Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

lunes, 4 de julio de 2011

Buenos, malos y perversos

Siento decepcionaros, pero la verdad es que todo era mucho más sencillo de lo que creíamos. Hay buenos, hay malos y hay perversos. Y podéis aplicar el análisis a lo que queráis. ¡Funciona!

El bien absoluto
El bien absoluto es ese niño que está al borde del mar, haciendo un castillito de arena.
Está concentrado en algo tan creativo como efímero. Sus manitas algo torpes levantan desiguales murallas y con un cubo de plástico moldea flanes que son torrres.
Yo no sé lo que piensa el niño, mientras levanta su castillo. El niño quizá esté imaginando mil batallas, con guerreros y almenas, o al contrario, sólo piense en hacer un foso profundo para desviar el agua...
En cambio sí sé que que en algún momento, el niño se aburrirá y dejará el castillo, o le llamará su madre para cenar, y que, finalmente, el mar se lo llevará todo. Pero por ahora, el niño sigue levantando su castillito, sin meterse con nadie. A veces el niño no está solo, son varios los que levantan el castillo. ¡Un equipo! Quien no haya levantado un castillo de arena con otros, ¿qué puede saber de la vida?

El mal absoluto
El mal absoluto es ese otro niño que se acerca. Es un poco mayor que el otro, más fuerte quizá. Se aproxima, observa al chiquito abstraído en sus arenas, y, de repente, le pisotea el castillo. Sí, se lo pisotea bien pisoteado. El otro niño se echa a llorar. Fin de la historia.
Levantamos empresas y naciones, traemos hijos al mundo, levantamos amores y escribimos libros. Castillitos de arena... Viene uno, y nos lo pisotea

Autopisoteo
Todo no se reduce a una historia de buenos y malos. También nos gusta pisotear nuestra propia obra. A veces el bueno y el malo coinciden en la misma persona, y el niño que se aburre destroza él mismo el castillo que levantaba. Pero entonces no llora, se recrea en su obra de creador/destructor. A los niños les gusta jugar a ser Dios y hacer pis sobre un hormiguero a ver qué pasa.
Cronos devora a sus hijos, esposos que se engañan y se mienten, una chica deja a su enamorado, se abortan niños, se abortan amores, se abortan primaveras y Franz Kafka quiso quemar sus manuscritos.
Te pueden pisotear de muchas formas, y puedes pisotearte tú mismo, con auténtica profesionalidad. Conozco niños de cincuentaytantos que llevan toda la vida pisoteando sus más ínitimos castillos... Podemos ser muy malos con nosotros mismos, podemos maltratarnos mucho, y para empezar ser infieles a nuestra vocación, hacer cosas de las que avergonzarnos. Pero hay algo mucho peor que el mal absoluto: los perversos.

El perverso
El perverso no es el que te pisotea el castillo; es el que te dice que es inútil levantarlo; el que te recuerda la inutilidad de todo, que cualquier castillo acabará tragándoselo el mar.
Perverso es el que te cuenta que los Reyes son los padres...
Perverso es también el que justifica el malo y te explica que en el fondo aquel niño que pisoteaba tu castillo, te estaba haciendo un favor...
El perverso te ataca en lo más profundo, te quiere quitar tu fe; en Dios, en tí mismo, en el amor, en tus ideas. Y empieza por los castillos de arena... Que Dios nos guarde de los perversos...

8 comentarios:

  1. ¿Y qué pasa con los "estúpdos? Te recomiendo la lectura del "Allegro ma non troppo" de Carlo Cipola, donde expuso su celebérrima "teoría sobre la estupidez". No hay que olvidar que los estúpidos son una variable fundamental de la ecuación, todavía más perversos que los Perversos. Pues al menos el Perverso sirve a determinados intereses, pero el estúpido... jode a todos y se jode a sí mismo, por tonto.

    ResponderEliminar
  2. "STULTORUM INFINITUS EST NUMERUS ..."

    "EL NÚMERO DE LOS ESTÚPIDOS ES INFINITO .."

    SÍ.... PERO NO SON TODOS IGUALES ... LOS HAY DE TODAS LAS CATEGORÍAS ... LOS HAY QUE ROZAN LO SUBLIME .... ALGUNOS, COMO ZAPATERO, HAN CREADO ESCUELA ......

    ResponderEliminar
  3. Realmente,no soporto ni a estupidos ni a los perversos, pero a los primeros los capto rápido, en su cara se refleja la ESTUPIDEZ, y eso se nota, por lo que no les hago caso, pero el perverso es mas sutíl, y puede dañar más facilmente sin darte cuenta de ello hasta que es tarde.
    ¡¡¡¡ Dios nos libre de ambos dos!!!!
    Mª Jesús

    ResponderEliminar
  4. Que bueno, mi muy querido! Das en el clavo. Mi mujer decía que Arzalluz era un enfermo, y hasta me decía cual era su patología. Yo le decía, "desengáñate, mujercita, todavía existen personas buenas, personas malas y personas perversas. Y este es, sencillamente, perverso". (Arzallus, para quien no se acuerde, es aquel que diu: "unos mueven el árbol (los terroristas de la ETA) y otros recogen (recogemos) las nueces (el PNV)" frase que le convierte en "ser perverso, malvado, amoral, demoníaco")

    OTdB (ahora también en español)

    ResponderEliminar
  5. Luisito, me gusta el sistema de tu blog para introducir comentarios. Valora los que tienes, nos lo curramos de verdad. Otra vez un abrazo

    OTdB (ahora también en español)

    ResponderEliminar
  6. El estúpido es el que sigue por la playa al culo de una señorita en tanga, obviando el resto de su cuerpo y de su ánima. Tropieza con el castillo de arena que no estaba en su campo de visión, ni se le esperaba por allí. Trastabilla y cae sobre el angelical zagal clavándole la rodilla entre las corvas mientras se le escapa las nalgas unidas a la señorita y solo acierta a pensar en el paraíso perdido.

    Me uno al anónimo que habla de Carlos María Cipolla.
    Puede visitarse en este enlace.

    http://humanismoyconectividad.wordpress.com/2007/10/17/leyes-fundamentales-de-la-estupidez-humana/

    Cierto empresario, sagaz e inteligente, me confesó que se ayudaba para su vida profesional y personal del diagrama que se describe en ese enlace bajo el epígrafe de la tercera ley fundamental. Incluso para contratar a trabajadores y para elegir amigos. Es un método inteligente, simple y extraordinario para orientar las relaciones con el género humano y muy especialmente para medir los actos e intenciones propios.

    Para Ortega, igual que para Cipolla, los mas peligrosos son los estúpidos. No descansan. Son peligrosos aunque no se lo propongan. Hacen daño siempre, quieran o no.

    ResponderEliminar
  7. Pero en el fondo, ¿no es la estupidez una forma de maldad? ¿O hay alguna diferencia notoria? En Francia se dice "Bête et Méchant", luego no parece ser lo mismo. Y las mamás le dicen a los niños "mi tontito" porque el niño pregunta si los barcos para andar en el mar tienen piernas. Creo que hay tontos que no son malos -lo que no quita, efectivamente, que sean peligrosos- y en el fondo la bondad ciega, la caridad, la generosidad, ¿no es de alguna forma un acto estúpido per se, independientemente de cualquier juicio moral? Ayudar a quien nos quiere exterminar, ¿es bueno, malo o estúpido?

    ResponderEliminar
  8. Mi padre siempre decía que los estúpidos eran mucho más peligrosos que los malos inteligentes. Con el tiempo, creo que le doy la razón...

    ResponderEliminar