Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

sábado, 11 de febrero de 2012

Contador y Garzón: reacciones paralelas y para lelos

Si nuestros políticos hicieran una ley que obligara a andar en cueros y con un nabo metido en semejante parte, me pregunto cuántos españoles se rebelarían y cuántos, dócilmente, irían a buscar vaselina a la farmacia primero y luego a la frutería a averiguar a cuánto van los nabos.

Un país de acomplejados
En España los únicos valientes llevan faldas, como las señoras que montaron la AVT o como María San Gil. También hay héroes del sexo feo como el Dr. Poveda, capaz de enfrentarse a la Máquina, pero son muy poquitos los que hacen bueno el verso de Miguel Hernández, una gota de pura valentía, vale más que un océano cobarde. Pienso en Nacho Saavedra, mi amigo Paco o Santi Abascal, gente que se enfrentó solita a los malos en un momento en que todos miraban para otra parte. Y lo más cobarde de todo, la España Oficial, ese atajo de memos encorbatados.
El resto de los españoles somos eminentemente dóciles y nuestro símbolo nacional no es el Toro de Osborne sino el dulce Platero, aquel burrito amable que era pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos.
Viene una ministra y nos quita el tabaco. Nos cuadramos, y repetimos como en las pelis americanas "señor, sí señor".  Y durante el Demenciato, otra ministra quiso quitarle a los niños los tigretones. Y no hubiera pasado nada... Otros  capullos oficiales le quitan su descanso dominical a los comerciantes y los comerciantes, como un sólo imbécil, gritan que "viva mi señorito" y "viva quien mande". Y no os digo ya nada de la Tierra Negra de Mordor donde todo miserable tiene su asiento y te explica que los policías y los etarras son lo mismo.
Nuestras tragaderas son algo infinito, somos avestruces cósmicas, agujeros negros que se jalan una galaxia entera sin bicarbonato. En lugar de seguir el noble ejemplo islandés y meter gobiernos y banqueros en chirona aquí seguimos como el borrico de noria dando vueltas, día tras día, año tras año y sacando agua para nuestros amos.
Pero claro, el acomplejado tiene que sacar por alguna parte su capacidad para el pataleo, todos los pueblos sometidos siempre han necesitado linchar al negro o echar cristianos a los leones para sentirse mejor, para olvidarse de su propia nulidad. ¡Pan y fúrbol! Seamos plebe y no nos preocupemos de cómo nos chulea el César de turno...
Y los Medios, como siempre, alimentan un fuego que permite entretener a la masa y vender un par de periódicos más. Cuando la asociación Diálogo le dio su V premio a Fernando Alonso, eso no tenía interés. Cuando la gente, en París, aplaudía a Nadal puesta en pie, eso no era noticia... Franceses malos, putos gabachos, que nos odian y nos envidian...

Lo de Contador y Nadal
En Canal Plus Francia se han choteado de Alberto Contador a raíz de la condena a dos años que acaba de sufrir y, lo que es más grave, se han permitido insinuar claramente que un tipo magnífico como Rafael Nadal y otros deportistas españoles deben sus éxitos al dopaje. Podéis ver la falta absoluta de gracia y de buen gusto del vídeo de Canal Plus aquí mismo (a partir del minuto 3:34). El mensaje final es "¿Los deportistas españoles? No ganan por azar". Y ponen los emblemas oficiales de nuestras federaciones deportivas.

Veuillez installer Flash Player pour lire la vidéo

Lo más triste del asunto son las reacciones. Lo lógico sería que Rafael Nadal, la Federación Española de Tenis y las demás federaciones cuyos logos se han utilizado le aticen una demanda de cincuenta millones de euros a Canal Plus. Imputar un delito se llama difamar, y la libertad de opinar no cubre la difamación. Espero que Nadal y los demás afectados plantéen la demanda y que la ganen y que con la pasta de la indemnización se compren el hotel Crillon y la compañía de Bateaux-Mouches y me inviten a mí a una buena mariscada. No olvidemos que los medios de comunicación comerciales son absolutamente amorales, que lo que les afecta es que les saques cuartos, no cuestiones de ética profesional -¿ezoquehé?- que se pasan por las narices.

Pero es tal nuestro acomplejamiento que tíos que no saben francés, no ven la tele en Francia e ignoran el rating más bien modesto de Canal Plus en el panorama mediático francés se preocupan muchísimo de  lo que dicen unos guiñoles de esa cadena que ha incurrido en delito de lesapatria. ¡Duro al gabacho! Y es que la gente acomplejada suele ser excesiva en sus manifestaciones, como esos pobres moros que para olvidarse de que no son nada y que no inventan nada necesitan quemar banderas (en la foto) y luego le dan de palos a su mujer para sentirse reyes de la creación, ¡Allahu Akbar! ¡Digullimus a lus infielis!
Cuando no te atreves a meterte con el tío que te está chuleando te inventas un adversario lejano: los curas a los que hay que dar Garrote , los masones o los hinchas del Atleti. ¡Odiemos al franchute que nos despresia y henbidia nuestros ésitos sientíficos y deportivos! ¡Brigitte Bardot está fea y arrugada, mientras que Belén Esteban es la Princesa del Pueblo! En breve haremos un boicot al camembert... Eso sí, en España puedes rodar una peli y decir, en boca de Torrente, que qué pena no poder mandar un misil sobre Francia, y te quedas tan ancho. Los cristófobos de la Sexta pueden contar chistes de ingleses, que no importa. Por lo menos no veo que en Inglaterra haya manifestaciones...

Lo de Garzón
Lo de Contador es no sólo coetáneo sino paralelo a lo de Baltasar Garzón. Hay gente que se dedica a insultar a los magistrados del Supremo por condenar a Garzón sin entrar a valorar los hechos probados. Todo se resume en que ¡Rusia es culpable! Y los argumentos dan exactamente igual porque no se trata de usar la cabeza para pensar sino para embestir.
Que un juez se cisque en el derecho a la defensa, no les molesta porque los garzonistas quieren a "su" campeón, su ídolo, su dios verdadero. Y no te digo por dónde se pasan las acusaciones de cohecho por el tema de las conferencias y el dinero de Botín. Todo da igual. Mañana podría salir Garzón comiéndose un niño a la plancha con cachelos o podría salir Contador inyectándose Cristasol en vena o haciéndose lavativas de coca-cola; al final sus fans seguirían creyendo en ellos, igual que Mario Conde, Jesús Gil o Ruiz Mateos tuvieron abogados defensores en gentes de buena voluntad, pobres capullos que imaginaban conspiraciones judeomasónicas contra sus admirados financieros... Y los cínicos, aplaudiendo con las orejas.
La gente que decidió que Contador era inocente de las acusaciones de dopaje seguirá creyendo que es una blanca paloma incapaz de tomarse siquiera una micebrina; y la gente que decidió que Garzón hiciera lo que hiciera, o cómo lo hiciera, es una pura vestal, pues ídem de ídem. Son actitudes radicales y raciales que tienen más que ver con la testosterona que con la neurona.

Wert, ese genio
Lo que más le gusta a la gente es que la manejen, tenemos complejo de títere y vivimos felices siendo imbéciles.
Lo inquietante es que los titiriteros bajen al ruedo y me ha llamado la atención que el Excmo. Sr. Ministro de Incultura entrara al trapo. Ayer viernes los medios españoles traían sus inteligentísimas declaraciones del jueves pasado: "después de todos los años que llevan los franceses sin ganar Roland Garros y el Tour de Francia de alguna forma habrá que echarle la culpa al empedrado". ¡Cuánto ingenio, señor! O sea, que un MINISTRO español hace suya la idea de que si condenan a un señor y si un medio de comunicación tiene el mal gusto de chotearse del deporte español, es porque una nación entera, no sé cuántos millones de franceses, desde Flandes hasta la Polinesia, se levantan todos los días pensando en que los deportistas españoles se dopan, mira tú. Por lo visto lo que opine un programa de un canal de televisión en Francia es un asunto de Estado. Cada día nos parecemos más a Marruecos donde si un periódico como ABC publica una noticia sobre el Sátrapa, la gente se echa a la calle y el Sátrapa llama a su embajador en Madrid a consultas.
Ayer viernes el luminoso genio Wert rectificó y dio por zanjada la "polémica con Francia" reconociendo que "no se puede culpar a Francia como tal". ¡Se le apareció la Virgen de Lourdes!
En lugar de perder el tiempo haría mejor el Sr. Ministro en cesar al director del Teatro Real, un tal Gérard Mortier -preciso que se trata de un belga y barón para más señas a los galófobos furiosos- mantenido en su bien remunerado cargo a pesar de su ninguneo a los cantantes españoles. En su día todo el mundo profesional del canto en España se sublevó pero la pandilla basurilla que llamamos España Oficial -los ministros de antes y los de ahora- decidieron que Mortier se quedaba y se sonaron con el manifiesto en defensa de los cantantes españoles, que no sirvió para nada. Pero claro, es que el canto es menos interesante que el ciclismo...

García-Margallo, otra lumbrera
¿Y qué me decís del ministro de la cosa Exterior, García Margallo? Obliga a Carlos Bastarreche, nuestro embajador en París, a hacer el papelón de mandar una carta de protesta a Canal Plus. Pero por lo menos el ministro de Exteriores se ha limitado a hablar de la marca España, menos cerril que el menestro de la cosa cultural... Es otro tono e incluso se puede defender. Ahora bien esa carta debiera firmarla el Consejo Superior de Deportes y dirigirla al medio ofensor y no al Ministerio de la cosa deportiva francés que nada tiene que cortar en lo que opinan los gilipollas de Canal Plus Francia. ¿O es que vamos a pedir la censura previa a los medios franceses? Desde luego, la ley Fraga ha calado profundamente en los nuevos caudillos de nuestra infortunada patria...

Dos soluciones posibles
Deseoso de agradar a todos, y de solucionar estos molestos asuntos, propongo dos soluciones, una para el problema del dopaje en el ciclismo, y otra para evitar polémicas con el tema de los abogados.

A) Dopemos las bicicletas. Dada la cantidad de basura que se meten los ciclistas para mejorar sus marcas, sería más inteligente dopar directamente la bicicleta. ¿Y cómo dopas una bicicleta? Pues te olvidas de esos aparatos carísimos a base de titanio, vanadio y dieciocho marchas distintas, y sencillamente le pones a la bicicleta un motorcito de cincuenta centímetros cúbicos, que basta y sobra para conseguir subir el puerto del Escudo. Si quieres ir más deprisa o si estás muy gordo -que es mi caso- le pones a la burra un motor de 250 cc pero como es mucho motor para tan poca bici, lo mejor es adquirir directamente una moto. Y como las motos tienen un equilibrio inestable, las dopamos un poquito más poniéndoles cuatro ruedas. Y finalmente, la consecuencia de dopar bicicletas es que consigues coches comodísimos y te dejas de zarandajas.
B) Suprimamos los abogados, cuyas funciones asumirán los fiscales Es tan grande mi estulticia que durante años creí en esas majaderías del derecho a la defensa, en que los abogados, los médicos y los confesores están obligados a callarse lo que por ti saben de tu intimidad, bla, bla, bla. Mi estupidez natural es incapaz de asimilar que el Sr. Garzón y sus amigos tienen derecho de pernada permanente sobre la Ley. La Ley es para otros, no para los jueces estrella, ahora estrellados.
Los abogados son en el fondo unos díscolos enemigos de la Verdad y la Razón, custodiadas por nuestros Dioses. Ya decía el eximio poeta: Dios es suprema bondad / y si jodidos nos tiene / será porque nos conviene / hágase su voluntad. Pues suprimamos los abogados, cáspita.
Nuestro modelo debiera ser la República Popular China donde si el Sr. Fiscal dice que el amigo Chung es culpable, el amigo Chung es culpable, que para eso el Fiscal es Fiscal y sabe muchísimo. ¡Qué bueno es el Sr. Fiscal! ¡Y qué malo el Sr. Chung!
Y si el reo pretende usar abogado, se le incrimina y punto. Pero bueno, Sr. Chung, ¿cómo se atreve a negar las acusaciones? Por cierto, que los Colegios de Abogados no se hayan personado en la querella contra Garzón por el tema de las escuchas a los letrados es un ejemplo más de indignidad y una demostración espectacular de que la España oficial es básicamente inútil, cobarde y parasitaria.

8 comentarios:

  1. Mi querido y admirado tocayo;

    hay algo en tus acertados análisis, con los que coinciden matemáticamente mis valoraciones, que está empezando a inquietarme seriamente, y es lo siguiente:

    Si todo lo que expones habitualmente es cierto. Si las consecuencias extraídas son las correctas. Si no se necesita ser una lumbrera para establecer un cordón argumental que una en un conjunto homogéneo y lógico los diferentes disparates en los que nuestro lugar de nacimiento nos ha sumergido.

    Y si, para colmo, unos cuantos que nos reunimos en torno a este esclarecido ágora estamos de acuerdo tanto en las causas como en los efectos, tanto en el fondo como en la forma, entonces ¿que coño nos impele a seguir dándole hilo a una cometa que ni siquiera reconozco como mía, por más que haya nacido con ella entre las manos?

    Si, ya sé. Esa pregunta tiene un tufo insoportable a retórica inútil, ya que no he hecho otra cosa desde que me visto yo solito. Pero a pesar de ello tal vez haya llegado la hora de preguntarse si no sería más practico dedicar nuestro indudable talento (¡ole!) a causa un poco menos autoflagelantes.

    Por ejemplo. Ante el argumento tardofranquista de que por ahí afuera nos odian, estamos indudablemente de acuerdo en que sería más inteligente plantear, como tu apuntas, cual sería la reacción del gobierno galo si, entre las bromas que todo dios dice que le gastan al presidente ese de los zapatones, un buen día los guiñoles le acusaran de llevarse a casa de su familia la plata del Elíseo. O sea no una coña sobre un decreto de nada.¡Un delito de apropiación indebida!

    Un delito. Que, al fin y al cabo, es de lo que acusan a los deportistas españoles.

    Pero la pregunta es, ¿de qué sirve que tú y yo, y el resto de esta peña que te sigue con devoción, nos persuadamos de lo que ya estamos persuadidos?

    A lo mejor, por este camino llegamos a la leninista cuestión del

    ¿QUÉ HACER?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Saco de sabiduría, acompañando a un buen amigo a Alcohólicos Anónimos me enteré de la oración de la Serenidad: "Dios, dame la serenidad de aceptar las cosas que no puedo cambiar; valor para cambiar las cosas que puedo; y sabiduría para conocer la diferencia". No depende de mí lo que hagan los Medios, sí depende de mí lo que yo escriba. Afortunadamente, sólo me leen Premios Nobel así que la influencia de este blog es inmensa...

      Eliminar
  2. Supongo, Luis, que la cuestión es la ignorancia de quienes opinamos así de visceralmente. Al menos, en parte. Por otra parte, creo que en otros casos es maldad pura y dura.

    Ignorancia, digo, porque cualquiera que conozca a una persona que practique deportes físicos tan extremos para el cuerpo humano, sabe de buena tinta que, llegados a cierto nivel competitivo, el entrenamiento, la alimentación natural y el descanso no bastan para conseguir éxitos deportivos. Ni mucho menos el talento. Al menos, en determinados deportes, que no en todos, pienso yo. Asunto aparte es qué es legal y qué no lo es, según se cambien los reglamentos deportivos.

    Otro tanto vale para el "caso Garzón", aunque con matices diferentes: la gente se enfada y confunde la investigación del delito -mayormente amplificada su indignación si es contra la parte pensante o ideológicamente opuesta o distinta a la suya-, con el respeto a las reglas establecidas, que son las leyes. Simplemente hay que pensar que, por la mala instrucción hecha por Garzón, los presuntamente culpables pueden irse de rositas a casa. En eso no caen y alientan el "todo vale", sean cuales sean los motivos por los que querrían que se sentenciara con condena a los acusados.

    Lo dijo alguien una vez: cuánto daño hace más un ignorante (creo que empleó la palabra "imbécil"), que un malvado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una bellísima cita, Xixarro. Si en el fondo los juicios son algo inútil a partir del momento en que el personal no va a cambiar su opinión, caiga quien caiga. Arrieritos semos...

      Eliminar
  3. Recordado Francés en Madrid, quisiera puntualizar algunos hechos referentes a Canal Plous. El Guignol del Info es el programa más visto en Francia por su tono populista y su odio a la política. El lema es "Tous pareils, tous pourris" o "todos iguales, todos corrompidos".

    Fue un factor importante del desarrollo de la extrema derecha y extrema izquierda en Francia, con el resultado histórico del Sr Le Pen el 21 de abril del 2002.

    En cuanto al espectáculo llamado deporte, no resultan tan diferente de los gladiadores de la Roma antigua, ya que todos mueren. Los gladiadores, porque todos eran moritorum, los deportistas del espectáculo porque con tanto dopaje no vivirán muy viejos.

    ¿Porqué no se ha cerrado el negocio del Tour de Francia después de repetidos casos de dopaje?

    ¿Porqué los países están tan angustiados por los trofeos de sus deportistas del espectáculo, importados de otros países si es menester?

    Tal vez vuelva el nacionalismo.

    ResponderEliminar
  4. Olé, no sabía que fuera tan importante lo de los guignols. De niño recuerdo que "faire le guignol" era hacer el tonto. Hoy día la expresión probablemente no la emplée nadie. El nacionalismo, básicamente, consiste en iluminar con lumbre la propia gasolinera, a ver qué pasa...

    ResponderEliminar
  5. Querido Luis,
    Banderas aparte, sigo pensando que imputar un delito a quien sea para hacer un chiste no tiene ninguna gracia.
    También pienso que tener un picogramo (esoquéhe?) de algo en sangre que, según doctos entendidos, puede ser consecuencia de la ingesta de un mero vaso de agua, no debe suponer la inhabilitación de alguien sin que se pueda probar el dopaje consciente (in dubio pro reo).
    Y por último, como abogado sé desde que empecé la carrera tiempo ha que el derecho de defensa es una garantía fundamental y debe ser objeto de protección.
    Todo ello sin acritud, sin patrioterismo y sin doparme.
    Abrazo
    Sylvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Syliva,
      Sigues pensando lo que pienso yo y que por lo tanto les tienen que meter Nadal y las Federaciones una demanda a Canal Plus France que los deje temblando. Me encantaría que la minuta la firmaras tú, sobre cincuenta millones de euros puedes calcular... Y me invitas a mariscadas el resto de mi vida.

      Eliminar