Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

lunes, 28 de noviembre de 2011

Bonos garantizados sobre el patrimonio de los chorizos (GASPACHO)

Ayer me compré cierta cantidad de chorizo en lonchitas, de ese que llaman cular -qué ordinariez- pero que está que te mueres de rico. El chorizo, como la oreja a la plancha o los callos posée virtudes no sólo afrodisiacas -últimamente todo lo que como resulta terriblemente afrodisiaco- sino claramente inspiradoras.
Leyendo los inteligentísimos comentarios a mi anterior entrada, debo reconocer -por duro que parezca- el fracaso de mi propuesta: millón más millón menos, vender títulos nobiliarios sólo reportaría ochenta millones de euros en una legislatura, mucho menos de lo que la chusma saliente se gastaría en un mes en traducir las obras completas de Fidel Castro al quechua, desarrollar la fabricación de condones vitaminados para el Tercer Mundo, o enseñar el concepto de sostenibilidad para la lapidación femenina en el marco de la Alianza de Civilizaciones. Reflexioné durante varias horas, a medida que engullía mis lonchitas y cuando por fin llegué al final del proceso, se hizo una luz en mí. ¡Ordeñemos a los chorizos! Si la venta de títulos nobiliarios es una práctica del siglo XVII, por lo menos avancemos algo en el tiempo, hasta los años de la Revolución Francesa.

¿Recordáis cómo empezó esta crisis?
Unos presuntos banqueros colocaban en el mercado unos títulos que representaban opciones sobre chicles usados, hipotecas imposibles de cobrar, apuestas sobre carreras de camellos, en fin lo que los expertos llaman ingeniería financiera.
Los mismos presuntos -presunto es en portugués el nombre del jamón, o sea, carne de cerdo- se dedicaron a dar facilidades a los pobres infelices que se iban a hipotecar, que buscaban un nido para poder echar una canita y tener chiquitos y que firmaban lo que les pusieran por delante.
Los presuntos sabían muy bien que los infelices que firmaban no iban jamás a devolver el préstamo pero claro, el negocio estaba garantizado: pagaba durante varios años y luego se quedarían ellos con el bien en garantía. Daba igual el valor del piso, la hiena que concedía el crédito sonreía "además, el mercado está en alza, podrían ustedes revender mañana el piso al doble de su valor".
Otros miserables, agazapados en los gobiernos, la gente seria y enterada de la bolsa, del Banco de España etc., sabiendo perfectamente de qué iba el asunto, y que habían estudiado en la facultad la famosa crisis de los tulipanes, dejaron hacer, dieron su consentimiento. Naciones enteras se dirigieron al abismo al paso alegre de la paz.

No todos han perdido
Sabemos lo que ocurrió: Occidente se hundió, las Bolsas se derrumbaron pero todos no perdieron con el cambio. Algunos se han hecho muy ricos. Promotores, banqueros, autoridades municipales que especularon con el terreno o con las autorizaciones administrativas: muchas pirañas sacaron su jugoso bocado de una generación entera expoliada y arruinada. Miles y miles de fallidos, miles y miles de embargos, pero el que pegó su dentellada vive ahora feliz, agazapado en la obscuridad, royendo su gran trozo de queso. Húndase el mundo mientras no me quiten a mí lo mío...

La amenaza de la Segunda Desamortización
Como estos tíos han dejado el Estado en la más absoluta ruina, se habla de la segunda desamortización, de vender lo público. O sea, rematar el latrocinio con un colosal saqueo. ¿Quién tiene dinero ahora para comprar lo que era público? Los mismos que han trasquilado el Estado.
La verdad es que antes de empezar a vender los cuadros del Museo del Prado o convertir el Retiro en un solar, sería interesante estudiar otras formas de financiación. Propongo los Bonos GASPACHO, GArantizados Sobre el PAtrimonio de los CHOrizos.

Un instrumento financiero fiable
Los bonos GASPACHO pueden constituirse en brevísimo plazo, a golpe de decreto.

1. Expropiación general de TODOS los bienes de los miembros de consejos de Administración de Bancos y Cajas de Ahorro intervenidos y de TODOS los bienes de los Alcaldes y concejales de Ayuntamientos en quiebra. Nos referimos, claro está, a los ediles que provocaron la situación, no a los que la heredaron.

Todos esos bienes constituyen una fenomenal pelota de bienes inmobiliarios -pisos, chalés, jacuzzis, pistas de paddle- y de bienes muebles -automóviles, rolex, joyas, acciones de clubes deportivos, barcos de vela, atraques- etc.

2-Recuperación internacional de fondos. Cualquier país en el que un ciudadano español tenga una cuenta cifrada puede quedarse con la mitad de la suma de la cuenta, compartiendo la otra mitad con el Estado español. Así, si el antiguo miembro del Consejo de Administración de la Caja de Ahorros de San Millán de la Polvorosa tiene dos milloncitos en Suiza, el Gobierno Federal Suizo pilla un millón y el gobierno español otro millón. ¿Se va a resistir el gobierno Suizo a semejante oferta? ¡No! Ellos también andan cortos de cuartos.

3. Titulización del momio. Todos esos bienes representan un patrimonio colosal pero no inmediatamente liquidable. No puedes vender en 24 horas lotes de cien mil rolex, y nadie va a comprar tres mil jacuzzis de golpe. Por otra parte la recuperación internacional de cuentas cifradas etc. es un proceso medianamente largo por muchas facilidades que concedamos.
Entonces lo que vamos a hacer es emitir títulos garantizados sobre ese momio. Haciendo una estimación a la baja -considerando los bienes muebles en la cuarta parte de su valor y los inmuebles en la tercera parte de su precio de mercado actual y estimando la recuperación de sólo un 5% de los fondos ilegalmente exportados de España- lanzamos los Bonos GASPACHO. Un instrumento financiero totalmente fiable y confiable. A medida que vayamos liquidando, poco a poco, los bienes incautados, el Estado irá cancelando los títulos y devolviendo a los inversores su dinero más los intereses correspondientes.Como los bienes habrán sido estimados muy a la baja, al venderse poco a poco se generarán resultados extraordinarios. El producto, financieramente hablando, es mucho más sano que la basura que durante años circuló por los mercados.

Precedente histórico
El precedente histórico serían los asignados creados por la República francesa sobre los bienes expropiados del clero durante la Revolución. Fue un fracaso sonado porque se emitio mucho más papel que el valor de los bienes y por otras dificultades que sería excesivamente largo detallar, pero ese fracaso permitió a los revolucionarios salvar su República en un momento en que estaban financieramente ahogados y en guerra contra toda Europa. No debemos repetir la Historia sino aprender de ella: tenemos la obligación de sobrevivir, de dar una oportunidad a nuestra generación; no podemos andarnos con tonterías. En cualquier caso, consciente de mis obligaciones ante Dios y ante la Historia, comparto esta genial idea con todos vosotros a ver si conocéis a gente del Gobierno y que se inspiren...

6 comentarios:

  1. Mi admirado Luis.
    Sobre tu anterior comentario, alucino en colores, estos nuevos ricos explotadores, son los que tienen el dinero para comprar esos títulos, por que los demás con pagar lo que firmaron, ya tienen bastante.
    Recuerdo haber oido comentar a personas que al pedir un crédito para una casa les ofrecían, sin "ningún problema" otro crédito para los electrodomesticos, y si querían para el coche!!!!!.
    Es posible que estos infelices no se dieran cuenta de lo que estaban haciendo con ellos??
    ¡¡Y se sentían felices!!! Y ahora que, la casa, el coche, la batidora.... ¿Donde estan?
    Los Bonos Gaspacho, me parecen una excelente idea, por tus magnícas y coherentes ideas, tenían que nombrarte en el próximo gobierno Ministro de Economía y Hacienda, con tus deduciones, saldríamos ganando todos
    Un abrazo
    Mª Jesús

    ResponderEliminar
  2. ¡Como eressssss tocayo! ¡Como conoces al personal!
    No sé si te admiro más por tu ingenio de primer plano o por el escipiente de malaleche que lo soporta y transmite.

    En todo caso ¡gracias!

    El placer antropológico que explotó tan acertadamente Dumas en la venganza de aquel kapullo de Edmundo Dantés, se renueva leyendo esta entrada.

    ¿Qué importa si el estado recupera una misera parte de la tajada expoliada, cosa que no haría sino llenar de nuevo unas cajas que alguien antes o después acabaría desvalijando de nuevo?

    Se roba al estado porque tiene algo que robar. Si la riqueza estuviera en manos de los particulares, el dichoso estado nos costaría mucho menos. Sobre todo en términos de seguridad de sus fondos.

    Y no tendría que mendigar nada a los usureros que lo exprimen hasta la última gota.

    ¡Na! La razón legítima para emitir los bonos GASPACHO es la darles a los malos por donde te digo.

    ¡Eso sí que mola!

    ResponderEliminar
  3. Oiga: ¿y si mandamos todo a tomar por donde el Sol no brilla? Que mira que es fácil. ¿Que viene la hora de declarar el IRPF? Se les envía una rodaja de chorizo cular, como el que se ha zampado aviesa y egoístamente, sin avisar ni invitar a nadie, y seguro que en Hacienda, que somos todos al fin y al cabo, se enteran. ¿Que el ayuntamiento le remite a pagar el IBI, las basuras, las tasas de no sé qué y las de no sé cuántos? Se les manda una foto del Dioni con el mensaje escrito en el reverso de “si a él no le trincaron sus millones, a mí me los vas a trincar tú”.

    Al final se trata de no pagar. Que es lo que las propias administraciones hacen. Y como ellas son quienes han de dar ejemplo, sigámoslo a pies juntillas.

    Otra cosa que se me ocurre es ir al banco y decirle: a partir del próximo mes la letra de la hipoteca que te pago va a sufrir un recorte. O sea, que te voy a pagar un tercio menos(o lo que se le ocurra a cada mente pensante). ¿La razón? Es que yo creo que mi jefe me debería pagar más, que soy más guapo, alto y productivo que el resto y tengo muchos churumbeles, vicios y caprichos que mantener y, como no me lo dan, no puedo pagártelo. Pero eso sí: no me privo del pisazo/pisete/cueva que me vendisteis (según casos, se entiende). El banco aullará como can rabioso, pero entonces se le recuerda lo hecho, por ejemplo, por la Comunidad Valenciana, que reclamaba unos cuantos sopocientos de milloncejos de eustaquios, o aurelios, al gobierno central, porque le correspondían de derecho, por población, o pelos canosos en las coronillas y, mientras, iba gastando a chorro lo que no tenía. Si es que nos dan ejemplo, que lo digo yo, y lo dice la vecina de al lado, que de política sabe mucho (como casi todos, a estas alturas).

    En fin, si será por ocurrencias....

    Saludos, don Luis.

    ResponderEliminar
  4. He tropezado con este blog de casualidad. Las casualidades del google producen este tipo de milagros. Pero ya que que he tenido que desgastar la neurona no puedo resistirme a realizar algún comentario.
    Vamos a ver Luisito, este tipo de tonterías te salen solas o acude a ti alguna musa malvada que hace que la sangre de tu cuerpo circule a demasiada velocidad entre el cerebelo y la entrepierna? Cuando hablas de oportunidad a nuestra generación...tu los 40 ya no los cumples verdad? Oportunidad la que necesitan los jóvenes. De historia poquita, viendo el análisis que has realizado del papel asignado francés durante la Revolución. Y de Dios, que nos pille confesados, que hoy en día todo el mundo puede hacer un blog.

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, de vez en cuando se produce algún milagro. Eso es evidente a la vista de este comentario.

    Anónimo ¡cómo no!

    Esta vez el prodigio ha consistido en la visita de este ser viviente cuyo grado de estupidez, contra todo pronóstico, ha superado el de un entorno que parecía haber llegado al límite de sus posibilidades, como el tío Albert había advertido al referirse al concepto de infinito.

    ¡Y el tipo pretende hacernos creer que posee una neurona! ¡Nada menos...!

    ¡Será pretencioso...!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta leeros y tener tan buenos amigos. No te preocupes, don Luis, las babas anónimas no me molestan, la cobardía es su propio castigo.
    Feliz finde a todos.

    ResponderEliminar