Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

jueves, 24 de enero de 2013

La verdad sobre Prim desvelada

La gente no somos muy listos. Prueba de ello es nuestra capacidad para el autoengaño. Y no lo digo por la fe, que al fin y al cabo pretende darnos una miaja de esperanza ante la evidencia de nuestro aniquilamiento, sino por todo lo demás. No veo qué hay de esperanzante en creer a estas alturas en el poder maléfico de las plumas del pavo real o la influencia de los astros.
Entrad en cualquier librería importante y veréis la cantidad de libros esotéricos sobre masones, templarios y extraterrestres que se compra el personal. "La dieta de la avellana" "Lagartos tántricos" "El poder de sanación de los algarrobos". Y no te digo ya si escoges los libros de educación (?) sexual que te convencen de que puedes pasar del apacible estado de osito panda a la de salvaje semental mediante un ejercicio de voluntad...
Pero nada, por demente que sea, puede superar en el tontómetro nuestros libros de Historia, o histeria o historieta. Hay gente que se empeña en ganar la batalla del Ebro a base de disparar tinta en cañones de papel, que bueno, supongo que es una forma de entretenerse, contarse una peli de buenos y malos, etc. ¡Son como niños!
Una de las ventajas de inventarse la Historia es que puedes decir prácticamente lo que te dé la gana con cara de seriedad. Te das mus en pase negro, y echas el órdago a la grande con tres pitos y un cuatro, a ver si cuela.

Jamás, jamás, jamás
Por ejemplo, podríamos escribir que Juan Prim, cuyo bicentenario estamos preparando, era en realidad un hábil sarraceno, Abd-el-Prim, tio abuelo del famoso líder rifeño, se la tenía jurada al Sultán marroquí porque los dos estaban enamorados de la misma cabra y el Sultán se le adelantó. Así que Abd-el-Prim se hizo pasar por cristiano, catalán, militar y negrero.
Se dice que a Prim lo mataron partidarios de los Borbones por lo que dijo en el Congreso de los Inputados, el famoso "Jamás, jamás, jamás".
Lo que de verdad dijo Prim en el Congreso fue una proclama: "Hamás, Hamás, Hamás" y el atentado lo realizaron agentes sionistas de la OTAN disfrazados.
Me diréis que esto que digo es una chorrada. Pero la verdad es tal la cantidad pasada y presente de chorradas que se han dicho sobre Prim y sus asesinos, que una más no se va a notar.

1 comentario:

  1. Pensé que la canción era: quizás, quizás, quizás...
    Gracias por escribir :)

    ResponderEliminar