Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

domingo, 13 de julio de 2014

La sangre de los otros

En estos momentos un multimillonario saudí goza contemplando las imágenes de la guerra en Palestina. A su lado tiene a una de sus siete mujeres, la más jovencita, la que sólo tiene diez años a la que esta mañana enseñó cómo hay que dar de correazos a los criados filipinos, que amén de pobres son cristianos, azotables y exterminables. La niña no quería, no le gustaba la idea de pegar a la pobre Jenny, pero al final descargó su correazo sobre la espalda de la esclava.... Buenas chicas, cada una en su papel, ¡y él es el director de escena!
El Saudí observa con sumo placer el cacao que han montado sus amigos de Hamas. Secuestrar y asesinar a tres chicos no es nada, lo bueno es lo de los cohetes. Cincuenta millones de dólares tienen la culpa de los nuevos ataques de Hamas sobre Israel. Cincuenta millones que son la humilde aportación del saudí. Un diez por ciento de sus beneficios del año -¡Alá se lo recompensará con creces!- Total, ya no puede comprar más casas, ni más coches, ni más nada... Es tan rico que ha llegado a conocer ya todas las dimensiones del aburrimiento.
Hay que reconocer que los chicos de Hamás son honestos. No se han quedado con la pasta, hasta el último dólar lo han gastado en comprar a través de Teherán los magníficos cohetes chinos que bombardean Israel... Una pena que no acertaran al reactor de Dimona, imagínate la catástrofe radiactiva... Y los primeros irradiados, los propios palestinos de Gaza, todo el sur de Israel y el Oeste de Jordania, una verdadera pena.
Pero esto es sólo el apertivo. El Saudí ha pagado otros cinco millones para diez  voluntarios palestinos que ya están vestidos de blanco. Se van a volar en distintos mercados, autobuses y universidades israelíes. Ya están depilados, y han realizado las rituales abluciones... Algunos tienen sus dudas, lo de volarte en pedazos no tiene mucho futuro, pero el mulá de turno se encarga de repetirle las chorradas habituales, que sí, hombre que sí, que en el momento mismo en que revientes, te acogerán en sus brazos setecientas huríes y te bañarás en ríos de leche y miel, chaval, y a tu familia no le va a faltar de ná...
Dentro de unos días el saudí volará no en pedazos -una pena- sino en avión privado hasta Sotogrande a su fabuloso palacio donde dará fastuosas fiestas en honor de príncipes españoles y británicos a los que en el fondo desprecia profundamente. El saudí es coleccionista: durante un tiempo se interesó por los coches de lujo, las villas romanas y toscanas, hoteles en París y cosas así, pero últimamente le divierten los bufones, como a Felipe IV. No hay nada más gracioso que un rey destronado o un príncipe europeo genuflexo ante el petrodólar. Un día de estos tiene que hacer saltar al príncipe Klaus o al Archiduque Fritz por un aro o vestirlos de bailarina con tutú...
Al Saudí le gusta acariciar las nalgas de la niña mientras ve la televisión...observa a los desesperados palestinos, huyendo de los bombarderos... Buena propaganda para la gente de Hamás, ahora los judíos resulta que son los malos...¡Qué divertido! Y mientras se recrea ante la imagen de los inocentes corriendo, el Saudi experimenta una oleada de placer...

No hay comentarios:

Publicar un comentario