Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

viernes, 3 de febrero de 2012

Hombres y mujeres

En España uno de cada tres niños nace fuera del matrimonio, lo cual da una idea de nuestro miedo al compromiso. ¿Tan dificíl es casarse con todas las facilidades que tienes hoy para descasarte?
Una buena pregunta:  ¿por qué las relaciones entre hombres y mujeres son tan complicadas en España? A nuestros abuelos su sistema les funcionaba, una generación seguía a la siguiente;  a nosotros nuestro sistema no nos funciona. No tenemos hijos, o los tenemos muy tarde; troceamos a los que podemos, y al final somos el país del mundo con más adopciones internacionales y nuestro islámico futuro es incontrovertible. La España cristiana de los útimos dos mil años va a desaparecer del mapa, y no como víctima de las persecuciones sino por suicidio colectivo.

Inseguras
En la patria de Clara Campoamor las mujeres no muestran excesiva seguridad: somos el país de Europa con más operaciones estéticas, y no sólo de esteticas también de esnarices y de esmejillas y de esculillos, y hasta una señora felizmente casada y con hijos, que no tiene problemas laborales ni de piso como Su Alteza Asturiana ha pasado por el quirófano para rectificarse las napias. ¿Tanta inseguridad generamos?

Amores ominosos y amores por nómina
He conocido mujeres de gran inteligencia hoy felizmente separadas que se han casado con auténticos capullos que les hacían gracia. Otras que se han conformado con imbéciles genuinos porque sentían que se les pasaba el arroz y les entraba el pánico. Lo peor de todo, algunas siguen casadas con quien las engaña y las maltrata -y no sólo de palabra- porque creen que aguantando el chaparrón de hoy mañana volverá a brillar el sol, lo cual da una idea de su estupidez, pobriñas.
Una gran mayoría de mujeres opta por alguien que aparentemente les ofrece algún tipo de seguridad, es decir, una nómina porque en el inconsciente colectivo el mito de la caverna no tiene nada que ver con Platón sino con el tío Ñufnuf que traía la chuleta de bisonte a la caverna. Los Picapiedra gobiernan nuestros destino y somos la patria del cinismo. Si ya lo decía El Arrebato, "buscaté, un hombre que te quieraaa, que te tenga llenita la neveeeraaa".

Los lobos no comen hierba
Las relaciones entre hombres y mujeres en España, son más bien complicadas porque se basan en el engaño y la falta de sinceridad. Me comenta un amigo, gran ligón en su intrépida juventud: "Un cazador no puede decir "soy cazador", porque entonces las corderitas salen corriendo. Tiene que convencerlas de que ya se ha acostumbrado a comer hierba, y que no quiere comer carne, que ya no le gusta, … le lleva mucho mucho tiempo (meses) que la corderita se acerque, y sólo, sólo, sólo cuando está seguro de que la corderita va a decir "si" salta y caza. De hecho ella lo espera, porque para ella es todo un reto que ese lobo vuelva a sentir que es cazador por ella. A las corderitas les encanta los retos, cuanto más difícil, más le gusta, … lo fácil y peligroso o es un joven alemán rubio con ojos azules, o salen corriendo. No hay otra táctica, lo demás es poco muy poco pan para hoy, y hambre para mañana".
Me gustaría decirle a mi amigo que se equivoca, pero me temo que él tiene razón, porque a él le ha ido muy bien y ahora está muy felizmente casado y con hijos -también es cierto que curra mucho, genera dinero y por lo tanto ofrece seguridad- pero me gustaría pensar que algún día las relaciones entre hombres y mujeres sean algo menos falsas, y a mí mentir me aburre mucho y no me apetece comer hierba. Y todos los ligones que he conocido eran mentirosos compulsivos incapaces de una comunicación sincera con una mujer: mentir y mentir y mentir. Siempre y en todo momento. Nunca bajar la guardia, nunca dejarse llevar por la sinceridad.

Indiscreción e insinceridad
Con los años, he aprendido que dar consejos tiene un coste tremendo. En su día veías a Fulanita que se liaba con un individuo que no era trigo limpio y sabías positivamente que le iba a poner más cuernos que un saco de caracoles o que iba por la pasta. Y con toda inocencia avisabas a Fulanita, rogándole por Dios que conservara el secreto de la confidencia, que se lo decías por su bien, bla, bla.
Un minuto después, claro está, Fulanita le contaba a su adorado churri lo malo que eras tú, y lo que le habías dicho. A los dos minutos, te llama el churri: "Oye, por qué le has dicho a Fulatina que no soy trigo limpio, eh, cabrón". Naturalmente, Fulanita se casó con el adorado churri, y naturalmente aquello fue el rosario de la aurora: tragedia griega, con golpes y todo e intervención de la policía, y cuentas saqueadas, y órdenes de alejamiento. ¡Gran éxito!
Tristes experiencias como esa me han enseñado a callarme y evito cualquier contacto con golfos, mentirosos y maleantes para no pringarme; porque al final, te pringan. Existen, cierto es, mujeres discretas que saben que uno es esclavo de lo que dice y dueño de lo que calla, pero son excepciones. Y al final pagan justas por pecadoras, como no sabes si Zutanita es discreta y ya tuviste una mala experiencia con Fulanita, ves que Zutanita se va a equivocar pero no dices nada. No te metes en líos... Vives y dejas vivir y cada palo que aguante su vela.  Pero te fastidia...

La tremenda condición de los confesores
La verdad es que no envidio a los confesores de pueblo que oían los pecados de todos los lugareños. Y claro, el infiel se confesaba, "Padre, me acuso de que soy un esclavo de mi pito: me tiré a la farmacéutica el lunes, a la carnicera el martes, a mi cuñada el jueves, fui de putas el viernes y el sábado y el domingo me tiré al monaguillo, por ser el día del Señor". Horas después se confesaba la mujer del interfecto: "Padre, me acuso de que a veces no me porto bien con mi marido, que es un ángel, que me quiere tanto: él me pide que use la lengua para limpiarle los zapatos pero yo, a veces, como se me atraganta el barro, hago trampa y uso un trapo mojado, ¡soy mala!". Y claro, el confesor debía arder en ganas de aclararle a la pobre mujer qué clase de cabronazo con pintas era su marido, y tendría ganas de decirle que por favor le hiciera un favor a la Humanidad y capara a ese miserable despojo a la altura de la nuez, pero se tenía que callar... Y no te quiero decir cuando horas después se confesaban la carnicera, la farmaceútica, la cuñada y el monaguillo, y se daba cuenta el confesor de que olvidaban algún detallito que él ya conocía... Ganas de decir "¿eso es todo hija mía, no se te olvida nada?".
Por eso no me gusta que nadie me haga confidencias, prefiero vivir ignorante y feliz a conocer los detalles de la bajeza de quienes trato. Bastante tengo con mi propia mezquindad como para cargarme con la mediocridad ajena...

El problema de renunciar a saber, es que tampoco ayuda a la sinceridad, y se pasan los años y te dices que es una pena no llegar a conocer de verdad a los demás, pero quizás sea mejor así... 

10 comentarios:

  1. La legislación actual es anti familia . Nuestros abuelos tenias familia, porque su legislación era pro familia.

    La sociedad pierde a las familias, ... Así le va.

    Javier Ångel (el Ångel Xterminador).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, así somos de listos, Exterminador.

      Eliminar
  2. Yo también me pregunto lo mismo que tú. El por qué de las relaciones complicadas. Estoy rodeada de ellas y en alguna ocasión incluso inmersa...
    Creo que el miedo al compromiso esconde una gran incompetencia emocional. Y por esto acabas conociendo personas de 50 años que parece que tuvieran 15 (y esto no es un piropo). Y no sé si esta incompetencia emocional es debida a una educación deficiente (aprendemos mucho de ríos, continentes y ecuaciones pero no somos capaces de distinguir las emociones) o al entorno que estamos viviendo. O quizá sea una mezcla de ambas. O no. En cualquier caso existe.

    Ojalá y poco a poco, generación a generación salgamos de esta...

    Un saludo,

    Maribel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante lo que cuentas Maribel de la incompetencia emocional. Ya sería un progreso que aceptáramos que las cosas tal y como son, no funcionan. Y si aceptáramos todos ese dato podríamos quizá intentar explicarlo, interpretarlo...

      Eliminar
  3. Excelente analisis da situaçâo. Nâo e preciso anhadir mais nenhuma coisa

    OTdB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obrigado, Nestor Joao. Pero ten cuidado con que no te lea Esmeralda, que es muy celosinha.

      Eliminar
  4. Mi admirado Luís.
    Muchas reflexiones nos presentas hoy, la primera, niños nacidos fuera del matrimonio ¿Miedo al compromiso? Creo que se debe a la promiscuidad, al todo vale sin pensar lo que tenemos entre manos, pero si nos venden el sexo hasta para consumir un yogur!!!!
    De acuerdo que en tiempo de nuestros abuelos, el sistema funcionaba, pero era por ¿Respeto? ¿Temor? ¿Machismo?.
    Todo ha dado un vuelco, ahora es la mujer la que aborda.
    Se emplea la mentira en y para todo, por ejemplo ese culto al cuerpo con esas operaciones, que después dan problemas y graves, hay que reconocer que esa imagen es una mentira, como ocultar el verdadero carácter, aparentando una dulzura inexistente, son medios convenientes para momentos oportunos.
    En "dar la imagen" puede haber seguridad, por aparentar una belleza falsa e intentar cazar la nómina del arquitecto del 5º, que siempre es mejor que la caja registradora del tendero de la esquina, aunque luego salga por peteneras, pero así es mejor, pues la pensión es mas alta.
    Permiteme una anécdota. Conocí a una mozuela que, aunque no era guapa, era atractiva y estilosa, incluso fumaba con una boquilla larga.
    Y decía sin rubor que quería casarse, para luego divorciarse y con una buena pensión vivir como una reina sin aguantar a nadie.
    Cuando la conocí se relacionaba con un norteamericano de la Florida, mucho mayor que ella, después fue un bombero, al que acepto cuando vio el coche y el sueldo que tenía, después fue un pobre tontuelo, más joven que ella, que pagaba la vivienda, la compra, al tener turno de tarde, limpiaba el piso y ponía la lavadora. La familia (de él, claro esta) le debió de decir ¿Pero tu estas bien?????
    Después.... afortunadamente deje de verla, me aburría en toda la extensión de la palabra.
    Termino con otra pregunta ¿Quien caza a quien?.
    Esos lobos solitarios que no presuman tanto, no merece la pena
    Mª Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, Nefermaría, la pasta es útil pero no puede ser un objetivo. Despertarte una mañana al lado de la chica que quieres, y verla sonreír, es algo que nadie puede comprar. Hay gente como tu conocida que es o muy mala, o muy tonta, o ambos porque, realmente, ¿divocrciarse es un éxito? Será muy rentable para algunos, pero yo creo que es bueno ser cursi, es bueno ser romántico, es bueno ilusionarse. Y los malos, en el fondo, dan pena...

      Eliminar
  5. Como Mª Jesús te digo que tocas muchos temas. Algunos los comparto pero otros te los discutiría desde una posición absolutamente opuesta a tu opinión. No voy a hacerlo aquí por no extenderme y lo dejamos pendiente para algún próximo encuentro entre cervezas o rollos de primavera.

    Sólo te dejo una reflexión: Es cierto que en muchas ocasiones el engaño está entretejido en una relación pero en muy pocas es unívoco, de una sola dirección. Es raro que el hombre engañe a la mujer, o esta al hombre, y el otro no lo sepa y lo consienta. Y no me refiero al engaño de los cuernos sino a cualquiera.

    Luisito, las relaciones de pareja suelen ser un pacto en el que uno impone lo que puede y cede en lo que no. El juego es mutuo, el conocimiento de la situación también y la aceptación de ese juego es lo que puede mantener una pareja. Pero no creas en lobos y corderos, malos y víctimas, que no es así. Todos lobos...

    Y, como ves, no he querido nombrar los sentimientos y el amor... porque me conozco y te escribiría un ladrillo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad no sé si yo soy muy sencillo y elemental. A lo mejor tengo la sesera emocional binaria "me quiere, no me quiere, uno, cero" y los demás sois jugadores internacionales de ajedrez sentimental. Probablemente tú tengas razón puesto que tú estás felizmente casado y soy un golden singel pateado.

      Eliminar