Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

lunes, 27 de junio de 2011

Madrid y los pueblos

En Madrid, cuando no quieres ver a un pelmazo no lo ves. En un pueblo pequeño, ¿qué haces? No puedes fingir que no lo ves, ni contarle que no estás en casa, no hay huida posible, tienes que aguantar al pelmazo, o pegarle un tiro.
En Madrid, a pie, paseando por el Centro o por la ciudad moderna, es muy fácil perderse adrede: ¿qué hay más allá de la calle del Cordón? ¿Cómo evoluciona Caleruega, dónde acaba Ronda de Sobradiel? En un pueblo pequeño sabes exactamente dónde está cada cosa, cada piedra, cada calle, cada cardo y cada cabra. Y no te apetece salir.
En Madrid, si tu amor te abandona, tienes mil distracciones, reuniones, conferencias, conciertos, películas y obras de teatro para atontar los sentimientos y narcotizar el desarraigo; mil restaurantes, cafeterías y colmaos donde echar unas risas con los amigos.  Y si no la quieres ver, no la ves. ¡Será por ciudad! En un pueblo tienes la tortura de ver a tu amor todos los días, a las mismas horas, en el mismo lugar. ¿Cómo demonios pueden aguantarlo? ¿Cómo puedes nadar si no tienes agua?
La vida es ya bastante dura, corta y absurda como para, además, pasarla en un confín minúsculo, encerrado en una burbuja de acontecimientos previsibles y previstos. Mi pregunta es, ¿cómo cáspita se puede vivir en un pueblo puediendo vivir en Madrid? ¿Qué clase de pervertidos viven en los pueblos? Me diréis que la gente puede ser feliz en el campo, que Heidi al final se casará con Pedro. Y digo yo, si Heidi se cansa de Pedro, ¿qué pasa? ¿Se consuela Pedro con Niebla? ¿Se liga Heidi a su abuelo? ¡Odio los pueblos!

7 comentarios:

  1. Desde luego, los pueblos son sólo para ir de vacaciones y cada vez a uno diferente, pq te fichan rápido. Donde esté Madrid que se quiten lo spueblos.
    paz

    ResponderEliminar
  2. Sin embargo, y durante millones de años, los humanos evolucionamos y vivimos en pequeños grupos, llámense tribus, hordas o como se quiera...y no nos fue tan mal, creo yo...
    Si ha habido tanto "menosprecio de corte y alabanza de aldea" desde el "aurea mediocritas" será por algo...
    NO hay peor soledad que la que se padece entre millones de seres...
    ¿ Y no defenderá nuestro buen amigo Luis el escapismo y el anonimato como formas de vida ?
    Todo tiene su puntito y su momento

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya por Dios!Lo único que me falta por oir es el "¡De Madrid al Cielo!"

    ¿Pero que pasa?¿Soy el único que se ha dado cuenta de que la gran ciudad no es más que la versión elefantiásica de la mortal mediocridad del pueblo?

    El nivel máximo de asombro que consigo en las escepcionales ocasiones en las decido salir de casa en Madrid, lo alcanzo al contemplar la misma presencia de los mismos espectros apoyados en los mismos rincones del Café Gijón, sosteniendo en sus mismas manos izquierdas el mismo gin–tonic, mientras desparraman el mismo conjunto de estupideces. Desde los años sesenta.

    Es la versión más "vivida" del mundo, de The Night of the Living Dead, de Romero.

    Recomendada para mayores de sesenta años, en dósis mínimas y cada cinco años.






    Night of the Living Dead

    ResponderEliminar
  4. Y si eres un alma de cántaro y vives feliz con la chorba del Jacinto, sin que te preocupen las habladurías de la mujer del Aniano? Si te gusta perderte en los majuelos para repasarle las manos a los hermosos muslos de la susodicha? En fin, si eres un paleto de los de antes, con boina y todo...?

    Chatijueraaa!

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Oh, Luis!!es la 1º ves que participo en una cosa de estas, sabes que las odio, pero hoy tu comentario sobre los pueblos me ha llegado al alma, los pueblos como las ciudades grandes se pierden en si mismos/as y se encuentran en el individuo... no hay soledad mas dura que la de una gran ciudad y eso no se vive en un pueblo donde entre cotilleo y cotilleo la gente te da la mano...,en la gran ciudad, si te ven en el suelo levantan el pie y pasan de largo, por si acaso me busco un problema...,en el pueblo jamas. Si quieres ser independiente en tu pueblo coges tu coche que para eso has sacado el carnet y te vas a la ciudad...en el pueblo eres el que eres... y te aceptan como eres, sobe todo si no eres mala persona..., si eres malo te aceptan mal como en todos los sitios. Si eres medianamente bueno como casi todo el mundo, eres facilmente amigo de todos, lo importante es saber ir y venir echandole una sonrisa a la gente...Ademas, por los pueblos tambien hay fiestas, hay veranos muy agradable, aunque haya inviernos... ¡eso si que es duro...! pero hay partidas de cartas, competiciones de villancicos con otros pueblos, cenas con los amigos, chocolate con churros y porras...,ciudades proximas u otros pueblo, hay ferias y tambien hay mucho tiempo para leer, etc... Claro lo peor es si te deja la pareja...pero eso es malo en cualquier lugar...y ahogas tus penas como puedes en el publo o en la ciudad. Lo ideal es poder compajinar la gran ciudad o el pueblo... eso es lo mejor..., ¡ahora me voy a Madrid, ahora me voy al pueblo...!
    De todos modos una señora mayor me dijo un dia que la gran ciudad es para jovenes, ricos y guapos, el que no reuna estas concidiones en la g.ciudad lo pasa mal. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Madrid, como todo el mundo sabe, es el pueblo mas grande de la provincia de Segovia.

    Los segovianos que se fueron a Madrid, lo hicieron para volver al pueblo en vacaciones y fines de semana. Esto es, salieron del pueblo porque no les brindaba medios de vida,pero su fin último es disfrutar de la patria chica, en cuanto puedan.

    Ah!! Querido Luis: lo mas importante de los pueblos pequeños es que el tiempo se multiplica. Puedes trabajar, atender a las necesidades diarias, leer, disfrutar de tertulias con los amigos, acompañar a la esposa a hacer compras, y pasear al niño. Todo el mismo día.

    Si fueras mujer, podrías comprobar que en una ciudad pequeña, puedes acudir a 2 ó 3centros comerciales, con cientos de tiendas y en un par de horas. En Madrid, puedes acudir a uno si inviertes toda la tarde y vienes cenado a casa.

    El pueblo te regala el tiempo.

    Madrid te ofrece anonimato, pero te cobra en tiempo.

    ResponderEliminar
  7. Menudos peazo comentaristas tengo, ende luego que van a pensar que os pago, aunque sólo sea en carne. ¡Y amás me leen chavalas uapas!

    ResponderEliminar