Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

sábado, 21 de septiembre de 2013

El gran coñazo español

España es un coñazo progre y las comedias se nos dan fatal.

Pasan los años pero el cine español sigue sin cambiar. La secta subvencionada. Ayer vi con curiosidad "La gran familia española" una pretendida comedia de situación.
En el primer minuto de diálogos ves al chico retrasado mental preguntarle a su hermano "¿te estás masturbando?" ni siquiera usa uno de los innumerables vocablos para referirse al amor por uno mismo como el "echamos unas pajillas" de Torrente, que es más natural. Treinta segundos después aparece la pequeña de la familia que se supone que tiene diez años diciendo "creo que soy lesbiana".
Los diálogos parecen sacados de revistas de sicología, basura del tipo: "no me gusta el rol que me asignas, debes profundizar en los auténticos deseos de tu yo profundo". Una escena "cómica" consiste en que en un momento dado un chico reza el padre nuestro y su hermano le pregunta "¿te sabes el padre nuestro?" y el otro que no, que se lo ha bajado por la app del teléfono, lo cual resulta especialmente llamativo dado que se supone que estudiaron en colegios de curas. La pareja que se va a casar, un yogurcito y una maciza querían llegar vírgenes al matrimonio, lo confiesan a su familia que naturalmente se desencaja de la risa. El único periódico que ves es El País -¡como no!-
Naturalmente el chico que quería llegar virgen al matrimonio acaba sin casarse pero calzándose a las dos hermanas de las que se había enamorado, todo muy normal.
Se han debido gastar una pasta en la película porque está bien producida. Lo malo es que no te crees nada, no entras dentro. Lo único que sí funciona es el final, una tragedia, porque las tragedias sí que se nos dan bien, y al final te revelan el gran secreto familiar oooh, aaah. Es la parte más humana aunque no especialmente creíble.
Lo que sí se puede agradecer a los productores es que han limitado la sesión de adoctrinamiento progre, no nos han impuesto la típica pareja gay que ha decidido donar su esperma a una pareja de lesbianas para luego repartirse la producción de hijos, el rubio pa nosotros el moreno pa vosotras que sería lo más normalito en una producción española. Eso nos lo han ahorrado.
Los actores no me los creo pero son eficaces. El más viejo es más natural. Los más jóvenes son flor de gimnasio, y claro, no puedes pretender que quien se tira tres horas al día mirándose el ombligo además tenga una buena elocución y se le entienda cuando hable.
Bueno, dado que el público español se ha alimentado a base de Aidas y Serranos, Wiomings, Clubs de la Comedia, Horas Chanantes y Buenafuentes, no es necesario decir que había gente en el cine que se reía. No muchos. La vulgaridad de Torrente es más eficaz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario