Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

jueves, 8 de noviembre de 2012

El barco España y el capitán Rajadoy

España es como un barco, o mejor dicho, han sido varios barcos distintos, pero que salían siempre del mismo puerto, con idéntico destino. Cuando uno se hundía volvían a botar otro, más grande y más bonito. El actual viene navegando desde hace más de cinco siglos, siendo sus padrinos los Reyes Católicos.

Separatistas sobre tablón diferencial
El mástil catalán
Pero por lo visto el secular Estado surgido del feliz matrimonio de Isabel y Fernando de Trastámara tiene ahora poco futuro porque un traidorzuelo llamado Arturo Mas, al que ya hemos dedicado algunas afectuosas líneas  (ver aquí) amenaza con cortar el palo mayor, que es el que da más impulso a la nave. Él dice que ese palo lo han levantado unos catalanes -opinion suya muy respetable- y ha tenido una idea genial: talarlo, echarlo al mar y ponerle un nombre nuevo: se llamará República de Cataluña. No le importa que la nave quede desarbolada ni que Cataluña, reducida a un mástil huérfano, sea condenada a dar vueltas en el mar...
Disfrutando de la independencia

La balsa abertzale
Otros traidorzuelos, de la familia Bildu y sus primos vascongados de apellido Abertzale, parientes de Lope de Aguirre, el loco, quieren cortar los remos y atarlos, para convertirlos en una balsa en mitad del mar. La llamarán República de Euzkadi.  No han pensado en las dificultades de navegar sobre una balsa en mitad del océano, y además sin remos...

Rajadoy: ¡Nuestro barco es insumergible!
El capitán del barco, el famoso Rajadoy, se ha dedicado hasta ahora a repetir que España es insumergible -¿os recuerda algo?- a pintar el castillo de proa, para lucir bonito, y a limpiar la carcoma del casco, para navegar mejor. Su idea consiste en hacer la nave España atractiva para los comerciantes extranjeros, para que le confíen sus dineros y fletes. Pero los inversores no están por la labor: ¿quién arriesgará sus caudales y mercaderías en un barco que mañana quizá se quede sin velas ni remos? ¿Comprenderá algún día Rajadoy que la prioridad, ahora mismo, no es la crisis económica sino la crisis de España como nación? ¿Alcanzará su poderoso intelecto a medir las consecuencias de su inacción?

1 comentario:

  1. ¿Te imaginas a un pasajero abriendo la puerta del avión y saltando sin paracaídas al grito de "¡Quiero volar yo solito!"?

    ResponderEliminar