Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

martes, 1 de julio de 2014

Acabemos de una vez con los parques nacionales

Leo esta mañana un estupendo artículo (ver aquí) de Julio Vías sobre la masificación de las actividades en el recién inaugurado Parque Nacional de Guadarrama. 

La tendencia sensata y la tendencia sicópata
Contrariamente a la creencia del vulgo, la política no es un asunto de siglas, de partidos, sino de personas. En Madrid existen dos claras tendencias dentro de la Administración regional, que responden a la existencia de personas con ideas muy distintas aunque pertenezcan al mismo partido.
De una parte existen y han existido equipos sensatos que han ampliado los espacios naturales protegidos asegurando que las próximas generaciones puedan saber qué es un pino o una ardilla sin tener que consultar la Wikipedia o mirar una foto del siglo XX. Pienso, por ejemplo, en la admirable labor de las personas que hace años desde la dirección general de Medio Ambiente y la fundación FIDA, contando con la colaboración de expertos naturalistas y de los municipios implicados,  consiguieron crear en un tiempo record una Reserva de la Biosfera como la de la Sierra del Rincón y obtener su reconocimiento por la UNESCO. Buen trabajo, rápido, eficaz, con pocos medios. ¡No se puede pedir más!
De otra parte existen lo que podríamos llamar sicópatas puros que te explican que lo más sostenible para una sierra es convertirla en un parque temático u organizar conciertos de rock duro en la Laguna de Peñalara. La tendencia sicópata se apoya fundamentalmente en la repula que a todos nos inspira ese ecologismo de chequera y de chequistas que se opone a cualquier proyecto -salvo cuando los promotores del proyecto abonan su impuesto revolucionario- y que piensa que Gengis Khan fue el mayor ecologista de la historia porque consiguió que el Norte de China volviera a ser campo libre a base de exterminar millones de chinos y destruir ciudades.

¿Y si los sicópatas tienen razón?
A veces me pregunto, ¿y si los sicópatas tienen razón? ¿Y si realmente lo que debemos hacer es acabar de una vez con la Sierra de Guadarrama? Es una pregunta legítima.
La verdad es que podríamos dar una solución orteguiana al problema de que los árboles no dejan el ver el bosque. Pues cortamos todos los árboles y así no hay ningún bosque que ver. Luego hay que decretar la urbanización de toda la Sierra. Resulta ridículo proteger un espacio donde se pueden plantar chalés, carreteras y tiendas de ultramarinos. ¿Por qué va a ser menos ecológica una tienda de ultramarinos o un chalé que un hayedo? ¿Acaso el hombre no es también una especie animal digna de protección? No me digáis que no sería precioso, por la noche, ver miles y miles de luces ir subiendo desde Madrid hasta la cumbre de la Maliciosa o la Bola del Mundo...
Y el Hayedo de Montejo, o las dehesas boyales de tantos pueblos, de verdad, ¿quién puede disfrutarlos hoy? La tierra es algo sucio, el cemento es algo limpio. Imaginaros una hermosa losa de cemento cubriendo todos esos espacios hoy abandonados al desorden natural. Y sobre el cemento, bellos edificios con vistas sobre Madrid...
Finalmente, debemos considerar que el único espacio en el que los animales reciben cuidado y protección son los zoológicos. Una nutria, en el río Madarquillos, no puede ser feliz. Cualquier desaprensivo puede cazarla, o envenenarla. ¿No sería más útil en un gran Zoosierra, entreteniendo a los niños?
Son ideas que pongo a los pies de la administración madrileña, sabiendo que sabrán estudiarlas y aprovecharlas.  E igual que hay que suprimir esa tontería de Parque Nacional de Guadarrama, propongo la supresión de todos los Parques Nacionales y Regionales de España. ¡Tiene que acabar ya la opresión insufrible de los árboles! ¡Liberemos el cemento de su injusta esclavitud! Al grito de ¡Viva la Hormigonera! pongamos de una vez fin a esta farsa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario