Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

miércoles, 10 de marzo de 2010

El progresismo abortado


Gracias a un artículo de Luis Antequera me entero de que el Ayuntamiento de Getafe le ha dado un premio a la Clínica Dator, un centro que se lucra matando embriones y fetos, gracias al cual faltan hoy de las calles varios miles y miles de españoles. Más fuerte todavía, se trata de un Premio 8 de Marzo, un premio esencialmente feminista.

Cien millones de niñas asesinadas
Cuando se sabe que gracias al aborto y los infanticidios han sido "eliminadas" CIEN MILLONES DE MUJERES en los últimos años -mirad la portada de The Economist de esta semana- resulta cuanto menos inquietante que los colectivos feministas celebren el aborto como una victoria. El término usado por la revista no puede ser más claro: generocidio. ¿No querían hablar de "políticas de género"? Pues ahí tienen un tema: los abortos selectivos de mujeres en Asia donde se considera que ser mujer es una desgracia, así que te hacen el favor de matarte en la tripa de tu mamá o, si no hay más remedio, esperan a que nazca para echarla a los cerdos.
Los culpables del aborto no son los que viven del negocio de Dator, negocio perfectamente legal, sino los legisladores de cuando la mayoría del PSOE, que legalizaron esa abominación, y los de cuando la mayoría del PP, que no derogaron una ley tan injusta.
Más gordo todavía es el hecho de que además, para darle el premio a la clínica Dator se lo han quitado a la madre de Sandra Palo, que es como una vuelta de tuerca más en el esquema del horror.

La ruptura del progresismo
El tema del aborto es gravísimo. Supuso ni más ni menos que la ruptura de los movimientos de progresos civiles y el final de una cultura progresista. Julián Marías, libre entre los libres, liberal entre los liberales, subrayó que desde que las posturas progresistas hicieron suyo el aborto, él se sentió desvinculado de todo aquello por lo que había luchado y se había esforzado. A mí me sucede lo mismo: no entiendo que se defienda algo tan profundamente injusto y reaccionario como un progreso; es el mayor de los contradioses.
Hubo una época en que todas las personas progresistas iban por la misma dirección: la igualdad legal del hombre y de la mujer; la extensión de la cultura a todos; el final de la discriminación legal de los negros y coloured people en los EE. UU. o Sudáfrica; el reconocimiento y la despenalización de la homosexualidad; la información sexual, en particular en lo que se refiere a métodos anticonceptivos. Se pensaba, con toda la razón, que la información y la libertad eran los dos pechos que amamantaban el progreso, y que iluminaban al mundo...
En algunos de esos combates estuvieron las distintas iglesias cristianas, y en otros no porque su moral se lo prohibía. Pero fueron tiempos de debates de altura, de ilusión colectiva.
El tema del aborto lo aniquiló todo: grupos que se habían caracterizado por defender el derecho del débil ante el fuerte empezaron a defender el mayor abuso que se puede imaginar, algo más reaccionario que la prisión por deudas -encierro tu cuerpo por dinero- más reaccionario que la prostitución -gozo tu cuerpo por dinero- más reaccionario que la esclavitud -dispongo de tu cuerpo y de tu vida como me da la gana, porque pagué por ti-; el aborto supone que un ser humano dispone de un modo absoluto de la vida de otro ser humano. Si quiere lo trocea y si no quiere, no. Y al final del proceso alguien cobra su buen dinero.
Ah, perdón, se me olvidaba, dice doña Bibiana que  las víctimas del aborto no son seres humanos. Sin duda porque son feas.

1 comentario:

  1. ¡Qué oportunos los dos Luises esta semana! Luis Antequera, cuyo artículo también he leído esta mañana y sin el que no me hubiera enterado de semejante..., no sé ni como llamar a la fechoría del Alcalde de Getafe...; fechoría que, como ha calificado el otro Luis al comentar este artículo, es ABOMINABLE.
    Esta semana, en la que no paramos de leer, oir, ver por todas partes, noticias, artículos y reportajes sobre los logros de la mujer en estos años, francamente, si la tendencia es así, tal y como tenemos buen ejemplo en China (The Economist), que queréis que os diga, chicos, que yo me bajo de esto de la semana de la mujer y tal y tal... y me apunto al movimiento del "post-feminismo", que otro día os explico con más calma.

    ResponderEliminar