirección Av de la Hispanidad 220 m
15. Gira a la derecha para incorporarte a Autovía de Acceso al Aeropuerto de Barajas 550 m
 16. Toma la salida 2 hacia A-2/​E-90, en dirección Madrid
Podríamos añadir un paso 17. Suicidate, tío, ¿a que yastás perdío? El mapa tampoco sé si puede ser muy útil:


Ver mapa más grande

Esas indicaciones claro está conviene que te las lea un copiloto porque si intentas echarle un vistazo al papel mientras conduces, aumenta exponencialmente la probabilidad de acabar tú, el coche y el copiloto convertidos en escultura de Chillida a la salida de una curva o como figura de proa de un camión que venía de frente. Incluso si alguien te va rezando las indicaciones, tampoco está claro que llegues a algún sitio donde conozcan la maldad del hombre blanco.
El trayecto hacia Aracne 3
Aracne 3 parece el título de una peli de ciencia ficción, algo así como Capricornio 1 o la Amenaza de Andrómeda. Pues no, es una calle. Si de la doble dirección nos fijamos no en la Glorieta de Eisenhower sino en la calle Aracne 3, que se supone que hace esquina, el trayecto es pelín distinto y cambia a partir del paso 7:
7. Toma la salida 4 para incorporarte a A-2 en dirección Zaragoza 3,7 km
8. Toma la salida 8 e incorpórate a Calle de Josefa Valcárcel 1,1 km
9. En la rotonda, toma la segunda salida en dirección Calle de Alcalá 1,4 km
10. En la rotonda, toma la primera salida en dirección Calle de Acceso a la Estación de O'Donnell  400 m
11. Gira a la izquierda hacia Calle de Pirra 350 m
12. En la rotonda, toma la primera salida en dirección Calle de Aracne.  El destino está a la izquierda.

Mi fe en interné está empezando a resquebrajarse.  ¿Pero no hacían esquina Einsehower y Aracne? Me hago preguntas: ¿Cayó Einsenhower en la tela de Aracne? ¿Acabó Eisenhower hecho un nudo? ¿O el lío lo tuvo con Aracne? ¿Desanudó Aracne a Eisenhower, o lo desnudó a secas? ¿A cambio de cúánta tela? ¿Es la leche el epifenómeno del café? ¿Sabe Dios desde cuándo existe? ¿Quién lo creó? ¿Hay vida inteligente en la Sexta? ¿Ganará el Madrid al Barsa en los próximos siglos? ¿Por qué los esmartis empezaron a llamarse emanems?


El Centro Plenilunio
En realidad, los cines están en un gran centro comercial que se llama Plenilunio. Si tú le preguntas a guguel maps que aonde está el centro plenilunio, ya por fin te lo pone bastante más fácil. Mismo rollo para la Avénida de América, y luego:

8. Toma la salida 11 e incorpórate a Av de Aragón 850 m
9. Gira a la derecha hacia Calle de Aragón 850 m
10. Calle de Aragón gira a la izquierda hasta Calle de Arrastaría 83 m
11. Gira a la derecha hacia Calle de Aracne 140 m
12. Toma la primera a la izquierda El destino está a la derecha.

Pero el Centro, inteligentemente te lo pone todavía más sencillo:

Desde Madrid: A2(dirección Zaragoza): Salida 11, Vía de Servicio Coslada - San Fernando.

En una sola frase te lo explican. Debieran hablar los de Plenilunio con guguelmaps.

domingo, 15 de enero de 2012

La ONU, UNICEF y el aborto

En más de una entrada de mi caótico blog he tratado del problema de la mentira en Internet, y de los plagios. Resulta muchas veces dificil extraer algún dato concreto y cierto de toda la maraña de estupideces, leyendas urbanas y falsedades que inundan la Red. Por otra parte los innumerables plagios y refritos impiden obtener la real autoría de una investigación. Un buen ejemplo de ello es tratar de contestar a la pregunta de si UNICEF apoya el aborto o no.

¿Apoya UNICEF el aborto?
Si lanzas google sobre las palabras UNICEF y aborto encuentras inmediatamente numerosas páginas. Una de las más destacadas es el flagrante desmentido que hace UNICEF de su supuesto apoyo al aborto.
Luego hay muchísimas webs que afirman -copiándose unas a otras- que UNICEF sí que promueve abortos. Como entre esas webs hay algunas que se destacan por ver pérfidos masones y templarios luciferinos del Club Pufoberg en cualquier aspecto de la vida, no cotejan los datos y parten del principio de que Franco era un incomprendido, Torquemada un adelantado a su tiempo y que el liberalismo es pecado, pues al final no les concedes excesivo crédito. Y es una pena, porque en esta vida has de medir la veracidad de las cosas fijándote en lo que se dice y no tanto en quién lo dice. Recuerdo al respecto una magnífica película con Mel Gibson, Conspiración, en que un chiflado conspiranoico ¡resulta que tiene razón! Ya lo decía Antonio Machado: "La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero".
Ahora bien, como el tema del aborto me interesa, y lo he tratado en distintas entradas -aquí, aquí, aquí, aquí, aquí o aquí- decidí dedicarle algo de tiempo a la investigación.
Lo único realmente serio que he encontrado es una entrada de Hazteoir del 1º de octubre de 2009 remitiéndose a una alerta de The Familiy Watch International  en donde se pueden hallar los enlaces correspondientes que me limito a reproducir.
Inútil es precisar que, contrariamente a otros emborronadores de pantallas, intento siempre no plagiar, aunque sea inconscientemente, el trabajo ajeno; así que si me olvido de alguna fuente fiable anterior al artículo de hazteoir, le presento a su autor mis más alfombradas, rendidas y genuflexas escusas, prometiendo azotarme con un látigo avinagrado y echar sal sobre las heridas.


El desmentido de UNICEF
Como decía, y como cualquiera puede comprobar en diez segundos, UNICEF ha negado con toda vehemencia su participación en la promoción del aborto. No sólo en inglés sino en español se puede leer en la propia página de UNICEF el más rotundo desmentido. Aunque se puede leer íntegramente en el enlace, cito sólo las primeras líneas:
UNICEF Comité Español lamenta las repetidas alegaciones difamatorias que se lanzan con cierta frecuencia contra esta organización. Ante este tipo de alegaciones, UNICEF quiere trasladar a la opinión pública que el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, ni apoya ni ha apoyado nunca la práctica del aborto, y en consecuencia, UNICEF no destina fondos de ningún tipo a esta práctica en ningún lugar del mundo [...]
Una Directriz de la ONU
Sin embargo UNICEF y otras agencias importantísimas de la ONU participan en la elaboración de las Directrices internacionales sobre VIH/sida y derechos humanos en el marco del programa ONUSIDA o en inglés UNAIDS. La responsabilidad de ese documento es del citado conjunto de agencias de las Naciones Unidas. ¿Y qué pasa si leemos esas Directrices, publicadas en inglés? Pues que nos llevamos alguna sorpresa. Por ejemplo, en la página 31 se expone la siguiente Directiva:

GUIDELINE 5: ANTI-DISCRIMINATION AND PROTECTIVE LAWS

22. States should enact or strengthen anti-discrimination and other protective laws that protect vulnerable groups, people living with HIV and people with disabilities from discrimination in both the public and private sectors, that will ensure privacy and confidentiality and ethics in research involving human subjects, emphasize education and conciliation and provide for speedy and effective administrative and civil remedies.

