Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

domingo, 29 de noviembre de 2009

El Museo del Ejército, en Toledo

El Alcázar de Toledo alberga un museo de excepcional calidad

Por la calidad de su personal y colecciones así como el incomparable marco del Alcázar, el Museo del Ejército promete afianzarse como uno de los grandes museos españoles
Herodoto, padre de la Historia, justificaba su larga indagación en el pasado con los siguientes motivos: “Para que no se desvanezcan en el tiempo los hechos de los hombres, y para que no queden sin gloria grandes y maravillosas obras, así de los griegos como de los bárbaros, y sobre todo, la causa por la que se hicieron la guerra”. Naturalmente, la historia hoy día ya no se reduce al estudio de los antiguos imperios y sus batallas, hay muchos otros enfoques de la ciencia histórica pero qué duda cabe que la primera aproximación de un niño a la historia son las películas bélicas.

Un patrimonio maltrecho pero riquísimo

Siendo España el más antiguo de los imperios globales, y el que más tiempo duró -la friolera de tres siglos- sería lógico que en nuestros museos se acumulara un patrimonio inimaginable. Sin embargo a lo largo del tiempo se han perdido piezas notables.
El saqueo napoleónico de las colecciones españolas fue atroz -véanse al respecto los trabajos de Díaz Padrón y Leopoldo Colorado- y más tarde la Desamortización y la desidia administrativa permitieron que monasterios enteros fueran despedazados y salieran desmontados de España para adornar las fincas de algún millonario extranjero. Con todo, lo poquísimo que queda de lo mucho que hubo es tan importante y valioso que las colecciones españolas descuellan por su extraordinaria calidad.

Un polémico traslado

El Museo del Ejército fue objeto de un polémico traslado decidido por el gobierno Aznar: se cerraba el encantador palacio que fuera su sede -el antiguo Salón de Reinos del Buen Retiro- y se le otorgaba al Museo un espacio considerable en el enorme Alcázar de Toledo, que ya acoge la biblioteca regional de Castilla la Mancha.

Ese traslado no fue el primero. Anteriormente estuvo el Museo de Artillería e Ingenieros emplazado en el Palacio de Buenavista. Siempre resulta arriesgado cambiar la sede de una colección: las piezas pueden dañarse, extraviarse o desaparecer; el principio conservador por excelencia viene a ser “si algo funciona, no lo cambies”. Los cambios sólo se justifican cuando lo anterior ya no funciona o puede funcionar sensiblemente mejor. Trasladado al ámbito de los museos podemos decir que un traslado sólo se justifica si supone una mejora sustancial,
En este campo como en otros muchos, el éxito conlleva la absolución; y desde luego, el nuevo Museo del Ejército amenaza con convertirse en un sonado éxito. Aunque todavía no esté abierto al público, la amplitud y la calidad de sus instalaciones permiten augurar que sin duda se convertirá en breve en el referente mundial de su especialidad.

Unas colecciones únicas

Las colecciones son fabulosas: a lo mucho y bueno del antiguo Museo de Artillería se sumaron adquisiciones como la colección de armaduras de los duques de Medinaceli, la colección Sobejano o la de Romero Ortiz. Los que saben de armas, afirman con serenidad que el Alcázar atesora una de las mejores colecciones del mundo, si no la mejor.
Posee espadas y armas blancas de todas clases; antiguos estandartes, guiones y enseñas medievales; bombardas, cañones, obuses, mosquetes, culebrinas y otros artefactos inventados por el hombre para acabar con su prójimo; maquetas, planos de batallas, condecoraciones...
El Alcázar ofrece una variedad y riqueza difícilmente superable. Sus colecciones incluyen piezas tan curiosas como el coche de caballos en que fue asesinado el general Prim, la Tienda llamada de Carlos I o la llamada espada de Boabdil, pieza de gran belleza que se une a una gran colección de piezas nazaríes, girones de estandartes que usaron los hombres de Cortés en Méjico o armaduras japonesas adquiridas por el general Weyler.
Resulta fascinante asistir a la apertura de uno de los armarios compactos, modernas cavernas de Ali Babá. Se alinea en un estante el microscopio de Ramón y Cajal, el Premio Nobel que era médico militar, junto a mil y un bronces para todos los gustos y tendencias o porcelanas de Sèvres... Cada fracción de los enormes depósitos constituye el sueño de cualquier anticuario.

Restauración, conservación y documentación

Más valioso todavía que las colecciones, es la calidad del personal de esa institución. El corazón del Museo se oculta en las plantas amplísimas y bien aireadas donde residen sus gabinetes de restauración y sus depósitos. Los restauradores son los héroes de la lucha del hombre contra el olvido, ese maligno embajador de la Nada que pretende sepultar las vidas pretéritas más allá de la memoria.
A la luz de un potente microscopio, una restauradora recupera una condecoración; entre sus enguantados dedos se produce, una vez más, el milagro de la resurrección de la plata, brillante fénix que escapa a la negra pátina de las joyas seculares. Otro equipo se encarga de restaurar tejidos: con sutiles hilos de seda y benedictina paciencia las discípulas de Aracne dan una segunda oportunidad a la antigua bandera de un regimiento americano del siglo XVIII o restauran el uniforme que llevaba el Marqués del Duero cuando lo mató una bala perdida.
Otro equipo le hace un lifting a un lienzo bisecular que representa una antigua ciudad americana. La larga cicatriz que lo demedia testifica que fue doblado en su día, sin duda para que ocupara menos espacio en algún depósito; las restauradoras van reforzando la estructura añadiendo, con infinito cuidado, papel japonés en los huecos y grietas.
Trabajo meticuloso y no exento de riesgos: una ducha de emergencia nos recuerda que los restauradores trabajan con productos peligrosos, disolventes y líquidos que irritan la piel y los ojos. Por todas partes se ven extractores de gases.
Finalmente el personal que se ocupa de la identificación de las piezas estudia el origen de todas y cada una de ellas con el fin de comprobar su autenticidad y la exactitud de los datos registrados, a partir de la documentación existente.
Finalmente añadiremos que el AVE pone Toledo a media hora de Madrid y que la obligada visita al Alcázar se suma a otras curiosidades de la ciudad imperial.
 
Artículo publicado originalmente en el desaparecido portal suite101.org el 28 de noviembre de 2009 y recuperado el 3 de diciembre de 2016
Puede leerse aquí en archive.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario