Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

viernes, 6 de mayo de 2011

Los payasos son gente respetable

No sé por qué se empeñan en llamar payasos a los magistrados del Tribunal Constitucional.

Los payasos son gente respetable, sobre todo los que tienen gracia. El buen payaso practica un humor blanco, elemental, muy accesible, de golpes, gritos y bofetadas, sorprende y emociona y a los niños les encanta porque lo entienden. Y no sólo a los pequeños, también a los que peinamos canas. Son impresionantes las imágenes del beato Karol tronchándose delante del payaso Japo. Tengo un inmenso afecto por Charlie Rivel, que me hacía reír a carcajadas; conservo un gran cariño por la familia Aragón y los grandes Fofó y Miliki; me encantan las pelis cortas de Charlot -las largas son más cansinas- y todavía más las de Harold Lloyd. El Gordo y el Flaco me han hecho sonreír, y casi reviento de risa la primera vez que vi a Mister Bean preparándose una ensalada, tumbado en el sillón del dentista o subiéndose a un trampolín. Y no os cuento los excelentes ratos que me han hecho pasar doña Rogelia, Eugenio, o Juan Tamariz.
Por eso me fastidia tanto que llamen payasos a esos sapientísimos, doctísimos y excelentísimos señores magistrados del Tribunal Constitucional -que Dios guarde- cimas de la Ciencia Jurídica, castálida fuente de inmarcesible doctrina, alfa y omega de toda justicia,  tan majos ellos que bendicen el regreso de ETA a las instituciones permitiendo que se presente a las elecciones, para que puedan recibir jugosas subvenciones y acceder a los censos electorales. Vale tíos, ¡os habéis lucido! Y por más que lo intento, la verdad, no consigo verle la gracia al asunto.

11 comentarios:

  1. Admirado Luís, estos, son otro tipo de payasos, no esos magníficos que has nombrado en tu artículo.
    Mi indignación no tiene límites, solo pido que la sangre de las víctimas caiga sobre sus cabezas.
    Un abrazo
    Mª Jesus

    ResponderEliminar
  2. ¿Un payaso enano Pascual Sala? ¿Será que sublima esa desproporción corporal compuesta de cabeza gigante y cortas piernas con la depravación en el ejecicio de sus funciones "magistrales"? Querido Pascualet, siempre, para mi serás un enano, y un enano malo.

    Luis, como siempre un tío guapo.

    ResponderEliminar
  3. Tens toda a razao, o mey caro Luis.

    OTdB

    ResponderEliminar
  4. ¡Más razón que un santo!
    Es un horror.
    Prueba evidente, a mi parecer, de la negociación que nuestro gobierno está llevando a cabo en estos momentos con los terroristas, ¿o no?
    El que no lo quiera ver...es que no lo quiere ver.
    Abrazos,
    Ladyfun

    ResponderEliminar
  5. ¿PAYASO ...?
    PARA PAYASO , ZAPATERO ...
    !!! QUIÉN MEJOR PAYASO QUE ÉL !!! VIVE EN LA MONCLOA Y GANA UNA PASTA GANSA .... !!! NI RIVEL EN SUS MEJORES TIEMPOS ....!!!
    ADEMÁS ES EL ÚNICO PAYASO DEL MUNDO QUE HACE REIR POR SU FACETA TRÁGICA Y ENDEMONIADA ...

    ResponderEliminar
  6. Pascualet, si vas a l´hort mencha figues y atres cos...

    http://www.youtube.com/watch?v=DqVAzrtuwQ8

    Molt bé Pascualet!!! Li has fet

    ResponderEliminar
  7. Me encantan vuestros comentarios. Fíjate reina mora que la canción de Ramonet tiene la misma música que un clásico de la carretera francés, "Chauffeur, si t'es champion, appuie sur l'champignon". Bellísimos lazos entre conductores transpirenaicos y huerta valenciana. ¿Habrá versión francesa para el Virgo de Visanteta?

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena, buenísimo este post. Si lo mandas a algún periodico como carta al director te lo publican y destacado sobre los demás. ¡Muy agudo! - como siempre

    Iñaqui

    ResponderEliminar
  9. Cortito, conciso y esclarecedor.