A la exposición de la Directiva, siguen una serie de acotaciones. La acotación (f), página 35, expresa lo siguiente (la negrita es mía)
[...]Laws should also be enacted to ensure women’s reproductive and sexual rights, including the right of independent access to reproductive and STD health information and services and means of contraception, including safe and legal abortion and the freedom to choose among these, the right to determine number and spacing of children, the right to demand safer sex practices and the right to legal protection from sexual violence, outside and inside marriage, including legal provisions for marital rape [...]
Es decir, que en un documento oficial de la ONU, publicado en la página oficial del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU y enlazado con la página de directrices operativas del progama ONUSIDA, del que se reponsabilizan las agencias de la ONU involucradas en la lucha contra el SIDA -no sólo UNICEF-, se recomienda que entre los derechos reproductivos y sexuales de la mujer se encuentre el aborto seguro y legal. Recomendar en una Directiva el aborto legal y seguro, ¿no es apoyarlo? Una de dos, o UNICEF miente, o yo no sé leer, que también es una posibilidad.
Y lo que debemos subrayar es que se trata de algo que afecta a las agencias involucradas en el programa de lucha contra el Sida, no sólo UNICEF sino UNESCO, la  Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial, la Organización Internacional del Trabajo, la Agencia de la ONU para los refugiados, etc. ¡Casi ná!

Nota 1 añadida  el 18 de enero
El amable informante, Hormiga Atómica, llama la atención sobre un documento de UNICEF publicado en la página de UNICEF, del que ya se hizo eco Hazteoir en 2009 (muy interesantes son los enlaces al final de la página de Hazteoir). En dicho documento (ver aquí la versión española) se hace constar que Nils Kastberg -foto de la izquierda- Director Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe se permitió expresar su opinión sobre una reforma constitucional que pretende legalizar el aborto. El texto dice así (la negrita es mía):

También se refirió al bajo nivel de la inversión social, con rezagos de décadas y que  “solamente sirve para perpetuar la pobreza”.  En el contexto de la reforma constitucional exhortó a “no ser hipócritas, tratando de ilegalizar el aborto”, pues considera que ese tipo de medidas más que todo afectaría a adolescentes pobres de 15 y 17 años que al recurrir a servicios no seguros, pierdan no sólo al bebé, sino también sus vidas.

Que el Director Regional de UNICEF descalifique a quienes quieren que el aborto sea ilegal llamándolos hipócritas, ¿no es una defensa del abortismo en toda regla? Sobra cualquier comentario.

sábado, 14 de enero de 2012

Contra las barbas y los barbudos

Lo siento de veras, pero soy barbilampiño. Todos mis esfuerzos para dejarme bigote o barba han sido coronados por espectaculares fracasos. Si no me afeito, me salen cuatro pelos de vieja que mellan cualquier navaja y podrían usarse para tallar diamantes.
Cuando era todavía más joven admiraba a Panoramix; en mi mente la barba era un síntoma de sapiencia, sabiduría y santidad. Mi imagen de los barbudos no podía ser mejor, puesto que me manipularon desde la cuna: en mis primeros libros Dios tenía barba, Carlomagno tenía barba, y además florida, todos los prohombres del siglo XIX usaban de barbitas o de barbazas y en las películas de Hollywood Cristo tenía barba, los Apóstoles tenían barba -empezando por San Pedro- y no te digo nada de Moisés al que Miguel Ángel puso no sólo barba sino hasta cuernos, ¡toma ya!

¿Que sería de la Santa Iglesia Ortodoxa sin las cortinas canosas de sus popes? ¿Y que sería de la santísima orden franciscana sin esos pedazos de barba de los padres capuchinos?
Para un niño que quería crecer y ser mayor rápidamente, la barba era el trofeo soñado, el sello de la edad viril. Y si no la barba, al menos el bigote. Ni Obélix ni Astérix usan barba pero sí exhiben orgullosos bigotes. Pues nada, chico, nunca lo conseguí. Amigos míos son como Sancho Panza, tres días sin afeitarse y parecen simios, como si toda la energía del universo se concentrara en el negro césped de su barbilla.
La barba es tan importante que para modernizar su patria Pedro el Grande se dedicó a cortar las barbas de los boyardos y se inventó un impuesto sobre la barba (1705) y de hecho cuando se habla de pagar a escote decimos que salimos a tanto por barba. Se nota que los rusos son más sumisos que los españoles. Aquí quisieron cortarnos el sombrero y montamos un motín, en tiempos de Esquilache, y no te digo la pretensión de cortar las capas, que eso de capar tiene malas resonancias en nuestro idioma... Así que mientras los rusos se dejaban menguar las barbas, aquí Esquilache se tuvo que largar.
Y es que en España para buscar grandes hombres tenemos que remontarnos a siglos pretéritos: los Austrias Mayores eran tíos con toda la barba, y al Cid Campeador lo afeitó Bronston al principio de su estupenda película -lo mató barbado- pero la verdad es que el Cid debía tener su buen palmo de barba.

Contra la barba
Como mi naturaleza es además de tonta esencialmente maligna, cuando no puedo conseguir algo aprendo a aborrecerlo y prefiero convertir mis frustraciones en desprecio, que sienta mejor al ego. Así que para consolar la calvicie de mis mejillas, quiero escribir y escribo mi discurso contra la barba.
La barba es sucia por naturaleza, como el cabello;  necesita ser lavada y cuidada. Es imposible tomar sopa de fideos teniendo barba sin ofrecer un espectáculo repugnante. Y no te digo ya los espaguetis con tomate... Es igualmente absurdo que un barbudo concilie el sueño si le preguntas "¿duermes con la barba encima o debajo de las sábanas?" Se pasará toda la noche en vela haciendo experimentos. Y la barba te hace vulnerable, es prensil y puede servir de alimento a un tierno animalito -que se lo digan al capitán Haddock- y tan frágil que cuando vemos quemar la del vecino ponemos la nuestra a remojar...
La barba es síntoma de inversión, fue apogeo de los griegos, cuyos gustos conocemos y que preferían la compañía de tiernos muchachos a la de las señoras y Roma, antes de caer en decadencia, supo afeitar noblemente el rostro humano. El primer emperador en usar barba fue Nerón, de horroroso recuerdo... Porque en el fondo lo que se esconde detrás de la barba es la timidez, el apocamiento, es una forma de disimulo: ¿qué llevará oculto en el alma ese barbudo? ¡El vicio! ¡La depravación! ¡El pecado! Fijaros en que el DRAE precisa que una de las acepciones de barba es "suciedad de los fondos de los buques o de una vasija cualquiera".

Papas barbudos y Papas lampiños
Durante siglos hemos supuesto que el primer Papa, Simón, conocido como Pedro, usaba barba; pero si no me engaño los Papas de los tres últimos siglos se han afeitado mucho, creo que el último Papa en gastar una barba discreta, más bien perilla, de forma habitual fue Inocencio XII, que murió en 1700. La Ilustración fue enemiga de la barba, por algo será. El último Papa con una barba de un palmo fue Urbano VIII cuya infinita maldad llevó a desnudar el Coliseo de sus mármoles, a condenar a Galileo y a prohibir el tabaco, que es lo más grave. Entiendo que la Roma actual no se fíe de los barbudos y además los Pontífices siempre le han tenido un temor reverencial a Jesús, al que imaginamos barbudo. Jesús no usó de tiaras ni de palacios, así que mejor ocultemos  a Dios en los sagrarios no vaya a ser que se nos ocurra ser buenos y sencillos...

La única virtud de la barba
En el fondo a la barba sí le reconozco una virtud: disimula el sexo feo, es un velo natural. Lo mejor que puede hacer un hombre es mostrarse poco, y de ser posible, nada. Si por mi fuera, prohibiría que salieran los tíos a la calle, que en el fondo molestan y sólo dejaría circular a las señoras, que hasta la menos agraciada tiene su aquel. Los tíos en casa, ¡con la pata quebrada! Hace falta ser moro o mentecato -no son conceptos absolutamente incompatibles- para querer ocultar a las mujeres bajo chadores y burkas, ropa que, en cambio, resultaría perfecta para apantallar la fealdad masculina.
Preciso que hay que prohibir que los tíos salgan a la calle con mi única excepción, claro está. Porque lo bueno de ser legislador está en crear excepciones justas y razonables como recuerdan tantas sentencias memorables acerca de la ley del embudo, aquello de que quien hizo la ley hizo la trampa o la histórica invitación de Romanones "haced vosotros la ley y dejadme a mí el Reglamento".
Si será mala la barba, que uno de los monstruos habituales de las ferias era la mujer barbuda...De hecho, el único defecto de verdad que les reconozco a las mujeres es que les gustan los hombres, que algún defecto de fábrica tenían que traer. Yo tengo muy claro que si fuera mujer, sería la Reina de la Tortilla y la Emperatriz del Bollo.

En conclusión, ¡no os fieís nunca de un barbudo!
Y no quiero que veáis en estas palabras connotaciones políticas.

miércoles, 11 de enero de 2012

Memoria Histórica


El primer deber hacia las víctimas consiste en no olvidarlas. Los españoles necesitan asimilar su Historia, sin maquillarla, para encarar con optimismo el futuro. 

Muchos españoles creen todavía que no ser rojo implica ser azul o que no ser azul implica ser rojo. Las dos Españas, igual de imbéciles, de sanguinarias y de ruines se necesitan mutuamente y la tercera España, la de los liberales, sabe bien lo que le espera: no me hago al respecto ninguna ilusión.

Una historia sin digerir

A mí no me gusta hablar de la Guerra Civil, porque la historia moderna de España no consiste sólo en dolor, fusilamientos, torturas y atentados; también hay una historia de progreso, de prosperidad, de inteligencia y de largos momentos de paz y libertad. España no es sólo, ni debiera consistir sólo en la Guerra Civil. Tampoco debemos esconder lo negativo debajo de una espesa alfombra; como pueblo hemos vivido momentos terribles. No hemos digerido esa parte de nuestro pasado y de nuestro presente, y por no haberla asimilado, nos obsesionamos con ella y no extraemos las necesarias conclusiones. Ese es el motivo de que haya dedicado varios años de mi vida a intentar estudiar y contar de una forma objetiva y no sesgada algunos aspectos de nuestro gran drama nacional. Sin duda he fracasado en mis objetivos, como cualquiera puede comprobar al abrir el periódico.

La memoria de los perdedores

La tan cacareada Memoria Histórica podía haber dado lugar a algo positivo: no se trataba, en principio, más que de rememorar a los perdedores de la Guerra que no fueron objeto de recuerdo —no digamos de justicia— y sobre los que pesaron el olvido o bien la infamia de sentencias condenatorias y nunca anuladas. De algunos ni siquiera sabemos el nombre: son cuerpos anónimos en una fosa común. Los trabajos de Mirta Núñez, los de Eduardo Pons Prades, los relatos de Eduardo de Guzmán o las memorias de Julián Marías dan idea de los niveles de sadismo y de maldad de algunos de los vencedores ensañándose con algunos de los vencidos. Nada más justo que recordarlo; ya el pobre Job se sublevaba contra el olvido del sufrimiento: “¡Tierra, no cubras tú mi sangre, y no quede en secreto mi clamor!” (Job, 16,18)

Exaltación de los verdugos

Lo malo del asunto estriba en que nuestro Gobierno, a quien tanto preocupa la memoria de quienes fueron martirizados por un bando, no parece mirar con idénticos ojos a quienes fueron las víctimas del otro. Resulta asombroso que el mismo día en que se retiraba la estatua de Franco de los Nuevos Ministerios, nuestro Presidente participara en un homenaje a quien se tiene por máximo responsable de la matanza de Paracuellos.

Ahora resulta que quieren borrar del callejero de Madrid los nombres ilustres de Muñoz Seca y de Rufino Blanco, —un gran escritor y un extraordinario pedagogo— por el sólo hecho de haber sido asesinados. Ser víctima por lo visto es un demérito capaz de eclipsar cualquier mérito. Repugna la idea de que se castigue la memoria de unas víctimas asimilándola a la de unos verdugos.

La inteligencia amancebada con el odio

El fanatismo español no es cosa de hoy, ni su naturaleza es estrictamente política, también es culpa de quienes no hemos sabido construir un pensamiento alternativo. Julien Benda ya denunció hace décadas la traición de los intelectuales, que ante las carnicerías de la Historia no han evitado prostituirse, justificando y glorificando a los peores verdugos que conocieron los siglos. Todavía peor, muchos que se llaman historiadores y que por su oficio debieran cultivar la objetividad, sólo son repugnantes propagandistas que cuando abordan nuestro descomunal tragedia se dedican a jalear a alguno de los dos bandos, justificándolos.
A ningún miembro de la derecha democrática francesa o alemana se le pasaría por la cabeza identificarse con el régimen de Pétain o el de Hitler, Sin embargo muchos españoles de la derecha democrática no condenan el régimen de Franco, y hasta lo defienden. Igualmente, son demasiado escasos los miembros de la izquierda democrática española que condenan las matanzas del lado republicano. Me dolió especialmente, hace un mes, comprobar que se presentaba la conmemoración de unas víctimas —los 498 religiosos beatificados— como una victoria del franquismo, cuando en realidad se trata de una victoria de la memoria sobre el olvido. A mí no se me pasaría por la cabeza considerar que el libro sobre las Trece Rosas es una victoria del estalinismo.

Una guerra de exterminio

¿A qué se debe esta situación? Sin duda al carácter de guerra de exterminio que por momentos revistió un conflicto tan largo. Recuerdo ahora mismo un titular a dos páginas del diario Claridad, órgano caballerista del PSOE: “Hay que exterminar a todos los fascistas, a los que se han sublevado y a los que no se han sublevado” o las proclamas del propio Franco: “Sabed, madrileños, que cuanto mayor sea el obstáculo, más duro será por nuestra parte el castigo [...] ¡¡Madrileños!! El día de vuestra libertad está muy próximo. Si queréis salvar la vida y evitaros perjuicios irreparables, entregaos sin condiciones, a nuestra generosidad”. Ya sabemos en qué consistió esa generosidad.

Sí, nuestra guerra fue algo espantoso y quizá convenga hablar de ello, porque la palabra es curativa, diluye los traumas y ayuda a exorcizar nuestros grandes demonios interiores.

Igualdad de las víctimas

Nos sobra mucha estupidez y nos falta mucha caridad. Veinte siglos de cristianismo no han conseguido enseñar a los españoles a pedir perdón. Para mí todas las víctimas son idénticas, son mis compatriotas, son mis hermanos

De los cientos de miles de muertos de la guerra, de la represión de guerra y de posguerra, sólo me fijaré en algunos pocos:

Los 927 hombres, mujeres y niños españoles abandonados por los franquistas a manos de los nazis y deportados a Mauthausen, donde fueron exterminados, son mis hermanos.
Los miles de personas asesinadas en Paracuellos en noviembre de 1936, son mis hermanos.
Las 13 mujeres y jovencitas fusiladas por ser "comunistas" al final de la Guerra Civil y que recordamos como las Treces Rosas, son mis hermanas.
Los 498 mártires, asesinados por su fe, y elevados hace bien poco a los altares, son mis hermanos.

A la víctima, ¿qué más le da el color de la bala? ¿qué más le dan las ideas u obsesiones del verdugo? ¿Tan difícil es de entender? ¿Tan duros son nuestro corazón y nuestro cerebro?

Algún día, las 13 rosas, los 498 beatos, los miles de Paracuellos, los 927 del tren a Mauthausen, y todos los demás mártires de nuestra guerra serán mirados con la misma caridad, con la misma solidaridad, con el mismo amor que debemos tributar a quienes se lo han arrebatado todo, por pensar distinto o por ser distintos que sus verdugos.

