Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

viernes, 13 de noviembre de 2009

Maurice Legendre, un hispanista en Madrid

Un francés apasionado por las Hurdes y la Peña de Francia

Maurice Legendre fue el arquetipo del hispanismo francés más conservador, enamorado de la España tradicional. Dirigió la Casa Velázquez durante los años de guerra.
La pasión de los franceses por España es tan grande, que tienen en Madrid a su principal Liceo, y su mayor centro de investigación en el extranjero, la Casa de Velázquez. Director de ese centro fue Maurice Legendre, que los madrileños conocen por la calle "Mauricio Legendre" sin saber a ciencia cierta quién pudo ser ese señor. La pasión de Maurice Legendre por España y por lo español, unida a su rigor científico, lo convierten en arquetipo del hispanismo. Merece que se le dediquen unas líneas refiriendo algunos elementos biográficos.

Un amigo de Unamuno

Nace Legendre en París el 30 de junio de 1878 en el seno de una familia de comerciantes de bordados y mantelerías. Estudiante en los liceos Michelet y Henri IV, le atrajo la historia y fue alumno de la prestigiosa École Normale Supérieure a partir de 1899. Tras un año de servicio militar pasa tres años más en la École Normale (1900-1903), donde se hace amigo de Jacques Chevalier y donde obtiene el título de agregé en Historia que le faculta para enseñar esa disciplina. Sin embargo, durante diez años Legendre renunció a cualquier puesto en la enseñanza y se dedicó a estudios personales de religión, filosofía, sociología e historia. Ejercen sobre él una profunda influencia el Padre Pouget —al que Jean Guitton dedicó un libro en 1941— y su amigo Chevalier; admira a Bergson. Durante varios años Legendre estudiará bajo la dirección de Pouget las Santas Escrituras y la historia de la Iglesia. Su primera obra la firma con su gran amigo Jacques Chevalier, Le catholicisme et la société, con prefacio del R. P. Laberthonnière, (1907). En 1909 viaja a España para conocer a Unamuno, con el que mantiene correspondencia acerca de la obra de Ganivet Idearium español. En 1913 viaja a la Peña de Francia en compañía de Chevalier y de Unamuno.
De 1914 a 1918 se bate en los frentes de la I Guerra Mundial, terminando con el grado de capitán y con la Cruz de Caballero de la Legión de Honor por méritos de guerra. Durante la guerra, el gobierno francés le retiró durante un mes del frente para que acompañara en su viaje a España a Bergson, Lamy, Perrier, Imbart de la Tour y Widor.

Con Pierre Paris

Ya comentamos en el artículo correspondiente, que ese viaje será el origen de la Casa de Velázquez. En aquella ocasión conoció Legendre a Pierre Paris, director y fundador de la École des Hautes Études Hispaniques y más tarde se convirtió en su brazo derecho. A partir de 1919 regresa a España, donde pasará casi toda su vida. Al acompañar a Pierre Paris en sus inspecciones de las escuelas francesas en España, viaja mucho, pero la Alberca es la región que más le atrae y realiza una gran investigación geográfica y sociológica de las Hurdes: en 1927 defiende su tesis de doctorado sobre esa comarca en la Universidad de Burdeos; en el tribunal está Gregorio Marañón. Durante esos años publica Portrait de l’Espagne, Littérature catholique espagnole, Sainte Thérèse d’Avila y Greco. Tras la muerte de Pierre Paris, en 1931, Legendre será director adjunto de la Casa de Velázquez. Cinco años después el edificio de la Casa es destruido y su personal emigra a Marruecos. El tesón de Legendre permitió, tras 19 años, la reconstrucción de la Casa de Velázquez, que él no llegó a ver concluida. Fallece durante las primeras horas del 12 de junio de 1955 en el Hospital de San Luis de los Franceses de Madrid, a consecuencia de una crisis cardiaca.

Un francés en la Alberca

Legendre amó tan apasionadamente España que está enterrado en la Peña de Francia. No es casualidad: Legendre, en su primer trabajo sobre las Hurdes, se preguntó acerca del origen de esa curiosa denominación de “Sierra de Francia” para las estribaciones que separan Salamanca de Extremadura. Consideró en primer lugar don Mauricio las leyendas sobre posibles orígenes carolingios y recordaba que en los confines de las Hurdes y de la Sierra de Gata, al pie de la Bolilla, todavía mana una Fuente de Roldán. Pero dejando las leyendas de lado, entra Legendre en materia, y siguiendo a J. M. Quadrado subraya que Salamanca, arruinada tras largas guerras, fue repoblada por franceses a partir de 1102. En 1434 un predecesor de Legendre fue el francés Simón, también atraído por la curiosidad hacia aquella Sierra de Francia, de tan singular nombre. Simón descubriría la estatua de Nuestra Señora llamada desde entonces de la Peña de Francia que recibió culto en España, Portugal y las Américas, y fue patrona en Orán y Filipinas. Explica la leyenda que como la Virgen le ordenó velar al francés se le llamó Simón Vela.

Católico, filofranquista, anticomunista y antinazi

A esta breve biografía debemos añadir que Legendre es un caso típico de católico conservador francés cuyo anticomunismo llevó a defender públicamente el franquismo. Esa actitud resultó muy útil para las relaciones con el Régimen, tras la guerra. Por otra parte Legendre era un patriota abrumado por la Ocupación de Francia y el colaboracionismo; mantuvo discretos contactos con la Francia Libre y Londres. Se implicó en la red de encubrimiento y alojamiento de los franceses que huían de Pétain y sus socios nazis. Su entrentamiento con Vichy le llevó a dimitir temporalmente de su cargo de Director de la Casa Velázquez.
Para más detalles, puede consultarse "Franceses en el Camino" y el número 8 de la revista "Madrid Histórico".

Publicado originalmente en el desaparecido portal suite101.net, el 12 de noviembre de 2009, y recuperado el 28 de noviembre de 2016
Puede leerse aquí una copia en archive.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario