Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

sábado, 28 de diciembre de 2013

Breve tipología de la sonrisa

Existen dos variedades de sonrisa fundamentales: la del regodeo íntimo y la social.
- La del íntimo regodeo es la sonrisa que no espera nada a cambio, que se limita a expresar alegría y satisfacción; se trata sin duda de la mejor de las sonrisas, la más espontánea, la que expresa contento, que algo te hace gracia. En estos casos hay un sonriente pero no siempre un sonreído y esa sonrisa no tiene a priori ninguna intencionalidad.

- La sonrisa social entra dentro del campo de la comunicación. Se trata de anestesiar la desconfianza ajena. Es una sonrisa intencionada, en la que siempre hay un sonriente y un sonreído. En su versión pura o atávica es la sonrisa de un adulto para tranquilizar a un niño inquieto o la sonrisa que le dedicas a alguien que no entiende tu idioma para que no se desespere mientras buscas alguna forma de entenderos. Generalmente esa sonrisa sólo la conoces en su versión pervertida. Es la sonrisa de todos los que quieren sacarte algo, generalmente dinero, un favor, tu atención, momentos delicados de pasión... Es una sonrisa que aprenden los niños para obtener algo de sus padres; la sonrisa de los que te abordan en la calle para que te apuntes a algo, la sonrisa del baboso a su babeada, la del señor con gabardina que espera a los niños a la salida del colegio, la sonrisa del estafador, la del comercial invitándote a firmar, la del que te vende un seguro, la del Lobo a Caperucita.
Lo malo es que no existe ninguna forma de distinguir la sonrisa íntima de la social. Sólo por el contexto te enteras de la intención del sonriente respecto del sonreído. Mi opinión al respecto es que resulta vital sonreír más para uno mismo que recibir sonrisas ajenas e interesadas...

1 comentario:

  1. Este artículo o pensamiento me inspira una sonrisa (de tipo íntimo, claro), y me parece muy propio para la fecha en la que nos encontramos.

    ResponderEliminar