Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Tipología del traidor (introducción a la traditología)

España es un país cuajado de patriotas. Muchos me prenguntan que quién es patriota y yo les contesto que patriotas son esa gente maravillosa que paga impuestos, trabaja o trata de trabajar, educa a sus hijos y además los quiere, cuida a sus padres cuando están viejos. Ellos son la sal de la tierra y por ellos cualquier sacrificio vale la pena. Son la España de la ilusión y de la realidad, la de la fe y la de las palabras, y es una gran desconocida ya que nadie habla de ella, de la gran España del curro y de la familia. No es noticia, sólo es noticia cuando matan a 198 de ellos de golpe, como a la querida Marion, que nunca olvidaremos.


Pero España es también una tierra fecunda en cínicos y traidores, desde Vellido Dolfos hasta Fernando VII pasando por los padres de la Independencia americana como Bolívar, que no se sabe bien si era más verdugo que traidor o más traidor que verdugo.  Hoy y ahora inauguramos una nueva disciplina, la traditologia, o ciencia de la Traición.

Infantilismo y traición
¿Por qué hay tan poco amor a la patria española en España? Quizá debamos buscar el origen del problema en cierto infantilismo: el niño egoísta que nunca ha crecido al llegar a la pubertad es incapaz de otro amor que no sea el autoerotismo, un prolongado onanismo espacio-temporal. Y hay que reconocer que a los españolitos no les han dado suficientes azotes en el culo como nos demuestran las  tertulias televisivas de nuestras televisiones, un espectáculo lamentable de gente cortándose unos a otros y hablando a gritos. Edad mental: 6 años como mucho, y mal llevados. Por lo tanto es muy normal que produzcamos traidores a manta, la más amplia variedad de traidores de toda Europa.
Ser traidor no es forzosamente malo, recuerdo aquel libro de Jeambar y RoucauteEloge de la trahison en que se hablaba del arte de gobernar basado en el chaqueteo y se ponía como ejemplo positivo a don Juan Carlos, traicionando a su mentor Francisco Franco para traer la democracia. Sin entrar en casuísticas particulares, creo que al menos podemos distinguir, de entrada, cinco tipos de traidores, es decir de españoles que se han pasado toda la vida siendo españoles y luchando contra España, contra la idea de España y contra los demás españoles.

El traidor de extrema derecha
También llamado Facha Español. Se caracterizaba por incurrir en una contradicción básica como elogiar al Pueblo y despreciar a la Masa. El Traidor de Extrema Derecha era un tipejo dispuesto a traer moros a España para matar españoles con el pretexto de redimirlos y salvarlos. Conjugamos el pretérito porque hoy no queda ya extrema derecha fuera de los museos, de los zoológicos o de la revista El Jueves con su Martínez el Facha. Ni siquiera determinadas cadenas de televisión han conseguido un facha revival.


El traidor de derechas
Su principal característica es el desprecio. Como desprecia a los demás no estima su propia nacionalidad que está dispuesto a regalar a cualquiera que compre un piso o una bolsa de pipas, si con eso sus amiguetes pueden hacer un negocio. Y como el Estado Social le importa un ardite, está dispuesto a que se metan millones de extranjeros sin cualificación -mano de obra baratísima- en la Seguridad Social puesto que para él la mejor Seguridad Social es la que no existe. De hecho, es una forma como otra de cargarse el Estado Social, café para todos, y así no queda café para nadie. Al Traidor de Derechas no le importa llevar la bandera de España en el reloj, pero su patriotismo no va mucho más allá.

El traidor de izquierdas
Suele llamars por otro nombre socialista y en España es un error crónico, una especie de maldición bíblica que reviste características patológicas únicas en todo el panorama político europeo. El Traidor de Izquierdas está dispuesto a cortarse la pirula, freírsela con pimientos y comérsela alegremente cantando la Traviata antes que poner en un mítin una bandera de España. Para el sociata español, España es un error histórico, y apoyará cualquier grupo extraño o secesionista que acabe con su propia patria, es decir, con él mismo.

El traidor de extrema izquierda
Antiguamente se llamaba comunista. Ahora ya no hay porque ya no existe la URSS y Rusia no paga. El comunista, en tiempos de la URSS, era esencialmente un patriota ruso. Su interés era la victoria y el dominio de una nación extranjera y de un sistema político. Toda su actividad giraba alededor de ese objetivo. ¿Patriota un comunista? Sí, ¡pero de la gran patria Rusia! Afortunadamente el comunista español es un pajarraco en vías de extinción, un dinosaurio con alzheimer al que te encuentras sólo en el Ateneo de Madrid o cualquier otro Parque Monotemático, donde a veces le hace compañía otro dinosaurio, el Facha Español.

El traidor separatista
Se trata de un tipo particularmente estúpido de traidor que quiere restar a los demás españoles los derechos que él mismo y los demás españoles tienen en su región, puro pueblo o ayuntamiento de los melones. El Separatista no quiere ganar él sino que perdamos nosotros (ver aquí).
Resulta obvio que una nación con tantos y tan activos traidores difícilmente puede sobrevivir si no reestructura su forma de educar a los niños para que al menos la próxima generación salga algo menos gilipuertas que la actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario