Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

sábado, 8 de enero de 2011

Reivindicación del delator

Lo que podría decir del tabaco y su prohibición
El debate del momento es la prohibición talibán del tabaco en los bares y a lo mejor os extraña mi silencio al respecto o ante las declaraciones de la Pajinera Mayor del Reino invitando a denunciar a los contraventores de tan digna medida.
Os podría referir sabrosas anécdotas acerca de la jurisprudencia existente sobre el llamado  derecho de admisión, uno de los campos más caprichosos del Derecho.
Os podría soltar un rollo babilónico acerca de la esencia del derecho de asociación, de la posibilidad de que personas adultas se reúnan en un lugar dado para realizar una actividad que ni es, ni ha sido hasta ahora tipificada como delictiva; de cómo si la ley lo permitiera, muchos bares serían sólo para fumadores y por tanto ningún no-fumador se vería afectado.
Os podría contar que hace siete años en la Biblioteca Nacional se desarrollaban sabias y divertidas tertulias que desaparecieron al día siguiente de prohibirse el tabaco en la cafetería; las obras realizadas para separar la zona de fumadores de la zona libre de humos al final resultaron un gasto inútil y liquidaron aquellas encantadoras reuniones en que se hablaba de todo y se fumaba mucho.
Podría ponerme más pelmazo que de costumbre, ceder a la melancolía, pronunciar un adiós enternecido a mis proyectos de Churro Alegre: adiós alegría, adiós España de toda la vida, bienvenidos a la pezadilla, al Zueño del Zubnormal. ¡Ya semos europedos!
También podría transmitiros mi preocupación acerca de la constante escalada liberticida: hoy el tabaco, mañana el café, y al siguiente nos indicarán cuántos pensamientos impuros podemos tener al día, que se nos va a secar la médula y nos va a salir pelo en las manos, y cosas de idéntica enjundia.
No es que me guste ir a la contra; pero estos tíos sacan lo peor de mí. Mira que nunca me han gustado los toros, que me parecen un espectáculo cruel y estúpido; pero desde la prohibición en Cataluña estoy considerando la posibilidad de estudiarme el Cossío de memoria y gastarme lo que no tengo en un abono de San Isidro. Iré a los toros con una bolsa para vomitar y gafas oscuras para no ver, pero iré, cáspita, con tal de llevar la contraria a estoz enloquecidoz tocapeladillaz.
Tampoco fumo, apenas un purito de Pascuas a Ramos, y no me trago el humo. He visto demasiados enfisemas y botellas de oxígeno; oído demasiadas toses agónicas y respiraciones espasmódicas; visto demasiadas flemas como para tener ganas de fumar. Pero a la luz del nuevo ukase estoy considerando la posibilidad de hacerme fumador de verdad,  de los que se tragan el humo y crían estalactitas en los alveolos.
Podría insistir en la idea de que este tipo de prohibición es contraproducente porque asimila la infracción a una norma claramente abusiva con una reivindicación del humano albedrío y convierte al adicto en un héroe de la libertad. Mucho más eficaz, a mi juicio, sería enseñar fotos de los pulmones de un fumador. Una imagen sigue valiendo más que todos los discursos que se oyen en el Congreso de los Imputados. De hecho, los productores de tabaco nos volvieron adictos a todos al imponer sus cigarrillos en las películas de Hollywood (véanse las fotos ad hoc).
Podría argumentaros que un gobierno de abortistas y aborteros que patrocina el asesinato masivo de cientos de niños cada día en la tripa de sus madres -niños sanísimos y perfectamente viables- no entiendo que se preocupe por nuestra Salud colectiva. Debieran preocuparse más bien por su salud mental, que basta ver una foto del Zapa y de sus mariachiz para comprender que la primera reforma de España es el tranxilium gratuito y obligatorio para los ministros. Al lado del Zapa hasta el Dr. Lecter es un modelo de cordura.
Podrían insistir también en la convergencia de la prohibición del tabaco con la de los tigretones, el deseo de estos locoz perdidoz de prohibirlo todo. La Nouvelle Gauche se ha quitado la careta: ¡atiza!, pero si es nuestra vieja Inquisición de toda la vida, los carlistas de nuevo cuño que han descubierto gracias a las monsergas del padre Salvá que el liberalismo es pecado. El credo es distinto, pero la mentalidad idéntica: Alá Akbar, y a para de contar. ¡Vivan las caenas! ¡Muera la libertá! Ahora los malos no son los masones ni los judíos ni los homosexuales, ¡son los fumadores! Y mañana seremos los gordos, que sí, que dirán que desgastamos las aceras y después de los gordos, ¿cuál será el nuevo enemigo? ¿Los niños que aprenden a tocar el piano? ¿Los inventores de muebles de metacrilato? Este gobierno de taradoz y fracazadoz que nos han dejado en la ruina, con cinco millones de paradoz y a las puertas de una nueva Dezamortización para que nos roben lo que queda -el botijo de la abuela y la Catedral de Burgos- cada día que pasa se inventa un nuevo enemigo y un nuevo problema.

Mi interesado silencio
Pero en realidad todos estos discursos y monsergas son perfectamente inútiles e incluso contraproducentes. Resulta obvio que al Gobierno le interesa que se hable del tabaco y no del paro, le interesa que dedique mis energías a constituir un Partido de los Fumadores para robar votos a un PP que se suicida solito sin necesidad de que nadie le ayude.
Pero hay una razón más poderosa para que yo calle, para que no critique esta nueva manifestación de locura monclovita. Y es que había puesto mis esperanzas en la nueva profesión de delator. No sé si os lo dije pero como soy muy pobre yo ya no escribo nada que no me paguen ni me meto en ningún fregado donde no pueda sacar un puñado de euros. Metalizado de la cabeza a los pies, estoy. Así que me he pasado al enemigo con armas y bagaje, o mejor dicho, me hubiera pasado, de no haberme llevado una tremenda decepción: el lunes pasado llamé al Ministerio para preguntar cuánto pagaban por delatar a amigos fumadores; ¡Resulta que no pagan nada! ¡Qué chasco! Y yo que ya tenía mi lista preparada... ¡Noventa nombres ordenados alfabéticamente! Y no sólo amigos del alma, también amiguetes, conocidos y hasta perfectos extraños a los que veo echar humo a escondidas en los retretes de la Biblioteca Nacional. Ajajá, ¡te pillé!
De verdad, estoy indignado. Incluso San Pablo pensaba que había que pagar al que trabaja. ¿Cómo pretenden que me dedique a delatar al personal si no me dan nada a cambio? ¿Sólo por amor al arte?
¡Anda ya!

¿Delatores funcionariales o de mercado?
De ahí mi sugerencia: que el Gobierno regule por la vía más urgente la profesión de delator para incentivar la natural vocación que algunos tenemos por tan noble actividad.
La cuestión estribaría en saber si queremos delatores funcionarios con sueldos, trienios y productividad, o si preferimos delatores a destajo cuyos emolumentos dependan del número de piezas cobradas.

Vindicación de los delatores
Me parece vergonzoso que ante la desidia gubernamental los delatores tengamos que emigrar. Así, después de los físicos, los químicos, los médicos y los empresarios, los delatores españoles tendremos que dejar nuestra patria, nuestro vecindario y nuestros tiernos cebollinos para sobrevivir bajo otros cielos. Oh, España madrastra, ¿por qué tus mejores cerebros tienen siempre que fugarse? ¿Por qué los mejores profesionales de la denuncia, los reyes del chivatazo, esos que han sido formados a costa del Estado con el dinero de los contribuyentes, van a ejercer sus habilidades a EE.UU. China o Luxemburgo?
Esta mañana acompañé a Barajas a mis émulos y fámulos el Repelente Niño Vicente y el Pelota Boing Boing, viejos compañeros de infancia que delataban a sus compañeros de clase "Seño, seño, ¡Luis se ha comido una tiza!"; ah, recuerdos de la tierna infancia, dulce lluvia del pasado que fertiliza el yermo secarral de mi soledad...
A Boing Boing le entregamos hace poco el Judas de Oro con sus treinta monedas, y Vicente es uno de los grandes: no había cumplido 20 años cuando ya lo declararon persona non grata en su pueblo natal, ¡otro talento desaprovechado! ¿Y qué decir de nuestros maestros históricos en el sendero de la traición, que envejecen solos y abandonados en distintas residencias de la cuarta edad? El pobre Vellido Dolfos y su ancianísimo padre Dolfos Vellido, el obispo Don Opas y el Conde Don Julián, don Tomás de Torquemada y el Rey Felón, todos los grandes chivatos están muriéndose en nuestros depósitos para viejos.
Yo os digo, ¡basta! Reivindiquemos el derecho al cobro de quien realiza una labor social útil y provechosa, de quien defiende con su trabajo oscuro y a veces tan arriesgado el Imperio de la Ley. ¿Acaso no elogió Joseph de Maistre la noble profesión de verdugo? Defenderé yo a los delatores: Compañeros de la denuncia, avariciosas hienas, ¡uníos a mí! Exijamos una regulación justa y razonable de una actividad que la sociedad demanda y la ley requiere. ¡Delatores todos que me escucháis, no lo hagáis por vosotros, ni por vuestro digno sueldo, ni por vuestros hijos! ¡Chivaros por España! ¡Denunciad por España!

14 comentarios:

  1. Me duelen las mandíbulas de reírme Luis. Nunca imaginé una apología del chivato, además brillante.
    Cuanto llamaste al Ministerio para ver cuanto pagaban por delación, te mintieron Luis. Este mundo requiere otro lenguaje. Prueba a llamar con esta propuesta: Vamos a hacer una asociación sin mas ánimo de lucro que los luengos sueldos propios y de mis amigos, cuyo fin principal será el siguiente: Observar la nidificación del Camachuelo Trompetero utilizando como medios la utilización intensiva de redes sociales. Como fines secundarios: aprovechar los contactos en las redes sociales, para promocionar la píldora abortiva, el voto al partido, las relaciones homosexuales, terminar con los contumaces a estas prácticas y sobre todo para denunciar a infractores del tabaco y club ilegales de fumadores, que hacen daño al Camachuelo Trompetero con sus humos.

    Te dirán el presupuesto que tienen para asociaciones con tan nobles fines y las 20 monedas vendrán envueltas en papel ecológico, dentro de una caja progresista.

    Por cierto este ave, se cargó la ampliación del puerto de Cartagena, gracias a una asociación parecida. Desde entonces no se la ha vuelto a ver.

    ResponderEliminar
  2. Quiero decir que no se ha vuelto a ver al ave: al Camachuelo Trompetero,(en mayusculas y si me apuras con Don) porque se debió fugar con la asociación.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno Luis, pero que muy bueno, el año nuevo te ha sentado bien, que sigas así.
    Y haz caso de los consejos Trompeteros, que por ahí va la cosa.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre te doy la razón. Sobre todo en tus primeras reflexiones a propósito de la castración de la libertad individual y las cortinas de humo -con perdón- que nos tienden estos peaZo demócrataZ. Me ha llegado al alma lo de tocapeladillaZ.

    Tu apología del delator... sublime. Tienes la virtud de escribir como hablas y te aseguro que quien te conoce te escucha al leer cada una de tus frases. Y no sé si esto es bueno o malo, conociéndote...

    Un abrazo, y te recuerdo que yo no fumo (de momento).

    ResponderEliminar
  5. Queridisimo y admirado tocayo;

    He aquí que me encuentro con esta pequeña obra de arte, justo cuando me disponía a desearte toda la dicha que te mereces en este poco esperanzador 2012, a la vuelta de un corto periplo por las Galias.
    Pues sí. Ya ves...En este preciso instante en el que estaba considerando la posibilidad de darles un respiro –nunca mejor dicho– a mis saturados alveolos, me veo obligado a incrementar mi tasa habitual de nicotina, como respuesta ineludible ante esta nueva escalada, en la obstinada cruzada higienista anti–tabaco.
    Pero la cosa no acaba ahí. El decreto divino que declara altamente perniciosa la transmisión audiovisual de festejos taurinos –ante los que mantengo una posición simétrica de la tuya– equiparándola a la exhibición de temas relacionados con el terrorismo etc, me impele a sostener una postura protaurina extraña a mi habitual discreción en asuntos que me son, como mínimo, ajenos.
    Si a todo ello añadimos mi ya no tan reciente actitud de defensa de los creyentes católicos, frente a la embestida irracional de los ateo–progresistas, definitivamente están haciendo de mí una especie de "hombre–oxímoron".
    Lo cierto es que los aires que respiramos fuerzan a quien como yo pretende ser sempiternamente moderno a ciertas contorsiones anímicas, muy poco confortables.
    Y...lo peor es que de ahí a payaso, un paso.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por vuestros amables comentarios, cómo se nota que os subvenciono con mi fondo de reptiles.
    J.L., anoto tu sugerencia sobre lo de constituir el Observatorio del Onanismo del Mosquito Tigre con Guantes de Boxeo; ahí hay pasta que ganar, es una idea que no desaprovecharé. Chicos, tenemos que salir ya de una vez de pobres. Yo ya tengo bien empuñado mi cuchillo cachicuerno dispuesto a endiñárselo a quien haga falta.
    Juanma, tienes toda la razón; mi realidad es todavía más monstruosa que mi ficción.
    Saco, no te preocupes, los hombres oximorones han sustituido a los metrosexuales. David Beckam lo reveló ayer a la revista Machoman, I am a blue oxymoron, like Papa Pitufo. Tocayo, ¡has abierto caminos insospechados!

    ResponderEliminar
  7. O sea, que de dar la lata a delatar, el camino es corto.

    ResponderEliminar
  8. Yo también soy fumador.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Para ampliar datos sobre la Ley Persecución y Acoso contra los Fumadores dejo estas dos entradas:

    1.- Postura (impresentable) del PP:

    http://www.escolar.net/MT/archives/2011/01/la-postura-del-pp-sobre-la-ley-antitabaco.html

    2.- Artículo (estupendo) de Gregorio Morán en La Vanguardia, del 8 de enero de 2011:

    http://elcomentario.tv/reggio/tag/gregorio-moran/

    Saludos a todos

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Vaya con el PP !!

    Pla te agradezco los enlaces. El segundo es muy bueno, pero el primero ha hecho temblar, otra vez, mi fe en la humanidad. Ahora los liberales del PP se han vuelto intervencionistas, justifican la intervención hasta para dejar de fumar. Si llegan a nacer rusos, en la épca de Stalin, acusan a éste de facha. Votaré a Brios en las próximas elecciones y en las diez siguientes.

    ResponderEliminar
  11. No acabo de entender cuál es la postura "impresentable" del PP ni qué es lo que contiene el primer enlace que abre ojos y fiebres antielectorales.

    Con el pretexto de esta ley se están desatando muchos otros asuntos que nada tienen que ver con el consumo de tabaco en determinados espacios. Si bien, como ya decía en mi primer comentario, estoy de acuerdo en la denuncia de Luis de la castración de libertades individuales, esta privación no se reduce únicamente a esta ley sino a muchos otros aspectos, comportamientos y leyes de única responsabilidad del PSOE y el gobierno actual.

    El estupendo artículo de G. Morán va en la misma línea que este de Luis y también con grandes dosis de ironía.

