Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

miércoles, 1 de junio de 2011

La aspirina ¿con gas o sin gas?

Noche de insomnio, releo mi ejemplar de Los que tapan el Sol, de Jorge Dotta:

Siempre hay un bar en el que alguien espera. Hay veces en que quienes esperan son varios y el ambiente está cargado por la tensión y la incertidumbre. Hasta los camareros están incomodados por esa vibración a pesar de estar acostumbrados a ver esperar y a consolar a algunos desgraciados que ven que se irán de allí con una soledad mayor de la que traían al entrar.

Siempre hay un bar en el que alguien espera... siempre hay alguien a la espera de un bar. Tiene razón el maestro Dotta, los bares son propicios, allí esperamos, al amor o al amigo; son templos de la esperanza y del desesperar, cuando ya toda espera es vana pero la mente se empecina en recrear los eslabones pulverizados por un capricho.
Toda nuestra cultura se teje con los hilos invisibles de bares, cafés y terrazas, esos espacios libérrimos pero reglados, remansos en el gran río de la vida en el que durante un instante, saboreas la amistad, el amor o una conversación. Ya no podré montar el Churro Alegre -han prohibido el tabaco- y los Siniestros han ganado la partida. En lo que va de año, creo que sólo he ido a un bar cinco veces -o cuatro- porque me proporciona una indecible tristeza respirar ese ambiente tan saludable y tan coñazo. Algún día ya no habrá bares en Madrid donde tomarte unos callos o una oreja a la plancha, todo será light a la medida de nuestras anoréxicas ministras. Veo espacios acristalados, con camareros en bata blanca distribuyendo pildoritas a la concurrencia.
- ¿Me pone una clara de limón?
- No, no es posible, todavía estamos en la Hora Sana, hasta las once de la noche no podemos servir alcol.
- Empezamos bien... ¿Y lal limonada a secas, o una Cola-Loca?
- Le recuerdo, señor, que las bebidas gaseosas están prohibidas porque el azúcar es malo para los dientes y la sacarina da cancer.
- ¿Y unas croquetitas?
- Nos han prohibido freír, por el tema del aceite.
- ¿Unas patatitas al alioli?
- Patatas hay, pero no podemos añadir salsas que incorporen huevo, aunque esté liofilizado, por la salmonelosis.
- ¿Un chorizo a la cazuela?
- Pero bueno, ¿Vd. quiere matarse? ¿Sabe Vd. la cantidad de nitratos y colesterol de la que hablamos?
- Oiga, no quiero ofenderle, pero... ¿Vd. es camarero, verdad? Y no un piiip médico de los piiiip.
- Pues no señor. Ya no hay camareros. Ahora somos Técnicos en Atención Pública Alimentaria (T.A.P.A.). Para llegar a este puesto tuve que formalizar dos años de preparación profesional y superar la correspondiente oposición.
- (Murmullos indescifrables)
-¿El señor desea?
-La verdad es que desear, el señor desearía arrancarle a usté el hígado, y freírlo encebollado, con sus toxinas y todo y luego me lo comería con las piiiip patatas fritas en la piiip de aceite de motor, piiiip, pero como no es culpa suya sino del piiip del Zapa y sus Siniestros, le rogaré que me traiga una aspirina bien gorda y una empalmicina forte.
-La aspirina, ¿con gas o sin gas?
- Al natural.
- ¿La empalmicina, con ginseng?
-Sí, con efecto turbo-visagra de endurecimiento reforzado.
Tiempo al tiempo, estas líneas se estudiarán en las facultades y manicomios como La Gran Profecía. Al final, siempre viene alguien a taparnos el sol, y Diógenes en su barril, revienta de rabia.

3 comentarios:

  1. Y el T.A.P.A. ¿no te pidió el D.N.I. para comprobar tu edad? Dicen que la empalmicina sólo se puede vender a mayores de edad y tú no lo aparentas. Se jugó el puesto, el insensato.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo me apunto a los huevos con chorizo, a la fabada, y ¿Que me dicen Vds de unos callos a la Madrileña?
    Esos si que son afrodisiacos
    Mª Jesus

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco entro en bares y restaurantes bienolientes, Luis.
    Me gustan los que huelen, como a ti, y tienen humos, pero buenos humos. No como nuestros gobernantes que tienen mala leche y peores humos.
    Kss,
    Ladyfun

    ResponderEliminar