Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

domingo, 8 de septiembre de 2013

Sobre urracas y urracos

Que el proyecto olímpico de Madrid pinchara, por tercera vez consecutiva, lo puedo digerir; es una cuestión de tiempo y de bicarbonato. Lo que se me atraganta es pensar en todos los españoles que se alegraron por ello, todos esos Wioming del cuanto peor mejor, hagamos un chiste, jajajá.
No me refiero a nuestra izquierda casposa de toda la vida, nuestros catetalanes o vasquerosos ejercientes, los gibraltareños del alma que están ya desde hace años instalados en la traición, sino en esos tristes ateneístas, esos amargados profesionales, esos monumentos al fracaso cuya línea mental puede resumirse en "de qué se habla que yo me opongo". Son los hijos de Doña Urraca, aquel asqueroso personaje de los tebeos de mi infancia... ¡Qué mala era! Siempre de negro, con su eterno paraguas colorado que usaba como arma ofensiva siempre que podía... Son las urracas y los urracos, siempre descontentos y dadores de lecciones no pedidas, analistas a toro pasado, casandras de pacotilla.
Para ellos toda aventura es inútil, todo descubrimiento perjudicial, toda fiesta ocasión de luto y de monserga. Son como sus abuelos y serán como sus nietos. No puedes contar con ellos para nada, para arrimar el hombro o dar una palmadita de ánimo pero si al final te estrellas, no te preocupes, que ellos te explicarán por qué.
Así que si eres uno de esos, que en el fondo querías ese fracaso, deseabas ese fracaso para demostrarte que tenías razón, que Rajoy es malo, Botella inepta y que hay que ver cuánto dinero malgastado habiendo tanto paro en España y hambre en el mundo, bla, bla, bla, por favor, no comentes estas líneas. Alégrate en silencio, pero no me toques a mí las narices. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario