Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

miércoles, 18 de noviembre de 2009

La Navidad en España

El periodo de celebraciones es el más largo de Occidente

Las navidades españolas están cargadas de tradiciones y se prolongan desde el 22 de diciembre hasta el día de Reyes, 6 de enero.
En España no se emplea sólo el término Navidad -con mayúscula- al referirse al 25 de diciembre, sino que se usa todavía más el plural navidades -con minúscula- y se desean también felices Pascuas. ¿Por qué un plural? Sin duda porque en un largo periodo que va del 22 de diciembre al 6 de enero, esas fiestas españolas duran nada menos que 16 días, lo que las convierte en las más largas de Occidente.

Sorteo del Gordo

Las navidades empiezan el 22 de diciembre con el sorteo del Gordo de la Lotería Nacional. A medida que los niños del Colegio de San Ildefonso van desgranando números y premios, varios miles de millones de euros cambian de manos, alimentando con anécdotas la prensa del día siguiente.

Nochebuena y Navidad

El día 24 es Nochebuena, una fiesta esencialmente familiar, la única ocasión en que tratan de juntarse miembros de la misma familia dispersos por todo el país o en el extranjero. Muchos católicos participan en la Misa del Gallo; los que prefieren cenar opíparamente, no esperan a volver de Misa sino que asisten a los oficios del día siguiente.
A las nueve de la noche las televisiones públicas y privadas emiten la felicitación de S. M. el Rey. Es el único día del año en que el Rey se dirige a la nación.
La cena suele ser pantagruélica: el pavo es un clásico pero existen alternativas como el capón, la pularda, el besugo o la merluza rellena. Los langostinos no suelen faltar, ni tampoco una serie de postres seculares: peladillas y turrones, mazapanes, polvorones, alfajores, roscos de vino, regados de cava o sidra. Se cantan villancicos; quien no se sabe ninguno, tararea el "llinguenbels" o pone discos.
Al día siguiente, Navidad, se vuelve a comer bien, pero con más moderación, y se aprovechan las cuantiosas sobras de la cena de Nochebuena. Muchos católicos siguen, por televisión, la bendición "urbi et orbi" del Papa.

Pesebres, nacimientos y otros adornos

En las casas cristianas suele haber un belén, pesebre o nacimiento, costumbre napolitana que, dicen, trajo a España Carlos III, quien antes reinó sobre las Dos Sicilias. También se ponen árboles de Navidad -generalmente un pequeño abeto- o algo de acebo, por imitación de costumbres nórdicas.

Santos Inocentes, Nochevieja y Año Nuevo

El día 28 se conmemoran los Santos Inocentes y se gastan inocentadas, bromas de mejor o peor gusto. Algún periódico anuncia que han robado la fuente de la Cibeles o denuncia la presencia de cocodrilos en el estanque del Retiro.
El día 31 es Nochevieja. A medianoche, toda España frente al televisor, cuenta cada una de las campanadas del reloj de la Puerta del Sol y engulle una uva con cada campanada. Las uvas se toman en familia y el país entero se empieza mover justo después; los jovenzuelos se despiden de los padres y salen "de marcha". Las chicas sufren una asombrosa metamorfosis: las que habitualmente gastan vaqueros se disfrazan de princesas, ¡y sin hada madrina!
Esa madrugada del día primero, quien más, quien menos, se acuesta tarde y se levanta todavía más tarde. La televisión pública pone el concierto de Año Nuevo desde Viena, o los saltos de esquí desde Garmisch-Partenkirchen. A la hora de comer sólo los niños conservan intacto su apetito; losmayores comen poco y beben mucha agua porque el hígado ya va resintiéndose de los días de festejo.

Noche de Reyes

Lo mejor de las navidades españolas queda para el final: Reyes. Mientras que en toda Europa los regalos de Navidad los trae en Nochebuena Papa Noel, o Santa Claus, en España son cosa de los Reyes Magos. Los niños, días antes, con el interesado asesoramiento de sus padres, confeccionan una “Carta a los Reyes” donde registran sus pretensiones, puro reflejo de un constante bombardeo publicitario. Reservar los regalos para el final ayuda a los padres a tener controlados a los chiquillos, sometidos al regio chantaje: como no se porten bien, los Reyes pueden tomar represalias...
La tarde del día 5 es víspera de la Epifanía. Se celebran en todo el país cabalgatas más o menos fastuosas, que consisten en desfiles de carrozas que cuentan con la presencia estelar de SS.MM. Melchor, Gaspar y Baltasar, recién llegados de Oriente. También se come roscón, un bollo adornado de fruta escarchada y almendras que oculta en su interior una sorpresa, modestísima figurita de vidrio, plástico o cerámica.
Esa noche es la de Reyes, noche de ilusión en que todos los niños de España cierran los ojillos bien cerrados para que los Reyes no los pillen despiertos. Previamente, han dejado sus zapatos frente a la ventana, y algunos tienen el detalle de añadir comida y bebida para los camellos.
El día 6, recién despiertos, los más peques se precipitan a ver qué les han traído los Reyes. A los que se han portado mal a veces les dejan carbón dulce. La mañana de Reyes suele ser fría pero seca en la Península, así que la chiquillería puede salir: quien tiene una bicicleta, la estrena, el que recibió un cochecito lo arrastra.
Se celebra también ese día el Sorteo del Niño. Los que ganaron un reintegro en el Sorteo de Navidad lo perderán con el Niño, pero mantienen intacta su ilusión: ¡ya tocará otro año!

Dietas y gimnasios

El día 7 empieza un nuevo periodo, que es el de las dietas. El objetivo de perder algún kilo es la determinación más habitual de Año Nuevo, tras dos semanas de imparable engorde. Los gimnasios no dan abasto a partir del día 7; al cabo de unos días los buenos propósitos van decayendo.
Naturalmente, esto no son más que los hitos principales de las fiestas. Otras tradiciones son las discusiones familiares o salir de cena y comida con los amigos, antiguos compañeros y socios: el año pasado, en plena crisis económica, los españoles quemaban sus últimos euros copeando.
Y es que la paga extra y la llamada cuesta de enero son también parte de las tradiciones navideñas.

Artículo publicado originalmente en el desaparecido portal suite101.org el 17 de noviembre de 2009 y recuperado el 28 de noviembre de 2016
Puede leerse aquí en archive.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario