Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Un artículo de Alfonso Ussía



Me mandó el amigo Mario Ruiz un artículo de Alfonso Ussía.
A Ussía siempre lo han tachado de "fascista" nuestros deficientes -no quiero insultar a la Izquierda llamándolos izquierdistas-, vaya Vd. a saber por qué, como si la justa y deseada vehemencia tuviera que ver algo con la visión del orden político o como si el espíritu democrático tuviera que reclutarse entre los pichacortas del pensamiento débil. ¿Fascista? Qué sabrán esos correveidiles del poder, qué carallo es un fascista... Si quieren ver a un fascista, que se miren al espejo. Como soy más que jacobino un Gran Inquisidor en algunos temas -especialmente en lo que toca a la protección de la infancia-  no coincido con Ussía en muchas de sus manifestaciones. Ni falta que hace. Yo no habría defendido al duque de Feria como hizo él en un artículo. Tampoco me gusta que él se autotilde de facha en alguna ocasión, para burlarse de los mencionados deficientes. No debes asumir el lenguaje del adversario; nunca, ni siquiera para ridiculizarlo.
Así que dicho esto, debo añadir que Ussía es el epígono de tantos valientes periodistas españoles que siempre han sabido quiénes eran los buenos y quiénes los malos, y no confunden al asesino con su víctima. Tengo una gran admiración, por José Luis López de la Calle y José María Portell que pagaron su independencia con la vida, por Carlos Herrera, Martín Prieto, el recordado y admirado Antonio Herrero, Luis Herrero, Luis del Olmo, Jiménez Losantos; sí, ellos se han portado muy bien y han dado voz a las víctimas en la época en que nadie las recibía. Y soy injusto porque no recuerdo ahora a las decenas, a los cientos de periodistas menos conocidos pero tan valientes como ellos. En ese cuadro de honor falta Iñaki Gabilondo que se traía a las mamás de los etarras a su programa por Navidad, para explicarnos lo mal que lo pasaban sus asesinos hijos. Por eso Gabilondo me caía mal mucho antes de que se inventara el kamikaze del 11-M...

Nadie puede negar el valor de los periodistas españoles. Serán interesados algunos, otros no pensarán como yo, otros ni siquiera merecen el nombre de periodistas y se dedican a organizar saraos televisivos, insultando a cambio de estipendio o meneando con un palo el albañal de las tertulias, pero en mi corazón he levantado un monumento de oro y marfil a la Prensa Española. Mira que yo leo poco los periódicos y apenas escucho la radio y la tele, para no amargarme el día, pero ¿cómo no expresar rendida admiración por quienes no callan por más que con el dedo les señale un pistolero ya la nuca o ya la frente? En España opinar es jugársela y en particular en ese trozo de España que son las desdichadas provincias vascongadas.

Ussía ha tenido, tiene y probablemente seguirá teniendo en este sentido una trayectoria encomiable, al igual que Mingote, ese monumento vivo del talento que en lugar de quedarse en casa a contar los buenos euros de sus derechos, desde hace décadas viene denunciando la cobardía y el fanatismo de una sociedad enferma: el País Vasco.

Es la primera vez -y sin duda la última- que pongo el artículo de otro en mi blog, pero creo que expresa perfectamente lo que siento así que cuelgo el primero de sus párrafos. Espero que no me mande su autor al cobrador del Marqués de Sotoancho para pedirme derechos de pernada.

 ASQUEROSO

Me parece asqueroso que se tome en serio una llamada «conferencia de paz» organizada por los amigos de los terroristas. Me parece asqueroso que el Gobierno de España no haya tratado de impedir el insulto y la farsa. Me parece aún más asqueroso que el Gobierno de España, como ha reconocido José Blanco, conociera la asistencia de los más altos dirigentes del PSE-PSOE a la ignominiosa reunión. Me parece asquerosa la actitud del «Lehendakari» López y la del inefable Jesús Eguiguren, el socialista más cercano a Batasuna. Me parece asqueroso que los que matan hablen de la paz, cuando la única paz que ellos han conseguido es la de mil tumbas en los cementerios de España. Me parece asqueroso que el PNV apoye la falacia. Me parece asqueroso que un sector de la iglesia vasca persista en su afán de establecer equivalencias entre los asesinos y sus víctimas. Me parece asqueroso que el PSOE albergue su única esperanza de recuperación electoral en un comunicado de la ETA. Todo me parece asqueroso.

El artículo íntegro, puede leerse aquí.



2 comentarios:

  1. Comparto tu admiración por Alfonso Ussía con sus condicionantes incluídos, mi querido tocayo.

    Conocí al periodista cuando yo mismo me ganaba la vida en los periódicos como pintamonas y me lo presentó Jesús Hermida. Me pareció una persona cabal, además de poseer una prodigioso ingenio para la ironía.

    Más tarde tuve la ocasión de apreciar su admirable honestidad intelectual cuando adoptó una postura de rara coherencia moral, en el maloliente corral en el que nos movíamos entonces, frente al detestable papel desempeñado por su tío el ex-general Milans del Bosch durante el valleinclanesco akelarre tejerino del 23 de Febrero.

    Aún estoy esperando, desde 1976, que alguno de los numerosos descendientes de destacados lameculos franquistas, o "enfortunados" corruptos del Régimen de Su Excremencia, que hoy nos frotan el morro con su carnet de izquierdistas sobrevenidos, hagan alguna declaración distanciándose de todo ese pringue, como hizo Ussía en su momento.

    ¡Pero ná! ¡no caerá esa breva...!

    ResponderEliminar
  2. Yo no pierdo la fe ni la esperanza. Creo en las hadas, en los pitufos, en los unicornios rosas y creo por lo tanto que algún día las dos Españas se abrazarán, que el chequista y el facha golpeándose el pecho entonarán el yo pecador. Todavía podemos soñar...

    ResponderEliminar