Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

sábado, 14 de enero de 2012

Contra las barbas y los barbudos

Lo siento de veras, pero soy barbilampiño. Todos mis esfuerzos para dejarme bigote o barba han sido coronados por espectaculares fracasos. Si no me afeito, me salen cuatro pelos de vieja que mellan cualquier navaja y podrían usarse para tallar diamantes.
Cuando era todavía más joven admiraba a Panoramix; en mi mente la barba era un síntoma de sapiencia, sabiduría y santidad. Mi imagen de los barbudos no podía ser mejor, puesto que me manipularon desde la cuna: en mis primeros libros Dios tenía barba, Carlomagno tenía barba, y además florida, todos los prohombres del siglo XIX usaban de barbitas o de barbazas y en las películas de Hollywood Cristo tenía barba, los Apóstoles tenían barba -empezando por San Pedro- y no te digo nada de Moisés al que Miguel Ángel puso no sólo barba sino hasta cuernos, ¡toma ya!

¿Que sería de la Santa Iglesia Ortodoxa sin las cortinas canosas de sus popes? ¿Y que sería de la santísima orden franciscana sin esos pedazos de barba de los padres capuchinos?
Para un niño que quería crecer y ser mayor rápidamente, la barba era el trofeo soñado, el sello de la edad viril. Y si no la barba, al menos el bigote. Ni Obélix ni Astérix usan barba pero sí exhiben orgullosos bigotes. Pues nada, chico, nunca lo conseguí. Amigos míos son como Sancho Panza, tres días sin afeitarse y parecen simios, como si toda la energía del universo se concentrara en el negro césped de su barbilla.
La barba es tan importante que para modernizar su patria Pedro el Grande se dedicó a cortar las barbas de los boyardos y se inventó un impuesto sobre la barba (1705) y de hecho cuando se habla de pagar a escote decimos que salimos a tanto por barba. Se nota que los rusos son más sumisos que los españoles. Aquí quisieron cortarnos el sombrero y montamos un motín, en tiempos de Esquilache, y no te digo la pretensión de cortar las capas, que eso de capar tiene malas resonancias en nuestro idioma... Así que mientras los rusos se dejaban menguar las barbas, aquí Esquilache se tuvo que largar.
Y es que en España para buscar grandes hombres tenemos que remontarnos a siglos pretéritos: los Austrias Mayores eran tíos con toda la barba, y al Cid Campeador lo afeitó Bronston al principio de su estupenda película -lo mató barbado- pero la verdad es que el Cid debía tener su buen palmo de barba.

Contra la barba
Como mi naturaleza es además de tonta esencialmente maligna, cuando no puedo conseguir algo aprendo a aborrecerlo y prefiero convertir mis frustraciones en desprecio, que sienta mejor al ego. Así que para consolar la calvicie de mis mejillas, quiero escribir y escribo mi discurso contra la barba.
La barba es sucia por naturaleza, como el cabello;  necesita ser lavada y cuidada. Es imposible tomar sopa de fideos teniendo barba sin ofrecer un espectáculo repugnante. Y no te digo ya los espaguetis con tomate... Es igualmente absurdo que un barbudo concilie el sueño si le preguntas "¿duermes con la barba encima o debajo de las sábanas?" Se pasará toda la noche en vela haciendo experimentos. Y la barba te hace vulnerable, es prensil y puede servir de alimento a un tierno animalito -que se lo digan al capitán Haddock- y tan frágil que cuando vemos quemar la del vecino ponemos la nuestra a remojar...
La barba es síntoma de inversión, fue apogeo de los griegos, cuyos gustos conocemos y que preferían la compañía de tiernos muchachos a la de las señoras y Roma, antes de caer en decadencia, supo afeitar noblemente el rostro humano. El primer emperador en usar barba fue Nerón, de horroroso recuerdo... Porque en el fondo lo que se esconde detrás de la barba es la timidez, el apocamiento, es una forma de disimulo: ¿qué llevará oculto en el alma ese barbudo? ¡El vicio! ¡La depravación! ¡El pecado! Fijaros en que el DRAE precisa que una de las acepciones de barba es "suciedad de los fondos de los buques o de una vasija cualquiera".

Papas barbudos y Papas lampiños
Durante siglos hemos supuesto que el primer Papa, Simón, conocido como Pedro, usaba barba; pero si no me engaño los Papas de los tres últimos siglos se han afeitado mucho, creo que el último Papa en gastar una barba discreta, más bien perilla, de forma habitual fue Inocencio XII, que murió en 1700. La Ilustración fue enemiga de la barba, por algo será. El último Papa con una barba de un palmo fue Urbano VIII cuya infinita maldad llevó a desnudar el Coliseo de sus mármoles, a condenar a Galileo y a prohibir el tabaco, que es lo más grave. Entiendo que la Roma actual no se fíe de los barbudos y además los Pontífices siempre le han tenido un temor reverencial a Jesús, al que imaginamos barbudo. Jesús no usó de tiaras ni de palacios, así que mejor ocultemos  a Dios en los sagrarios no vaya a ser que se nos ocurra ser buenos y sencillos...

La única virtud de la barba
En el fondo a la barba sí le reconozco una virtud: disimula el sexo feo, es un velo natural. Lo mejor que puede hacer un hombre es mostrarse poco, y de ser posible, nada. Si por mi fuera, prohibiría que salieran los tíos a la calle, que en el fondo molestan y sólo dejaría circular a las señoras, que hasta la menos agraciada tiene su aquel. Los tíos en casa, ¡con la pata quebrada! Hace falta ser moro o mentecato -no son conceptos absolutamente incompatibles- para querer ocultar a las mujeres bajo chadores y burkas, ropa que, en cambio, resultaría perfecta para apantallar la fealdad masculina.
Preciso que hay que prohibir que los tíos salgan a la calle con mi única excepción, claro está. Porque lo bueno de ser legislador está en crear excepciones justas y razonables como recuerdan tantas sentencias memorables acerca de la ley del embudo, aquello de que quien hizo la ley hizo la trampa o la histórica invitación de Romanones "haced vosotros la ley y dejadme a mí el Reglamento".
Si será mala la barba, que uno de los monstruos habituales de las ferias era la mujer barbuda...De hecho, el único defecto de verdad que les reconozco a las mujeres es que les gustan los hombres, que algún defecto de fábrica tenían que traer. Yo tengo muy claro que si fuera mujer, sería la Reina de la Tortilla y la Emperatriz del Bollo.

En conclusión, ¡no os fieís nunca de un barbudo!
Y no quiero que veáis en estas palabras connotaciones políticas.

13 comentarios:

  1. Hay una isla, que es también un país, llamado Barbados. Seguramente sería propio que los ciudadanos de allá llevaran pelusa o, si cabe, una buena capa peluda en mejillas, labios, mentón y cuello.

    La palabra "barbados" suena mejor que "barbudos". Es mucho más adecuada para definir a un señor culto y elegante, de espeso vello facial. La palabra "barbudo" queda mejor para piratas marinos y antiguas hordas invasoras germanas -también llamadas, en su tiempo, "bárbaras", que parece otra mención a la barba-.

    El barbo es un pescado con espinas en el mentón, o lo que los peces tienen por mentón, que da lugara su nombre. "Barbo" serviría también, creo yo, para citar de forma coloquial a un amigo peludo de cara: "eres un barbo muy majo y muy buen amiguete mío, chaval", por ejemplo.

    Lo que tiene una barba... bueno, según Fofito, una barba tiene tres pelos, o tres pelos tenía su barba. Y si no tuviera tres pelos, no sería una barba. Y esto me lleva a otra duda existencial: entonces, más de tres pelos, ¿qué es? ¿Una barbaridad?

    No quepo en mí con tanta duda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres sabio, chicharrón, y de tu boca sólo sale la verdad: yo tampoco voy a poder dormir con lo de los tres pelos... Añadiré que yo no quepo en mí desde que pasé la barrera del quintal. Mi propósito de este año es bajar de las tres cifras.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¡Qué bueno eres, Juanma! Todavía me saludas...

      Eliminar
  3. Y qué concreto es. Concreta mucho.

    Es un barbo muy majo, jajajaja....

    ResponderEliminar
  4. Enfin... si va a ser por pelos...

    Aunque sea una pesadez de abuelete lo de mencionar siempre los años del oprobio, no debemos de olvidar que la barba se puso de moda con la llegada de la generación progre de los años sesenta.

    Una clase que trata de hacerse un huequecito al sol necesita subrayar algun signo de identidad, y nada más fácil en el universo del bigotito imperial, que no tenía nada que ver con el de sus coetáneos los oficiales del Imperio Inglés, sino más bien con el de los tanguistas italo-porteños, nada más fácil decía que el dejarse la barba.

    Esa opción evocaba la tremebunda imagen de los primeros nihilistas rusos y también a nuestros malditos del 98. Total, con un trenca, que por cierto no sé muy bien que pintaba aquí, ya que tampoco tenía nada que ver con la del mariscal
    Montgomery que fué su usuario más conocido,y la chaqueta de pana asociada al honesto paleto, todo ganancia.

    En nuestra generación todos tuvimos una vez al menos bigote o barba, o ambas cosas. Luego algunos, pocos, decidimos afirmar definitivamente nuestra individualidad con una cierta agresividad, y nos rapamos unos pelos que, por otro lado, empezaban a amenazar con un asfaltado general.

    La primera vez que una niña en la calle, de la mano de su mamá, le pedía contarle una cosa al oído pero lo hacía lo suficientemente alto como para que tú te enterases al pasar a su lado, y escuchases lo de "Mira mamá, no tiene pelo..."
    te dabas cuenta que habías emprendido una senda sin retorno.

    Y...¡menos mal! porque la identificación ideológica que empezó con las barbas revolucionarias cubanas, bastante asquerosas por cierto en los marxistas Ernesto "Che" Guevara y Fidel Castro (que eran barbilindos)y explendorosa en alcaso del anarquista Camilo Cienfuegos, acabó identificando a los miembros de la conferencia episcopal iraní.

    O sea que...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad lo que dices, Saco de Sabiduría, en un momento dado, el comunismo apostó por los pelos. En cambio, el fascismo huyó de la barba. Ni Mussolini, ni Hitler ni Franco apostaron por la barba. Misterios insondables de la ideología...

      Eliminar
  5. Mi admirado Luís
    Me has dejado KO con esos pensamientos sobre la barba, pues yo te diré que me imponen las barbas, esas barbas generosas venerables, seria incapaz de decirle "colegui" a un señor con toda la barba.
    Pero esas barbitas canijas, me dan risa, para eso nada, son ridículas es un "quiero y no puedo".
    Bueno querido, tampoco mi intención es política, nada más lejos de mi intención.
    Un abrazo
    Mª Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, María Jesús, que se podría clasificar en tipologías sociales las distintas variedades de barba...

      Eliminar
  6. Brillante y divertido, como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro para ti. Veo Rafael que también apuestas por el nudismo de barbilla...

      Eliminar
  7. Genial! Suscribo 100%.

    ResponderEliminar