Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

sábado, 20 de mayo de 2017

Origen mitológico de Madrid

Restos del Alcornoque de Zeus (Madrid)
Madrid ha cambiado desde su fundación, cuando Zeus, convertido en jamón serrano,sedujo a la pobre Palrato, que a poco de comerse una lonchita fue violada por el procaz dueño del Olimpo, justo al borde del Manzanares, y luego abandonada, preñada hasta las cejas... La malvada Hera, siempre celosa, castigó a Palrato convirtiéndola en alcornoque del que salieron los dos primeros madrileños, Merencio y Colcinia, que a pesar de ser hermanos acabaron casándose -los griegos estaban salidísimos- y montaron la primera chabola, a pocos metros de lo que hoy es el Palacio de Oriente, y fueron los antepasados de la raza madrileña de los que descienden por la línea errecta de balón los merengues y colchoneros.
Luego vinieron los Carpetos, origen de los famosísimos Paletos que pueblan nuestras sierras, y más tarde los cartagineses, romanos, godos, moros y cristianos de la gran película madrileña, Cañí Productions. Y Madrid se fue transformando. Donde había un templo, los cristianos pusieron una iglesia. Donde había una iglesia los moros ponían una mezquita. Donde había una mezquita los cristianos ponían otra iglesia. Luego venían los milicianos y la quemaban, y luego volvían a reconstruirla los cristianos, y en el III Milenio empezó una tribu rarísima y nueva, la de los Podemitas, a invadir las iglesias enseñando las tetas, como un nuevo rito. El rito tomó su nombre de la famosa Irrita Maestre...
Más alla de las despechadas podemitas, hay que reconocer que el gran cambio vino con la desamortización de Mendizábal que se llevó por delante iglesias y conventos, con sus huertos y jardines, y empezó la cementización de la capital que tanto pone a nuestros alcaldes, que sienten orgasmos múltiples ante cualquier hormigonera y no pueden ver un árbol sin sentir deseos incontrolables de cortarlo. Se ignora cuál de nuestros ediles acabó con los restos del Alcornoque de Zeus, el antiquísimo origen de Madrid que crecía, ajeno a los peligros de la modernidad, en la Cuesta de la Vega, junto al Palacio Real...

No hay comentarios:

Publicar un comentario