Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

sábado, 7 de febrero de 2015

Las víctimas del Yunque (esbozo de tipología)

Ya hemos hablado del Yunque, una muy discreta secta que pretende controlar la Iglesia Católica. Hemos dedicado entradas a esa gente en varias ocasiones: aquí, aquí y aquí.
Una exposición muy completa y reciente sobre lo que es El Yunque se debe a doña Victoria Uroz, en una larguísima y documentadísima entrevista realizada por Juan Francisco Jiménez Jacinto para Forum Libertas. Quien lea las tres partes de esa entrevistas sabrá qué es el Yunque, cuáles son sus fines, cuáles sus plataformas de actuación en España, quiénes son sus principales líderes, y cuáles son las organizaciones en las que se han ido infiltrando. Y doña Victoria no miente. Los enlaces directos con dichas entrevistas son los siguientes: uno, dos y tres.

Dicho esto, una cuestión que no podemos obviar es la tipología de las víctimas del Yunque, o lo que es lo mismo, identificar a las víctimas de dicha secta.

La Iglesia Católica y el activismo católico
En cuanto a las víctimas institucionales, resulta obvio que la Iglesia Católica y el activismo católico son las dos principalísimas víctimas de la Secta.
La Iglesia Católica apenas se ha recuperado de los incontables escándalos de pederastia, y no necesita que se la asocie a una organización secreta que imita los símbolos neonazis.
En cuanto al activismo católico, en España ha acusado un golpe muy serio al suscitarse un estado general de desconfianza. No sabes quién es yunqui, ¿será este socio? ¿será mi director? ¿será el secretario de esta asociación? Nada más deprimente y antieconómico que la desconfianza.

Si tratamos de clasificar las víctimas personales, hay que considerar al menos cuatro grupos distintos:

Los relegados
Se trata de los católicos que no son de la Secta, que a lo mejor han creado una red, han hecho crecer un medio y de repente ven que otros se quedan con el chiringuito y que a ellos los relegan a un papel secundario, meros comparsas de los yunquis que adoptarán el papel principal y dominante.

Las víctimas colaterales 
Fulano es invitado a participar en una actividad controlada por peña del Yunque; lo filman dirigiendo un cursillo a gente joven, sin saber que el acto lo organiza el Yunque; plataformas yuncosas le apoyan en sus actividades. Y todos los que nos enteramos pensaremos: "Fulano es yunqui". Y resulta que no lo es. Pero desde el momento en que lo han visto con yunquis acreditados o en medios yunquis, lo marcamos con la cruz. Se trata de un desprestigio que no nace de los hechos sino de su apariencia, y es particularmente injusto. Una consecuencia todavía más siniestra es que esa víctima colateral que pierde afectos y contactos porque se piensa que es yunqui, puede llegar a la conclusión: "Ya que experimento lo malo de ser yunqui sin serlo, voy a hacerme yunqui de verdad y así experimento lo bueno". Lo cual le convertiría en otro tipo de víctima, claro.

Los agredidos 
En tercer lugar están las víctimas directas de campañas de amenazas o desprestigio efectuadas por los yunquis, que acuden a toda la parafernalia legal y mediática para tratar de dañar a quien revela sus manejos. En su día, consiguieron los yunquis cerrarle la cuenta de twitter a Victoria Uroz o que youtube censurara los vídeos de Santiago Mata. Y no hablamos de agresiones más serias, que en Méjico se habla de asesinatos de los que el Yunque sería responsable...

Los propios yunquis 
En cuarto lugar están los propios yunquis, que son las víctimas principales de la Secta, pobres infelices que se tirarán cinco, diez o veinte años mintiendo a todo trapo, mintiendo a sus padres, mintiendo a sus hermanos, mintiendo a sus cónyuges, mintiendo a sus amigos, hasta volverse locos de atar o hasta que comprendan que las mentiras tienen un Padre, que no es precisamente Dios. Debe resultar durísimo superar el ecuador de la existencia y darte cuenta de que toda tu vida ha sido una gigantesca mentira... Años y años perdidos, adorando ídolos mejicanos en lugar del Dios verdadero... ¡Qué desperdicio!

No hay comentarios:

Publicar un comentario