    ResponderEliminar
  12. Mi admirado, en tantas de tus intervenciones, Juanma:

    Este servidor, antes fumaba en las peceras (tan parecidas a las jaulas de cristal para tiburones) de Barajas, en bares para fumadores, (y no fumadores si se atrevían), en hoteles con habitaciones para ese vicio y en lugares en fin, destinados a no perjudicar a los virtuosos de los pulmones, salvo que se empecinaran en ser camicaces, que son libres.

    El PP, en esa entrada, ha calificado estas medidas restrictivas de insuficientes y optan por prohibir también esos paraísos para viciosos de la hebra, a fin de “ayudarlos”, desde el Estado, a dejar de fumar.

    Yo agradezco enormemente esta intención. Créeme que me conmueve. Pero estaría mucho mas agradecido si me dejan elegir hacer lo que quiera, siempre que no perjudique a nadie, y si los liberales, para evitar confusiones, se dejan llevar por este norte,

    Por cierto, he dejado de fumar, con la ayuda de unas pastillas caras eso sí, sin angustia, insomnio, nervios o síndrome alguno de abstinencia. Como soy especialmente vicioso, hubieron de aplicarme un tratamiento mas largo y caro del común, con un coste total aprox. de unos 500€. Parece ser que la Administración, se ha ahorrado, unos 5.500€ aproxim. (estudio de un hospital de Orense) en el tratamiento de mi futuro cáncer pulmonar (mas de diez veces el coste del tratamiento para no enfermarlo). Algún iluso se preguntará, por qué no subvencionan ese tratamiento, para sanear las cuentas, a quien LIBREMENTE, decida dejar el delicioso vicio, en vez de andar echándoles de las peceras, sabiendo que fuera de ellas, casi no pueden respirar, porque carecen de agallas.

    La respuesta, es que el Estado dejará de percibir unos 33.700€, (116.9€ por 1000 cigarros R. D. 13/2010) que es lo que recaudaría por impuestos del tabaco, míos exclusivamente, en los próximos 20 años, frente a los ridículos 5.500- 6000€ como mucho del tratamiento de mi futuro cáncer pulmonar, (siempre a Euros de hoy).

    Conclusión: menuda putada he gastado al Estado con dejar de fumar. Aquí está la respuesta también al por qué se prohíbe el tráfico de cocaína (que es un veneno) y el tráfico de tabaco (otro veneno), es mas que protegido, tiernamente mimado, por el paternal y protector Estado, eso sí, demonizando persiguiendo y azuzando a los envenenados. Pero el colmo es que digan que los azuza el Estado por su bien, para “ayudarlos”.

    Si es pa tronchar la verga en las ijadas destos analfabestias, como decía el maestro de mi pueblo. (Lo digo en broma, él no, por eso salí tan buen chico).

    ResponderEliminar
  13. Si los ciudadanos españoles no fueran como son,(y ¡no me hagais chistes malos, por favor!, y en vez de aprenderse de memoria las cifras estadísticas publicadas por cualquier papelucho emborronado con bazofia, se preocupasen de analizarlas un poco, se enterarían que las muertes anuales atribuidas a causas relacionadas con el tabaco, en España, rebasan con mucho a las correspondientes a la bajas militares americanas en viet–nam, en un paríodo similar.
    Si además tenemos en cuenta que aquellos chicos eran fumadores de tabaco y otras hierbas en un 75 por ciento…
    Y si encima tenemos en cuenta la cifra de ese famoso 10% de fallecimientos anuales, debidos al nefando vicio, las cuentas de gastos de la SS no me salen.
    Ese porcentaje de muertos habrá que restarlos lamentablemente del gasto global de sanidad. ¿ O no? ¡A ver si va a resultar que suponen un ahorro!
    Pues eso.

    ResponderEliminar
  14. Te imagino Luis, cabizbajo, meditabundo y cariacontecido, sumido en hondas filosofías.

    Mientras aquí me tienes, hozando en dornajos indecorosos y revolcándome por lodos de zahúrda en la inmensa red.

    Vuelve en ti Luis, que está la grey abandonada y escribe algo que merezca la pena ser leído.

    Un abrazo

    ResponderEliminar