Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

domingo, 15 de junio de 2014

Las lecciones del caso Marcial Maciel



El drama de los Legionarios de Cristo
Como uno de mis más íntimos amigos es Legionario de Cristo, he vivido indirectamente el drama de una persona buenísima y sincera que se negaba a ver una realidad, a aceptar una dolorosa realidad, que vivía sumergido en mentiras; he vivido de rebote sus dudas y su sufrimiento. Ahora él y sus hermanos han visto la luz, y lentamente se van curando de sus heridas, lamiéndose dolorosas cicatrices.
Imaginaros la sensación de engaño que puede experimentar un hombre hecho y derecho que ha elegido un gurú por segundo padre en este mundo, un carismático guía que le condujo por el camino del sacerdocio y de la entrega a su Legión. Imaginad los sentimientos de alguien que ha hecho oblación de su natural instinto en aras de la castidad, enterándose de que su maestro era un degenerado pederasta que entre niño y niño se acostaba también con señoras y ha dejado una abundante prole...

Una terrible lección de humildad
El caso del padre Marcial Maciel, al que aludí hace años con la entrada Fidelidad y Confianza es una de las lecciones de humildad más grandes que puede recibir cualquier cristiano. Aquella infecta sabandija, aquel íncubo de Satanás introducido en el cuerpo de la Iglesia, engañó a muchos, que lo tenían por santo. Maciel engañó a su propia gente, que le quería, que le admiraba, que lo veneraba, que quería alcanzar la perfección siguiendo el camino trazado por el Belcebú mejicano. Marcial Maciel engañó a los buenos, a los mejores, a santos de verdad como San Juan Pablo II, cuyas indiscutibles virtudes han sido recientemente canonizadas por nuestra Iglesia.
Karol apostó por Marcial, le tenía un inmenso afecto, una ilimitada confianza. No quiso nunca dar crédito a los informes que recibía. Causa infinita tristeza leer el mensaje de Juan Pablo II a los Legionarios, con ocasión de los sesenta años de la ordenación sacerdotal de su fundador:

"Me complace encontrarme con todos vosotros, en el clima de alegría y de agradecimiento al Señor por el sexagésimo aniversario de ordenación sacerdotal del padre Marcial Maciel Degollado, fundador y superior general de vuestra joven y benemérita familia religiosa. Mi afectuoso saludo se dirige ante todo al querido padre Maciel, al que de buen grado acompaño con mis más cordiales deseos de un ministerio sacerdotal colmado de los dones del Espíritu Santo."

Al santo polaco le quedaban sólo cinco meses de vida y todavía confiaba en su amigo Marcial.... Puede leerse aquí el documento completo. La ceguera de Karol siguió hasta el último momento, y el 31 de enero de 2005 se dirigía de nuevo a la Legión de Cristo:

"Habéis tenido la dicha de caminar durante 64 años bajo la guía de vuestro Fundador. [...] Esto os compromete a custodiar, vivir y transmitir fielmente los dones que por medio de él habéis recibido del Señor. Ante vosotros está la tarea de desarrollar la obra inspirada al Fundador, la cual trata de distinguirse por la entrega al servicio a la Iglesia y la formación de la juventud en sólidos principios cristianos y humanos que, basados en la libertad y responsabilidad personal, contribuyan a su madurez espiritual, social y cultural, en fidelidad al Magisterio y en plena comunión con el Papa".

Puede leerse aquí el documento completo. El terrible error de Juan Pablo II me sigue causando una infinita desazón: si se puede engañar a un santo que cuenta con las luces del Espíritu Santo, ¿cómo no me van a engañar a mí, pobre diablo sin formación, sepultado en mis pecados y encenagado en mis debilidades?

La Visita Apostólica a la Legión de Cristo
Ratzinger, apenas alcanzado el Papado, no se anduvo con tonterías en el caso del padre Maciel al que ordenó que se abstuviera de ejercer su ministerio públicamente para llevar «una vida de oración y penitencia». Los escándalos y demandas se acumulaban y la desazón entre los Legionarios era algo tremendo. Muchos seguían pensando que su Fundador era un santo, una víctima de alguna conspiración, bla, bla. 
El papa alemán tomó las medidas necesarias. Nombró a cinco obispos Visitadores Apostólicos encargados de informar si se podían salvar o no los platos rotos de esa catástrofe. Uno de ellos era don Ricardo Blázquez, actual presidente de la Conferencia Episcopal Española.
El informe fue demoledor y Roma remitió el 1º de mayo de 2010 a los Legionarios la versión abreviada que se puede leer íntegramente aquí.

Algunos puntos del informe
Por su enorme interés para todos los católicos, creo que merece la pena extraer algunas citas del referido informe. No pretendo sacarlas de su contexto pero sí ordenarlas. En rojo pongo un subtítulo, siendo todo lo demás cita literal.

Una realidad inaceptable. "La Visita Apostólica ha podido comprobar que la conducta del P. Marcial Maciel Degollado ha causado serias consecuencias en la vida y en la estructura de la Legión, hasta el punto de hacer necesario un camino de profunda revisión.
Los comportamientos gravísimos y objetivamente inmorales del P. Maciel, confirmados por testimonios incontestables, representan a veces auténticos delitos y revelan una vida carente de escrúpulos y de verdadero sentimiento religioso".
Una realidad oculta. "Dicha vida era desconocida por gran parte de los Legionarios, sobre todo por el sistema de relaciones construido por el P. Maciel, que había sabido hábilmente crearse coartadas, ganarse la confianza, familiaridad y silencio de los que lo rodeaban y fortalecer su propio papel de fundador carismático".
Desacreditar al disidente. "A menudo, el descrédito lamentable y el alejamiento de cuantos dudaban de su recta conducta, así como la errónea convicción de no querer dañar el bien que la Legión estaba llevando a cabo, habían creado a su alrededor un mecanismo de defensa que le permitió ser inatacable por mucho tiempo, haciendo consiguientemente muy difícil el conocimiento de su verdadera vida".
Despreciar las acusaciones, considerándolas como calumnias.... "El celo sincero de la mayoría de los Legionarios, que se ha podido percibir en las visitas a las casas de la Congregación y a muchas de sus obras, muy apreciadas por bastantes personas, ha llevado a muchos en el pasado a pensar que las acusaciones, que cada vez eran más insistentes y que aparecían por doquier, no podían ser más que calumnias".
La autoridad debe estar unida a la verdad. "De los resultados de la Visita Apostólica aparecen con claridad, entre otros elementos: [...] b) la necesidad de revisar el ejercicio de la autoridad, que debe estar unida a la verdad, para respetar la conciencia y ejercerse a la luz del Evangelio como auténtico servicio eclesial".
Estudio y purificación.  [aparecen entre otros elementos] "c) la necesidad de preservar el entusiasmo de la fe de los jóvenes, el celo misionero, el dinamismo apostólico por medio de una adecuada formación [...] la Iglesia tiene la firme voluntad de acompañarlos y ayudarlos en el camino de purificación que les espera". 
Diálogo con las víctimas y agradecimiento a los disidentes. "Éste comportará también un diálogo sincero con quienes, dentro y fuera de la Legión, han sido víctimas de los abusos sexuales y del sistema de poder creado por el fundador: a ellos se dirige el pensamiento y la oración del Santo Padre en este momento, junto con la gratitud a quienes entre ellos, incluso en medio de grandes dificultades, han tenido la valentía y la constancia de exigir la verdad [...]".

El comunicado de la Legión de Cristo
Con gran entereza, la dirección de la Legión de Cristo, tras la asunción del devastador informe, emitió un comunicado que muchos debieran leer (ver aqui), ejemplo de cómo la humildad y el arrepentimiento son mejores ladrillos para el cristiano que la soberbia y la mentira.

"Expresamos, una vez más, nuestro dolor y pesar a todas y cada una de las personas que hayan sido dañadas por las acciones de nuestro fundador.
Participamos del sufrimiento que este escándalo ha causado a la Iglesia y nos aflige y apena profundamente.
Queremos pedir perdón a todas aquellas personas que lo acusaron en el pasado y a quienes no se dio crédito o no se supo escuchar pues en su momento no podíamos imaginarnos estos comportamientos. Si resultase que ha habido alguna colaboración culpable, actuaremos según los principios de la justicia y caridad cristianas responsabilizando de sus hechos a estas personas.
Asimismo, pedimos perdón a nuestros familiares, amigos, bienhechores y a todas las personas de buena voluntad que hayan sentido que su confianza ha sido herida".

Mi conclusión personal
No hay que ocultarse a sí mismo o a los demás una realidad; las consecuencias de la negación son espeluznantes. No hay que satanizar al disidente sino darle las gracias.
La Legión de Cristo estaba marcada por el sello del fracaso a partir del momento en que su guía era un servidor del Mal. Ahora los Legionarios, con humildad y agradecimiento, pueden quitarse de encima la pesada losa de la herencia macielana y con la lección aprendida enseñarnos a todos a desconfiar de las mentiras del entusiasmo, preservando la verdad. Estoy seguro de que rotas las cadenas del mal, los LC irán más lejos que nadie en el camino de la santidad.

1 comentario:

  1. Me gusta sobre todo tu conclusión personal. Los anticlericales utilizan los casos aislados como el de este sinvergüenza para criticar a la Iglesia e intentar difundir la idea de que "todos son iguales". Afortunadamente no es así y la Iglesia y sus miembros llevan siglos esparciendo el amor de Cristo y el amor humano por cada rincón de esta Tierra.

    ResponderEliminar