Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

viernes, 5 de octubre de 2012

Discurso a la luz de la luna de Juan XXIII

El 11 de octubre de 1962 -sólo queda una semana para que se cumpla el 50 aniversario- se inauguró la primera de las sesiones del Concilio Vaticano II, hito histórico y de la fe. Fue el primer Concilio de la era televisiva. La gente, asombrada, podía ver en blanco y negro el espectáculo de cientos de mitras en San Pedro, y oír al Papa pronunciando discursos en su salón. Hoy estamos acostumbrados a eso, pero en aquel tiempo, era una novedad.

Una noche de fe y de esperanza
La misma noche de la apertura, el Papa se dirigió a un auditorio que formaba una cruz con velas encendidas. La luna sobre Roma estaba bien alta, y Juan XIII pronunció unas palabras que arrancan todavía simpatía y admiración ante miles de representantes de cristianos llegados de los cinco continentes. Yo ni había nacido, me hubiera gustado estar allí con mi velita, y escuchar al Papa Bueno pero seguramente se oye mejor hoy y ahora en yutub que en directo.
Hay varias grabaciones disponibles en yutub pero están todas incompletas; Faltan trozos. Esta, de la que faltan al menos dos trozos grandes, me gusta más que otras porque el sonido es puro, sin acompañamiento musical:
 



Es interesante escuchar la voz del Papa, muy parecida por cierto -con un ritmo semejante aunque el acento sea distinto- a la de uno de sus sucesores, Juan Pablo II. Al final se le nota ya cansado y emocionado. Disculpad mi pésima traducción del italiano. Para quienes deséen cotejar el original he puesto las palabras exactas  que se oyen en esa grabación, que difieren de otras.
 
 
Juan XXIII, 11 de octubre de 1962.
[Queridos hijitos: oigo vuestras voces. La mía sólo es una voz, pero resume] la voz del mundo entero. Aquí está representado el mundo entero. Diríase que incluso la Luna se ha asomado esta noche –miradla allá arriba- para contemplar este espectáculo.
Así que hoy hemos terminado un gran día de paz. De paz.
Mi persona no cuenta para nada, es un hermano el que os habla, convertido en padre por voluntad de Nuestro Señor, pero todo a la vez, paternidad y fraternidad, es gracia de Dios. ¡Todo, todo! Sigamos por tanto queriéndonos, queriéndonos así, queriéndonos así, mirándonos así en este encuentro, tomando aquello que une, dejando aquello, de haberlo, que pueda ofrecer algo de dificultad. Nada. Fratres sumus.
El espectáculo de esta mañana ni siquiera la Basílica de San Pedro, con sus cuatro siglos de historia, pudo jamás contemplarlo.
Al regresar a casa, os encontraréis a los niños. Dadles una caricia a vuestros hijos y decidles: “Esta es la caricia del Papa”.
Tendréis alguna lágrima que enjugar. Haced algo, decid algo bueno: “el Papa está con nosotros, especialmente en las horas tristes y amargas”.
Y luego todos juntos, cantando para animarnos, suspirando, llorando, pero siempre, siempre llenos de confianza en Cristo que nos ayuda y nos escucha, siguiendo y retomando nuestro camino.
Y ahora atended a la bendición que os doy y también a las buenas noches que me permito desearos.
 
Original italiano
[Cari figlioli, sento le vostre voci. La mia è] una voce sola, ma riassume] la voce del mondo intero. Qui tutto il mondo è rappresentato. Si direbbe che persino la luna si è affrettata stasera -osservatela in alto- a guardare a questo spettacolo.
Gli è che noi chiudiamo una grande giornata di pace. Di pace.
La mia persona conta niente, è un fratello che parla a voi diventato padre per la volontà di Nostro Signore, ma tutti insieme, paternità e fraternità, è grazia di Dio. Tutto, tutto! Continuiamo dunque a volerci bene, a volerci bene così, a volerci bene così, guardandoci così nell'incontro: cogliere quello che ci unisce, lasciar da parte quello, se c'è, qualche cosa che ci può tenere un po' in difficoltà. Niente. Fratres sumus.
Stamattina è stato uno spettacolo che neppure la Basilica di San Pietro, che ha quattro secoli di storia, non ha mai potuto contemplare.
Tornando a casa, troverete i bambini. Date una carezza ai vostri bambini e dite "Questa è la carezza del Papa".
Troverete qualche lacrima da asciugare. Fate qualche, dite una parola buona: "Il Papa è con noi, specialmente nelle ore della tristezza e dell'amarezza".
E poi tutti insieme ci animiamo cantando, sospirando, piangendo, ma sempre, sempre pieni di fiducia nel Cristo che ci aiuta e che ci ascolta, continuare e riprendere il nostro cammino.
Così dunque vogliate attendere alla benedizione che vi do e anche alla buona notte che mi permetto di augurarvi […]

Otra versión, con subtítulos
Una versión algo distinta, publicada en el mismo youtube por inpastv, el canal del chileno Instituto Pastoral creado por el arzobispo de Santiago de Chile, ofrece la verntaja de los subtítulos. Se aprecian las diferencias, es una vesión más completa.
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario