Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

domingo, 16 de octubre de 2011

Los virtuosos carniceros

Me he pasado la semana pasada leyendo y releyendo las Meditaciones de Marco Aurelio. ¡Qué mente! ¡Qué luminosas consideraciones! Hay en Marco Aurelio una versión pagana de la caridad y un elogio constante de la paciencia. Muchas debieron ser las virtudes de aquel emperador, admirablemente educado primero como joven patricio y luego como heredero del Imperio.
Y sin embargo, fue durante su imperio cuando los primeros cristianos de las Galias, recibieron el martirio. En el año 177, para ser más exactos -Marco moriría en el 180- los Mártires de Lyon conocieron en su pobre y sufrida carne cuánto dolor podían infligir el emperador filósofo y sus secuaces a quienes no comulgaban con lo oficial. Resulta conmovedora la lectura de la Carta de los Mártires que reprodujo mucho tiempo después Eusebio (puede leerse aquí una versión francesa bilingûe con el original griego).

Hablamos del año 177 como podríamos hablar del 2011 en que la fe cristiana es perseguida en tantas naciones. Durante toda la semana hemos recibido noticias del martirio de los coptos egipcios entregados a la fiera islamista. El progreso es una farsa y la historia una interminable repetición.



Pienso también en Maximilien de Robespierre, aquel jurista cuyo apellido ha quedado para siempre ligado al Terror. Y sin embargo, recibió en vida los títulos de Virtuoso e Incorruptible. Para saber, más allá de la propaganda, lo que pensaba ese individuo, basta con leer su Informe sobre los principios del Gobierno Revolucionario, discurso claro, contundente y florido que pronunció un día de Navidad, para más Inri. Ah, perdón, no, que la Revolución abolió la Navidad, era el día 5 del mes de Nivose del año II de la Revolución...
Es curioso como Satanás siempre ha sabido revestirse de virtud. Virtuosos filósofos, virtuosos emperadores, virtuosos pontífices, virtuosos políticos, virtuosos caudillos, todos ejemplares carniceros. Calvino, Lutero o los Papas que combatieron, ¿qué enseñaron si no es a matar y odiar en nombre de Cristo? ¿Qué lecciones pueden darnos los fanáticos popes de las iglesias ortodoxas?
Y los virtuosos laicos, los grandes socialistas que han perseguido hasta la muerte todo aquello que diferencia el hombre de la bestia, su espíritu, su fe, su esperanza, su libertad, su arte, ¿qué lecciones nos pueden dar?
Afortunadamente, la testaruda vitalidad de la fe resucita aquello que se pensaba exterminar y erradicar para siempre, y comentamos aquí la reconstrucción íntegra de la catedral del Cristo Salvador en Moscú.
Y pronto, de aquellos virtuosos carniceros sólo podremos repetir la lapidaria sentencia de Séneca: [...] muy pronto se habrá olvidado todo lo de sus verdugos, hasta sus crímenes, que fue lo único que les conquistó fama (Consolación a Marcia).

5 comentarios:

  1. SI CRISTO NO FUERA DIOS NO HUBIERA TRAIDO A LAS ALMAS AQUELLA TURBACIÓN, AQUEL QUERER PROFUNDIZAR, AQUEL ARDOR, AQUELLA ANSIEDAD QUE ENCONTRAMOS EN LOS GRANDES CRISTIANOS ....
    NO EXISTEUNSAN PABLO BUDISTA ...
    NI UN SAN AGUSTÍN ZARATHUSTRIANO ...
    NI UN PASCAL MUSULMÁN .....
    NI UN SAN JUAN DE LA CRUZ CONFUCIONISTA ..
    NI UN SAN FRANCISCO DE ASÍS BRAHMÁNICO ...
    TODAS LAS RELIGIONES AL LADO DEL CRISTIANISMO, SEMEJAN UN HORNILLO AL LADO DE UN VOLCÁN ....

    ResponderEliminar
  2. Hasta la sabiduría popular lo refleja: "A Dios rogando...". Creo que es una cualidad muy humana, entendiendo por humana que es propia del común de los mortales. Se pretende aparentar siempre una virtud, una moderación, un saber estar... pero la realidad es muy otra y suele ir cargada de fobias, odio y muerte. Eso sí, a oscuras.

    ResponderEliminar
  3. Para matar poder matar al prójimo, primero hay que deshumanizarlo (privarlo de caracteres humanos). Antes de matar, los asesinos invirtieron su tiempo insultando, denigrando y deshumanizando a algún prójimo, por razones políticas o ideológicas, para poder matarlo después.

    Una vez deshumanizado el prójimo, ya es lícito matarlo y el desenlace es de lo mas previsible.
    J.L.

    ResponderEliminar
  4. Algunos de los que dicen servir al pueblo, son psicópatas, que son incapaces de sentir la menor empatía por el sufrimiento ajeno.
    Si además abrigan una "grandiosa" idea, el horror está servido.
    Por eso dicen que es indispensable para hacer una tortilla, romper unos cuantos huevos.
    Y se quedan tan anchos, y hasta duermen por la noche. Y lo que es peor, la gente tarda muchísimo en darse cuenta de lo que son, pues aparecen ante todos fríos, razonables, incluso amables y hasta inteligentes.
    Los asesinos en serie a su lado son aprendices.
    La Humanidad nunca se preservará demasiado bien de ellos.
    Bien sacado el tema, Luis.

    Agus

    ResponderEliminar
  5. Estimado Luis:

    En tiempos ya lejanos se inventó el apelativo de "anticristo" para aplicarlo a los herejes medievales que proponían instaurar el Reino de Dios en este mundo (justicias infinitas, paces infinitas, igualitarismos absolutos, etc...). Herejes, sin duda, por cuanto que el Reino de Dios no es de este mundo, como todos sabemos.

    Por eso no me parece inapropiado denominar igualmente como "anticristos" a todos esos mseiánicos, desde Robespierre a Pol-Pot, pasando por Lenin, Stalin, Hitler, Mao, etc..., que han prometido la total felicidad para los hombres en el la tierra, pero que sólo han conseguido el horror del exterminio, la tiranía, la ignorancia y la pobreza de los lugares en los que lograron imponer sus "utopismos".

    Saludos

    ResponderEliminar