Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

miércoles, 26 de enero de 2011

El Gen de la Jubilación

Como la vida mesma

El otro día vino Mirameba a visitarme a mí: la verdad es que me sorprendió. Desde aquellos ingeniosos intentos suyos de celebrar sacrificios rituales en la Cacharrería del Ateneo, al pobre Paco lo tenían injustamente internado en Ciempozuelos.
El tío bajaba de un cochazo de esos para ricos y famosos y le abrió la puerta no el chófer de gorra de plato sino un tío cachas con gafas oscuras y con un cable en la oreja que supongo que sería guardaespaldas porque no tenía pinta de pipero ni de profesor de Ingeniería Industrial.
Paco iba embutido en un pedazo de traje de alpaca que para qué te quiero contar; un traje de esos que sitúan directamente a quienes los ostentan en los reservados de Zalacaín...

- Pero bueno Paco, ¿quién te ha visto y quién te ve?, te veo próspero y opulento. ¿Cómo es que te han dejado salir?

- Luisito -me dijo con afecto- olvida aquellos pecadillos de juventud, me acaban de hacer asesor de la Ministra del Paro.

- Ah, -contesté con cierta preocupación- o sea que tú también, amigo mío, vas a Moncloa a azezorar al Zeta?

- No sólo a él. No adivinarás de dónde vengo...

- Pues no.

- ¡De la Zarzuela! De una reunión del Club Pufoberg...

- ¿Y ezo que lo que hé?

- Eso son los Grandes Potentaos, los Supremos, Los Que Mandan; no puedo decir nombres -¿lo entiendes, verdad?- me limitaré a informarte de que estaban representados los Bancos Asistidos, las Cajas Reventadas, los Empresarios Quebrados, los Sindicatos del Crimen, la Maliciosa Prensa, los Partidos Apolíticos, la Comisión Triangular, los Clubes de Fúrbol y las demás Potencias Infernales.

- ¡Cáspita! Y qué pintabas tú allí.

-Yo creía que me habían invitado para hacer de druida, para sacrificar alguna virgen, ¿sabes? lo habitual en esos casos...

- Pero...

- Pero no; lo que querían era escuchar mi idea. Mi Gran Idea.

- ¿Qué idea, Paco? -contesté con cierto temor- ¿qué nueva contribución de tu fértil espíritu ? ¿Vas a reactivar el Pacto de Mirameba?

- ¿Te acuerdas de lo que nos contaba Fermín acerca de los rodaballos y las truchas?

- ¿Lo de que ahora los rodaballos que se exportan a Japón tienen un gen de sapo para aguantar vivos el traslado en cámaras frías y que las truchas de piscifactoría tienen un gen de rata para aguantar la suciedad del agua?

- ¡Exacto, tío! ¡Exacto! Eso mismo me inspiró la idea. Si le ponemos un gen a un rodaballo, ¿no se lo podemos poner al personal?

- Bueno Paco, no me digas qué quieres ponerle a la gente genes de salamandra, de gamusino o de sauce llorón....

- No: de salamandra no, de salmón, titi, un gen de salmón. ¿Sabes que los salmones mueren por huevones? Apenas la hembra ha puesto los huevos, apenas el macho los ha fertilizado, ¡mueren! Se ponen muy malitos les salen hongos asquerosos y cascan en unos días, si antes no se los comen los osos y los pajarracos.

- Vale, ¿y para qué quieres ponerle a la gente un gen de salmón? ¿Para que nos muramos después de echar un palito?

- No, nasoluto, la idea consiste en regular la cuestión del trabajo y la jubilación. Se trata de que la gente casque en la semana siguiente a su jubilación, ¿entiendes?

-... (silencio)

- Imagínate las compañías de seguros, las empresas, la Seguridá Sosiá, qué contentas se pondrían si cuando te jubilas, vas y te mueres. ¡Así, no hay jubilados! Una pensión menos, ¡bote, gracias! Además envejecer es un coñazo, que te salen arrugas y enfermedades repugnantes, ¡podremos trabajar hasta el final, rendir hasta el último día! Ya tengo a todo un equipo de investigadores sobre el tema; me han nombrado director de un zintanc que se llama Nuevas Perspectivas... Estamos fabricando el Gen de la Jubilación.

-Pero bueno Paco, tú... ¡Tú eres el mayor hijoputa que ha sido, es y será!

- No digas palabrotas, Luisito, hoy día no se dice hijoputa sino biólogo, tienes que aprender el nuevo vocabulario... Además, los gañanes no podéis entender Lo Que Ya Está Decidido. Tú obedece y calla. Si en el fondo os estoy haciendo un favor...

- Pero la gente se rebelará...

- La gente, ja ja, ja -(risa sardónica)- la gente traga, siempre traga, sobre todo en España. Franco os condicionó, os enseñó a decir que sí, prietas las filas; y los sociatas os remataron... ¡Tenéis un miedo cerval a decir que no! ¡Os aterra ser distintos, no seguir la corriente! Los españolitos son mansos por naturaleza, y espero que hereden la tierra porque les estamos quitando la pensión, bajándoles el sueldo o retrasando su jubilación hasta los noventa años... ¡Y ellos tan contentos! Con esa sonrisa satisfecha del tonto de la baba...

- ... (más silencio)

-La tragadera española es ilimitada. ¿Qué te creías que era lo de la prohibición del tabaco? ¡Un experimento sociológico! Se trataba de tomar el pulso a vuestra capacidad de reacción... Mucho cabreo en los bares, pero al final con tres cervezas, todos groguis... ¿No lo entiendes, capullo? Os hemos convencido de que el Progreso consiste en Abrirse de Najas. Vosotros mismos cortáis a vuestros propios hijos a cachos o matáis a vuestros padres viejos porque os han explicado que eso era progreso... ¡Y os lo habéis creído! Ya me lo decía aquel ministro, "¡los muy imbéciles se lo creen todo, ¡benditos sean!" Luisito, deja que te explique, para que te enteres de una vez: un español no es ya un ser humano, ni siquiera un animal -que esos tienen a gente que les proteja- un español es un culo; un culo abierto. Te lo puedes tirar como quieres, cuánto quieres, cuándo quieres. Siempre dispuesto y lubricado, esperando la adecuada verga, o el oportuno azote.

- Paco tú... tú... tú eres...

- Yo soy un buen amigo tuyo y te digo ahora mismo, únete a mí, trabaja conmigo, ¿qué quieres ser? ¡Elige! ¿Prefieres ser culo o cebolleta? ¿Servir a los que Mandan y Deciden o sufrir las consecuencias de la Inopia General? Luis, cacho mamón, ¿no entiendes nada? ¿Nadie te ha explicado nada? Caramba, Luis, que escribes libros, que se supone que tú por lo menos debieras pensar un poco... ¡La esclavitud ha venido! ¡Nadie sabe como ha sido! ¿No te has enterado? ¿Qué crees tú que ha pasado en China? Lo llaman "Un país dos sistemas", la madre que los parió. Es esclavitud pura y dura, y ahora los esclavos no piden aumentos de sueldo sino rebajas de latigazos. Y tú ¿qué quieres para ti? ¿Sujetar la cadena o que te pongan la argolla? ¿Quieres ser amo o prefieres ser esclavo?

- ¡Monstruo!

- No me insultes. Yo soy tu amigo... ¿Por qué crees que vengo a verte? ¿Crees que no tengo nada mejor que hacer? Elige: ¿estás conmigo o estás contra mí?

Paco me sujetó y alzándome sobre la acera se elevó sobre los edificios de Madrid;  me mostraba los Reinos de la Tierra, el Bernabéu y el Vicente Calderón. Su voz cambió, se hizo más profunda, su rostro irradiaba luz, sus ojos brillaban como la silicona antes de un implante...

- Todos estos reinos te daré si aceptas servirme...

Me quedé callado; literalmente suspendido; no sabía qué contestar. ¿Qué hago? ¿Me uno a Paco y al Progreso? ¿Permanezco en la Caverna donde no llega la luz? Ayudadme, ¡dudo! ¡Me hago preguntas! No lo tengo tan claro. Espero vuestras sugerencias...

martes, 25 de enero de 2011

Una alternativa a Google: duckduckgo

Google funciona muy bien
Los productos de Google -empezando por su buscador- funcionan de maravilla y han revolucionado la cosa informática. Especialmente con el tema de las noticias, los mapas, los blogs, los libros, los correos. De hecho Google funciona tan bien que no tiene alternativa ni competencia: vive de la publicidad en lugar de cascarte derechos de uso como Microsoft y sus servicios son tan buenos que todos hemos abandonado jotmeil para pasarnos al gemeil, etc. Ningún investigador serio puede pretender pasar de google books. El único petardo de google es el traductor, que yo utilizo como máquina poética. A mí Google me cae muy bien pero no quiero acostumbrarme a usar sólo productos Google.

En los servidores de Google está nuestra intimidad
El problema de Google es que lo sabe todo sobre ti y sobre mí y eso puede llegar a ser peligroso. Google realiza un seguimiento de tus búsquedas, sabe si te gustan rubias o morenas, con quien vas, con quien quedas, puede leer tu correo gmail -está en sus servidores- puede vender tus datos más íntimos a compañías que sabrán que estás interesado en sus productos, etc. Y no te digo la gente que esté todavía dada de alta en feisbuc o que use los elementos de google o feisbuc en su teléfono móvil...
Conste que no digo que lo hagan, pero que sí pueden hacerlo.
A mí me confió Mirameba que tenía pruebas de que la G de los masones no es "God" o "Geometry" como se pensaba desde el siglo XVIII, sino "Google"; algún día Skynet se conectará a Google, asimilará en dos segundos todo el conocimiento humano, todos los mensajes de todas las personas, se volverá autoconsciente, omnisciente y lanzará terribles Terminators sobre el mundo. Convencido estoy de que si Orwell hubiera conocido la cosa informática, Google is watching you sería el lema de 1984.

La seguridad no existe
Google sabe que su negocio depende de la sensación de seguridad que proporcione y suponemos que se gasta una pasta en medidas de todo tipo para custodiar nuestros datos; pero el caso uiquilics ha demostrado que las cautelas y precauciones son perfectamente violables y revolconables por parte de desaprensivos. Si Julian Assange ha puesto a la venta los correos oficiales de las embajadas americanas que se suponían protegidos por la NSA, la CIA o la TIA, una de dos, o esas organizaciones rebosan de traidores -hipótesis bastante probable- o la seguridad se la ha diseñado el Profesor Bacterio. Y no pretenderá nadie que una empresa -por puntera que sea- puede ofrecer más seguridad que una agencia como la NSA. De ser cierto ese extremo, habría que fusilar al amanecer a todos los responsables de la seguridad norteamericana desde el Presidente hasta el cabo Smith.
Imagínate que un listillo viole los servidores de Google y tus mensajes personales acaben siendo comentados por Belén Esteban en cualquier programa tipo La Noria. Imagínate ese mensaje tuyo en que le dices a tu churri: "voy a comer tallarines con gambas en tu ombligo" leído y comentado por el insaciable cotilla Tochischi; o que las constantes búsquedas que haces en google de "rubias añiñadas con las uñas pintadas de verde" llegaran a ser conocidas por tu suegra, y cosas así.

Duckduckgo
Antes tenía puesta como página de arranque google en español ahora tengo esta otra que es más modesta pero no funciona mal, se llama

https://duckduckgo.com/

No puede compararse con google en lo que se refiere a imágenes, libros, vídeos, etc. pero ofrece resultados abundantes e interesantes.
Tenéis una opción en "settings" para potenciar resultados en español o en otros idiomas.
No sé si aguantará mucho pero por ahora funciona. Podéis ponerlo como página de arranque, a ver qué tal rula. Aunque no tengo mucha fe en ninguna alternativa a Google porque si una compañía fuera lo suficientemente potente como para poner un buscador rival, o bien no funcionaría o bien acabaría comprada por Google, o bien acabaría haciendo lo que hace Google.
Si no queréis perder las potencialidades de Google -especialmente para una herramienta de investigación como google books- podéis seguir usando el megabuscador para búsquedas neutrales -a ti no te importa que los demás sepan que te interesa viajar a Venecia o que buscas una vieja edición de la Historia Antigua de Rusia de Karcasov- pero reservad las personales al pato Duck.

sábado, 8 de enero de 2011

Reivindicación del delator

Lo que podría decir del tabaco y su prohibición
El debate del momento es la prohibición talibán del tabaco en los bares y a lo mejor os extraña mi silencio al respecto o ante las declaraciones de la Pajinera Mayor del Reino invitando a denunciar a los contraventores de tan digna medida.
Os podría referir sabrosas anécdotas acerca de la jurisprudencia existente sobre el llamado  derecho de admisión, uno de los campos más caprichosos del Derecho.
Os podría soltar un rollo babilónico acerca de la esencia del derecho de asociación, de la posibilidad de que personas adultas se reúnan en un lugar dado para realizar una actividad que ni es, ni ha sido hasta ahora tipificada como delictiva; de cómo si la ley lo permitiera, muchos bares serían sólo para fumadores y por tanto ningún no-fumador se vería afectado.
Os podría contar que hace siete años en la Biblioteca Nacional se desarrollaban sabias y divertidas tertulias que desaparecieron al día siguiente de prohibirse el tabaco en la cafetería; las obras realizadas para separar la zona de fumadores de la zona libre de humos al final resultaron un gasto inútil y liquidaron aquellas encantadoras reuniones en que se hablaba de todo y se fumaba mucho.
Podría ponerme más pelmazo que de costumbre, ceder a la melancolía, pronunciar un adiós enternecido a mis proyectos de Churro Alegre: adiós alegría, adiós España de toda la vida, bienvenidos a la pezadilla, al Zueño del Zubnormal. ¡Ya semos europedos!
También podría transmitiros mi preocupación acerca de la constante escalada liberticida: hoy el tabaco, mañana el café, y al siguiente nos indicarán cuántos pensamientos impuros podemos tener al día, que se nos va a secar la médula y nos va a salir pelo en las manos, y cosas de idéntica enjundia.
No es que me guste ir a la contra; pero estos tíos sacan lo peor de mí. Mira que nunca me han gustado los toros, que me parecen un espectáculo cruel y estúpido; pero desde la prohibición en Cataluña estoy considerando la posibilidad de estudiarme el Cossío de memoria y gastarme lo que no tengo en un abono de San Isidro. Iré a los toros con una bolsa para vomitar y gafas oscuras para no ver, pero iré, cáspita, con tal de llevar la contraria a estoz enloquecidoz tocapeladillaz.
Tampoco fumo, apenas un purito de Pascuas a Ramos, y no me trago el humo. He visto demasiados enfisemas y botellas de oxígeno; oído demasiadas toses agónicas y respiraciones espasmódicas; visto demasiadas flemas como para tener ganas de fumar. Pero a la luz del nuevo ukase estoy considerando la posibilidad de hacerme fumador de verdad,  de los que se tragan el humo y crían estalactitas en los alveolos.
Podría insistir en la idea de que este tipo de prohibición es contraproducente porque asimila la infracción a una norma claramente abusiva con una reivindicación del humano albedrío y convierte al adicto en un héroe de la libertad. Mucho más eficaz, a mi juicio, sería enseñar fotos de los pulmones de un fumador. Una imagen sigue valiendo más que todos los discursos que se oyen en el Congreso de los Imputados. De hecho, los productores de tabaco nos volvieron adictos a todos al imponer sus cigarrillos en las películas de Hollywood (véanse las fotos ad hoc).
Podría argumentaros que un gobierno de abortistas y aborteros que patrocina el asesinato masivo de cientos de niños cada día en la tripa de sus madres -niños sanísimos y perfectamente viables- no entiendo que se preocupe por nuestra Salud colectiva. Debieran preocuparse más bien por su salud mental, que basta ver una foto del Zapa y de sus mariachiz para comprender que la primera reforma de España es el tranxilium gratuito y obligatorio para los ministros. Al lado del Zapa hasta el Dr. Lecter es un modelo de cordura.
Podrían insistir también en la convergencia de la prohibición del tabaco con la de los tigretones, el deseo de estos locoz perdidoz de prohibirlo todo. La Nouvelle Gauche se ha quitado la careta: ¡atiza!, pero si es nuestra vieja Inquisición de toda la vida, los carlistas de nuevo cuño que han descubierto gracias a las monsergas del padre Salvá que el liberalismo es pecado. El credo es distinto, pero la mentalidad idéntica: Alá Akbar, y a para de contar. ¡Vivan las caenas! ¡Muera la libertá! Ahora los malos no son los masones ni los judíos ni los homosexuales, ¡son los fumadores! Y mañana seremos los gordos, que sí, que dirán que desgastamos las aceras y después de los gordos, ¿cuál será el nuevo enemigo? ¿Los niños que aprenden a tocar el piano? ¿Los inventores de muebles de metacrilato? Este gobierno de taradoz y fracazadoz que nos han dejado en la ruina, con cinco millones de paradoz y a las puertas de una nueva Dezamortización para que nos roben lo que queda -el botijo de la abuela y la Catedral de Burgos- cada día que pasa se inventa un nuevo enemigo y un nuevo problema.

Mi interesado silencio
Pero en realidad todos estos discursos y monsergas son perfectamente inútiles e incluso contraproducentes. Resulta obvio que al Gobierno le interesa que se hable del tabaco y no del paro, le interesa que dedique mis energías a constituir un Partido de los Fumadores para robar votos a un PP que se suicida solito sin necesidad de que nadie le ayude.
Pero hay una razón más poderosa para que yo calle, para que no critique esta nueva manifestación de locura monclovita. Y es que había puesto mis esperanzas en la nueva profesión de delator. No sé si os lo dije pero como soy muy pobre yo ya no escribo nada que no me paguen ni me meto en ningún fregado donde no pueda sacar un puñado de euros. Metalizado de la cabeza a los pies, estoy. Así que me he pasado al enemigo con armas y bagaje, o mejor dicho, me hubiera pasado, de no haberme llevado una tremenda decepción: el lunes pasado llamé al Ministerio para preguntar cuánto pagaban por delatar a amigos fumadores; ¡Resulta que no pagan nada! ¡Qué chasco! Y yo que ya tenía mi lista preparada... ¡Noventa nombres ordenados alfabéticamente! Y no sólo amigos del alma, también amiguetes, conocidos y hasta perfectos extraños a los que veo echar humo a escondidas en los retretes de la Biblioteca Nacional. Ajajá, ¡te pillé!
De verdad, estoy indignado. Incluso San Pablo pensaba que había que pagar al que trabaja. ¿Cómo pretenden que me dedique a delatar al personal si no me dan nada a cambio? ¿Sólo por amor al arte?
¡Anda ya!

¿Delatores funcionariales o de mercado?
De ahí mi sugerencia: que el Gobierno regule por la vía más urgente la profesión de delator para incentivar la natural vocación que algunos tenemos por tan noble actividad.
La cuestión estribaría en saber si queremos delatores funcionarios con sueldos, trienios y productividad, o si preferimos delatores a destajo cuyos emolumentos dependan del número de piezas cobradas.

Vindicación de los delatores
Me parece vergonzoso que ante la desidia gubernamental los delatores tengamos que emigrar. Así, después de los físicos, los químicos, los médicos y los empresarios, los delatores españoles tendremos que dejar nuestra patria, nuestro vecindario y nuestros tiernos cebollinos para sobrevivir bajo otros cielos. Oh, España madrastra, ¿por qué tus mejores cerebros tienen siempre que fugarse? ¿Por qué los mejores profesionales de la denuncia, los reyes del chivatazo, esos que han sido formados a costa del Estado con el dinero de los contribuyentes, van a ejercer sus habilidades a EE.UU. China o Luxemburgo?
Esta mañana acompañé a Barajas a mis émulos y fámulos el Repelente Niño Vicente y el Pelota Boing Boing, viejos compañeros de infancia que delataban a sus compañeros de clase "Seño, seño, ¡Luis se ha comido una tiza!"; ah, recuerdos de la tierna infancia, dulce lluvia del pasado que fertiliza el yermo secarral de mi soledad...
A Boing Boing le entregamos hace poco el Judas de Oro con sus treinta monedas, y Vicente es uno de los grandes: no había cumplido 20 años cuando ya lo declararon persona non grata en su pueblo natal, ¡otro talento desaprovechado! ¿Y qué decir de nuestros maestros históricos en el sendero de la traición, que envejecen solos y abandonados en distintas residencias de la cuarta edad? El pobre Vellido Dolfos y su ancianísimo padre Dolfos Vellido, el obispo Don Opas y el Conde Don Julián, don Tomás de Torquemada y el Rey Felón, todos los grandes chivatos están muriéndose en nuestros depósitos para viejos.
Yo os digo, ¡basta! Reivindiquemos el derecho al cobro de quien realiza una labor social útil y provechosa, de quien defiende con su trabajo oscuro y a veces tan arriesgado el Imperio de la Ley. ¿Acaso no elogió Joseph de Maistre la noble profesión de verdugo? Defenderé yo a los delatores: Compañeros de la denuncia, avariciosas hienas, ¡uníos a mí! Exijamos una regulación justa y razonable de una actividad que la sociedad demanda y la ley requiere. ¡Delatores todos que me escucháis, no lo hagáis por vosotros, ni por vuestro digno sueldo, ni por vuestros hijos! ¡Chivaros por España! ¡Denunciad por España!

sábado, 1 de enero de 2011

Citas falsas

Uno de los mayores ejemplos de papanatismo en el mundo cultural -tanto en España como en el extranjero- es la abundancia de citas auténticas o falsas con las que la gente menos brillante pretende adornar una idea o un texto. Muchos han sido ya tan castrados, tan bovinamente estabulados, que son incapaces de proporcionarte SU opinión o de exponer SUS ideas -si es que las tienen- y prefieren revestirse con lo ajeno amparándose en el paraguas verbal de una cita auténtica o no; que es lo de menos.
A ver qué os parecen las siguientes citas, todas más falsas que un euro de metacrilato:
"Filosofía es estructura, no contingencia", José Ortega y Gasset.

"La carne del dátil es dulce pero estéril; el hueso que arrojamos será el corazón de la palmera". San Agustín

"Amar es hacer, y no un mero placer". Madre Teresa.
"Dulcinea es mi bien, dulcineo mi padecer, y adulcinado he de morir". Don Quijote (II, 56)

"Lo peor de morir es dejar de aprender". Albert Einstein

"Un culo es como un donut: todos tienen su agujero" Charles Bukowski

"Si la Iglesia es nuestra Madre, la Sinagoga es nuestra Abuela", Monseñor Lustiger

"Nunca me ofrecieron trabajar en una película en que los indios fueran los buenos" John Wayne

Se podrían llenar enciclopedias enteras con citas falsas o mal atribuídas. De hecho Mirameba, con su seudónimo Abemarim empezó en la Wikipedia una proyecto de citas que llegó a tener ochenta mil entradas hasta que alguien se dio cuenta de que todas eran falsas y que Paco se las iba inventando sobre la marcha...
En el fondo, ¿qué revela una cita falsa? ¿La estulticia de quien la utiliza o su desprecio por las escasas luces de quien lo lee? ¿La ignorancia universal del copia y pega de Internet? ¿Un fallo de nuestro sistema educativo? ¿O esa terrible realidad que llamamos inseguridad?