Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

sábado, 27 de agosto de 2011

Nada te turbe

Ayer en Misa volví a encontrarme con el panorama habitual; yo era el más joven y me rodeaban, esparcidos entre los bancos, un montón de maduros, muy maduros, madurísimos, viejecitos, carcamales, ruinas babilónica y momias de la Novena Dinastía. No he podido dejar de añorar esos días de la Jornada Mundial de la Juventud; una semana ya desde aquel sábado en que un millón y medio de chavales se juntaron en Cuatro Vientos.
La juventud es su propio adorno y la JMJ ha supuesto para Madrid un cambio total de decorado físico y espiritual. En barrios de nuestra envejecida capital demasiado caros para quien no sea rentista, de repente veías las calles ocupadas por gente entusiasta, vestida de colores y sonriente, que visitaba los museos, invadía las terrazas y llenaba las iglesias.
No penséis que sufro de efebofilia ni de ilimitada simpatía por lo joven. A mí, en general, los adolescentes me tocan un pie y la yema del otro; pero sí reconozco que ante lo nuevo todavía me conmuevo; cursilería quizá, o también ilusión. Se rompe una rutina, se constata un cambio de paradigma y quizá por ello también piensas distinto y ya no te importa tanto la opinión ajena.

Un poema de Santa Teresa
El jueves pasado día escuché de boca de unos jóvenes peregrinos franceses una versión musicada del poema" Nada te turbe" de Santa Teresa. Me parece una música bella, sencilla y pegadiza para unos versos excepcionales. Nada te turbe / Nada te espante / Todo se pasa / Dios no se muda / La paciencia / Todo lo alcanza. / Quien a Dios tiene / Nada le falta / Sólo Dios basta. etc.

Versos castellanos en el alma de Edith Stein
Este poema y otros de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz calaron hondo en una joven judía, Edith Stein, brillante discípula de Husserl, quien al convertirse en Carmelita, adoptó un extraordinario nombre compuesto donde combinaba los nombres de sus poetas y santos favoritos Teresa Benedicta de la Cruz.
Edith Stein fue detenida el 2 de agosto de 1942 en el monasterio de las Carmelitas de Echt (Holanda). El día 7 ella, su hermana Rosa y otros 985 judíos salieron en un convoy, camino de Auschwitz. Llegaron dos días después. Edith y Rosa fueron obligadas a desnudarse y meterse con las demás víctimas en una cámara de gas, las famosas "duchas" de las que no manaba agua sino gas Zyklon-B. Su cuerpo fue incinerado como el de tantos, y un poco de Edith salió de las chimeneas de Auschwitz. Sus restos se libraron de ese deporte siniestro del catolicismo que consiste en trocear gente para convertirla en reliquias.
De sus asesinos nadie recuerda el nombre, perdido en el albañal de la Historia, en el infecto lagar de los verdugos; pero ella fue proclamada Patrona de Europa por San Karol.
Podríamos aplicarle los versos finales del gran poema teresiano: [...] Del infierno acosado / aunque se viere, / burlará sus furores / Quien a Dios tiene. Vénganle desamparos, / cruces, desgracias; /siendo Dios su tesoro, / Nada le falta. / Id, pues, bienes del mundo; / id, dichas vanas,/aunque todo lo pierda, / Sólo Dios basta.
El poema de la Santa de Ávila fue musicado por Jacques Berthier, es el número 50 de las 71 obras que ofreció a la comunidad de Taizé.
<>

1 comentario:

  1. Hoy me he llevado una sorpresa al leerte. Conocía tu vena festiva y carnal, no la espiritual. Y la verdad es que Edith Stein es un personaje extraordinario.

    ResponderEliminar