Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

sábado, 12 de marzo de 2011

Salvemos la Historia sumergida

El caso Odyssey
Hace algo más de tres años en el Colegio de Abogados de Madrid se celebraron unas jornadas acerca del  patrimonio histórico sumergido y su necesaria defensa.
Intervine en esas jornadas con mi habitual entusiasmo y cierta agresividad porque nadie podía mostrarse moderado, blandito y conciliador ante el escandalazo que suponía y todavía supone la evidencia de que un barco de la empresa Odyssey -especializada en obtener beneficios a partir de restos arqueológicos- recalase durante varios años en nuestros puertos sin que nuestras Autoridades -por llamarlas de algún modo- mostraran el menor interés al respecto...
A ese escándalo se sumaba la tentativa de Odyssey, con la complicidad de un New York Times más amarillista que nunca, de involucrar al Perú, Gibraltar y el Reino Unido en un contencioso con España para alargar los procedimientos y dilatar ad nauseam la devolución de las monedas rapiñadas entre los restos históricos de un pecio, que ellos declararon ser La Mercedes, barco hundido el 5 de octubre de 1804 tras un alevoso ataque británico sin declaración de guerra, en lo que Agustín Rodríguez González calificó como "otro día de la infamia." Naturalmente, nadie salvo los responsables de la propia empresa cazatesoros sabe exáctamente de dónde se extrajeron aquellas monedas ni cuáles fueron los daños infligidos a los correspondientes yacimientos.
Algunos oscuros funcionarios y otros no tan oscuros políticos han contraído con España una ilimitada responsabilidad al no tomar las medidas oportunas para evitar precisamente lo que ocurrió, lo que no podía menos que ocurrir si no se intervenía.
El organizador de las jornadas era el abogado José María Lancho quien tuvo en el caso Odyssey una destacadísima actitud, proporcionando información crucial para la defensa de los intereses de España ante los tribunales de Florida -lo que contribuyó poderosamente a la victoria de nuestros representantes- y llevando la causa penal contra Odyssey abierta en los juzgados de la Línea de la Concepción.

Un manifiesto
Lo sucedido con Odyssey no es más que la punta de un gigantesco iceberg: el sistemático saqueo del patrimonio subacuático. Es un tema sobre el que ya me pronuncié hace años en un viejo artículo.
El pasado 9 de marzo se presentó en Marbella el Manifiesto por la Integridad de la Memoria Sumergida. En su proemio, el manifiesto subraya que la tecnología permite hoy detectar pecios seculares con el consiguiente peligro de que los neovándalos de las empresas cazatesoros destruyan inestimables restos arqueológicos con el solo fin de extraer algo de oro y plata. Es una atrocidad idéntica a la que supondría demoler a golpe de barreno la Gran Pirámide para ver si encontramos algún tesoro oculto... De hecho, esa atrocidad se llevó a efecto a principios del siglo XX cuando depredadores disfrazados de arqueólogos volaron con dinamita pirámides mayas buscando algún objeto qué vender... Sólo me queda desear que ese tipo de manifiestos llamen la atención, lo suficiente para que las autoridades salgan de su habitual estado de pasmación.

4 comentarios:

  1. De entrada ya me he adherido al Patrimonio Subacuático. Que conste.
    Ahora me voy a poner un poco borde, para animar la fiesta. ¿Perteneces a una generación que no tuvo la fortuna de vivir una adolescencia fascinada ante la figura del aventurero buscador de tesoros perdidos?
    Estoy absolutamente de acuerdo contigo en la defensa de unos bienes culturales, no de este país, sino de la humanidad. Pero no sería del todo honesto si no declarara una cierta desazón ante el aura legendaria de los cazatesoros.
    No me valen consideraciones descalificatorias del estilo: "son unos ambiciosos de riqueza, insensibles a la cultura". Sobre ambiciones está todo por escribir. Las ambiciones de notoriedad de algunos científicos, ha pasado muchas veces muy cerca de la línea roja de algunos principios morales.
    Y luego está ese dicho castizo y odioso de que:"quien roba a un ladrón... etc". ¿Conocemos el grado de destrucción de bienes culturales que se llevó a cabo para la apropiación de ese oro o plata, por parte de los subcontratistas de los "legitimos" dueños del flete?
    Sí, sí... ya sé el grado de mala fé que encierran estas reflexiones, pero cuando uno navega por las aguas de la incorrección política, no solo lo hace al gran largo sino también de ceñida....
    ¿Qué quieres...? Son los resabios de un viejo desobediente.

    ResponderEliminar
  2. Pero ésto es lo normal, en un país que ignora su pasado, y que lo minusvalora cuando conoce algo de él.
    Si la sociedad y las instituciones españolas conocieran y valoraran debidamente lo que han hecho los españoles en todos los mares de la Tierra, estos casos no se darían, o se darían mínimamente, porque todos saltaríamos en su defensa, y desde hace muchos años.
    Pero somos un país de analfaburros que vendemos (y sobran los casos que lo prueban) un cuadro de un santo muy feo, puro fanatismo católico además, por 300 euros y nos creemos que hemos hecho un gran negocio.
    Luego resulta que era de Zurbarán ¿ pero quien demonios era ese ? si no sale en la tele, ni en las redes sociales...
    Y así nos va, de listos que somos.

    ResponderEliminar
  3. La actitud del actual Gobierno de España con los piratas de EEUU ha sido realmente vergonzosa, porque esta empresa multimillonaria ha llevado a cabo la rapiña con todas la autorizaciones del Reino de España.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, según tengo entendido hemos ganado, pero ¿cuándo veremos esas monedas en territorio español?

    ResponderEliminar