    Querido amigo, coincido contigo en no encontrar la gracia a que algunos jueces bendigan esta aberrante situación. Permitir que estas hienas accedan a los censos (algo no tan importante dadas las lagunas legales de la protección de nuestros datos y la profusión de los mismos en internet) y, sobre todo, que obtengan cantidades ingentes de dinero público, de todos (aunque hay socialistas que creen que "no es de nadie"), que servirá para comprar balas... es cuanto menos triste, macabro, cruel y absurdo, muy absurdo.

    No entiendo esta doble moral. No nos engañemos: Si Bildu está en las elecciones es ÚNICAMENTE porque el PSOE así lo quiere.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Me quedo con todos los cómicos que citas en tu primer párrafo. Principalmente con Chaplin, a quien sabes que admiro con devoción casi febril. Los demás "payasos" del Tribunal Constitucional no merecen siquiera ser comparados con ellos.

    Has leído mi opinión del TC recientemente: su disolución debe ser obligada y, tras ello, la reforma de la Constitución para asegurar un Tribunal que no sea teledirigido por el poder político.

    ETA estará en las elecciones. Casi todos lo intuíamos. Y las víctimas del terrorismo lloran hoy desconsoladas; no de risa, como con Rivel, Chaplin o Lloyd, sino por la traición del Gobierno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Querido Luis:

    Hay que hacer un monumento a D. Pascual Sala. Ha manifestado que los Magistrados tienen su “ideología”, pero son independientes. Es una confesión de parte que no tiene desperdicio, y merece ser inmortalizado por ello. El monumento debería ser a la fidelidad y a la judicialización “ideológica”.

    El Presidente del T. Constitucional, D. Pascualone por mal nombre lo llamaron así cuando inadmitió imputar a F. Gonzalez por el Gal, aludiendo al posible desprestigio del Sr Presidente.

    Las cúpulas judiciales, son elegidas en cuotas, precisamente por su ideología, tal y como reconoce D. Pascual y se espera de ellos que dicten resoluciones, sin traicionar ni a su “ideología”, ni al partido que les nombra y que representa en la práctica esa “ideología”. ¿Qué es “ideología”? lo sabrán Dios, y el Presidente del T. Constitucional y el del Supremo que los tres han de ser muy sabios.

    La última decisión judicial, depende de la “ideología”. NO DEPENDE necesariamente DEL DERECHO.

    El estado de derecho por definición se caracteriza porque gobiernan unos, pero MANDA LA LEY. No el Presidente, ni el Congreso, ni el pueblo, ni la "ideología" de nadie. Exclusivamente la Ley. (Esto desde Aristóteles, aunque con diferente nombre).

    Pero si no manda la Ley, porque no hay estado de derecho ¿Quién manda?. ¿El pueblo? ¿El Congreso? ¿El Gobierno?. La verdad, en última instancia manda la “ideología” de los árbitros.

    Declaración de Derechos del Hombre 1.798. art. XVI. “Una sociedad en la que la garantía de los derechos no está asegurada, ni la separación de poderes definida, NO TIENE CONSTITUCIÓN.” (Aunque ensucien un papel de tinta con un texto articulado y juren que es su constitución.)

    Voy a poner un ejemplo de la separación de poderes. Imaginemos que un Consejero y luego Presidente de la Sección de Enjuiciamiento del Tribunal de Cuentas, durante la reprivatización (no expropiación) de Rumasa, lograra salir del paso sin emitir un informe incriminatorio, contra los amigos del Gobierno que se beneficiaron de modo escandaloso. Imaginemos que con esta hoja de servicios, fuera nombrado como justo premio a su capacidad “ideológica” Presidente del T. Supremo y del CG del Poder Judicial, coincidiendo ya con el escándalo del Gal, donde inexplicablemente no se imputó a la “X” que salió airosa, lozana e inmaculada. Con este curriculum de servicio a la “ideológica”, y siempre por decisión política se le pasa al Tribunal Constitucional, justo cuando había que decidir de la forma mas “ideológica” posible sobre el Estatut y tras los resultados obtenidos, excelentes para la “ideología”, se le asciende a la cúspide del T Constitucional, en las fechas que había que legalizar a la nueva Batasuna. El servicio a la “ideología” de esta carrera hubiera sido notorio.

    Esta es la carrera de D. Pascual Sala y sobre todo, de su la defensa fiel de su “ideología”. Será estudiada en los años venideros, para honra de la “ideología”, no de la Ley, ni de la Constitución, ni de la Nación, ni del Derecho precisamente.

    Yo también tengo la carne de gallina, desde hace años y me sangra la lengua de tanto morderla.

    ResponderEliminar