Mi amigo Guillermo Oncíns, que era protestante, me enseñó a leer los Salmos, ese antiquísimo concentrado de sabiduría. Uno de los más impresionantes es el de la víctima que no entiende qué provecho puede tener su dolor para el Altísimo: "¿Qué ganancia en mi sangre, en que baje a la fosa? ¿Puede alabarte el polvo, anunciar tu verdad?" (Ps, 30, 16). Y es que ante el sufrimiento, no tenemos respuestas, sólo la perplejidad que suscita la inutilidad del mal. Sin embargo Tertuliano recalcaba que la sangre de los mártires es semilla de cristianos; y es que más allá de la fe, hay que aprender a convertir el mal en bien, escuchando las voces de nuestros hermanos muertos, sacando lecciones provechosas de las peores tragedias, superando el veneno del rencor con el antídoto de la caridad.
Algún día dejaremos de usar el dolor y la Historia como armas arrojadizas.
Algún día miraremos hacia atrás sin ira, para poder mirar hacia adelante con esperanza.

Luis Español Bouché
Publicado el 29.11.2007 en Asturias Liberal

domingo, 8 de enero de 2012

En Enero, apúntate al cejing

El universo es esférico y se expande. La prueba, mi tripa; antes sólo parecía que estaba de siete meses y ahora diríase que el parto es inminente, que voy a dar a luz a trillizos oncemesinos... ¡Ya dan pataditas! Terribles, las Navidades. Me encantan, me pongo morado, hasta arriba, para celebrar el cumple del niño Jesús, su onomástica y la Epifanía. Jo, qué bueno estaba el roscón que me casqué ayer; y no te digo el que me aticé anteayer, ¡que era 6 de enero! En esa gloriosa fecha, hasta mis más conspicuos amigos republicanos se vuelven monárquicos por unas horas y gritan que viva Melchor, viva Gaspar y viva Baltasar, que además de reyes majos no tienen yerno. Una pena que las Navidades no duren seis meses más, pero bueno, todo tiene un final y ahora toca guardar el Nacimiento y las bolitas del árbol, medirse el colesterol, quitar las guirnaldas, en fin, el final de fiesta.

La verdad es que evito pesarme, porque la vida ya es  bastante dura y casposa como para llevarme más disgustos. Todos los años, el mismo rollo: llegan los primeros días de enero y la balanza del cuarto de baño me mira de reojo, aterrada y acongojada: "Noooo, noooooo, piedaaad". Al final me subo encima, ¡schcroinch! El pobre cacharro sufre lo suyo y el agujazo es brutal, boiinnng, hasta arriba. Un pensamiento cientifico me consuela una miaja, la balanza del cuarto de baño es en realidad un dinamómetro que no mide masas sino fuerzas, es decir, mi peso; si me alejo del centro de la Tierra, peso algo menos, y si me acerco algo más. Una suerte que Madrid sea, tras Andorra la Vieja, la capital más alta de Europa, que en España tenemos palacios en la región de las nubes.

Groucho; campeón de cejing
Este año, pásate al cejing
Resolución de año nuevo, ¡voy a cambiar de vida! ¡Que sí!
Esta mañana inicié mi sesión de deporte de alto riesgo con  una sesión de cepilling. Levanté el cepillo de dientes con la mano derecha, uno-dos, uno-dos, así tres series de diez. Y luego con la otra mano. ¡Puf!
A mediodía no comí a dos carrillos, sino que alterné: mastico con la derecha, y luego con la izquierda.
También separo los dedos de las manos, uno-dos, uno-dos...
Pero lo más difícil es el cejing. Levantar las cejas, uno-dos, uno-dos, diez veces. A Groucho le salía muy bien, mejor que a mí. ¡Estoy reventado! Me voy a comer un perolo callos para reponerme. Mañana empiezo los abdominales. ¡Que sí!