Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

jueves, 12 de diciembre de 2013

Prohiben las neuronas en Cataluña

Ya ofrecimos en exclusiva, en enero pasado, las  Nuevas medidas de normalización del gobierno separatista catalán en el sentido de prohibir los colores que no sean catalanes, los gorriones que no píen en catalán o imponer nuevas medidas de tiempo, longitud y masa.
Todos sospechábamos, a raíz del Congreso "España contra Cataluña" que la neurona es un cuerpo extraño a la realidad catalana. Ahora un nuevo Decreto de la Generalidad ha impuesto la prohibición de las neuronas en la tierra natal de la butifarra. Las neuronas, por su propia naturaleza,  tienden a crear puentes y establecer sinapsis unas con otras. A juicio del gobierno catalán, una neurona no podrá nunca adaptarse a la realidad intrínseca de Catalauña: su singularidad. Las neuronas solitarias mueren, luego para vivir una neurona tiende a contrariar la base misma de la autosegregación justa y necesaria de la rassa catalana del resto de España.
Tampoco es que hubiera muchas neuronas en Cataluña últimamente, pero el ejecutivo de Artur Mas ha querido imitar los Segadors y cortar de raíz cualquier tentación neurológica: sin neuronas, los catetalanes vivirán mejor su exquisito onanismo territorial. Un pueblo capaz de poner caganers en sus nacimientos y belenes lleva décadas demostrando su perfecta independencia respecto del vulgar raciocinio castellá, lo que explica el alto número de Premios Nobel que han conseguido a lo largo de un siglo.
Lo que el nuevo Decreto Arturmasiano no ha precisado es las penas en las que incurrirán aquellos que vivan en Cataluña o la visiten portando neuronas de contrabando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario