Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

domingo, 28 de febrero de 2010

Los caminos del poder

Además del parentesco, otro tipo de relaciones permite alcanzar el poder

En la entrada anterior recordaba la constitución de redes familiares en el poder, tanto en las democracias como en los regímenes dictatoriales. El poderoso transmite a su prole su propia experiencia y comparte sus contactos y relaciones, permitiéndole saltarse las etapas de paciente espera en las antecámaras.
Una de las conclusiones que subrayaba es que esa actuación suele desmoralizar a quienes no gozando de esas prebendas familiares, difícilmente pueden aspirar a buscar un puesto bajo el sol. Lo que es verdad en política lo es también en todos los campos de la creatividad: en muchos negocios resulta fundamental la tutela familiar, es difícil que puedas poner una galería de arte, una sala de anticuario o una joyería si no cuentas con el asesoramiento de quien conoce los entresijos del negocio, o sea, el tío Benjamín.

El camino más directo
El que no tiene experiencia al final busca la del que sí tiene, alguien que le abra camino, que le muestre los secretos de la senda que lleva al éxito y la fama. ¡Cuánto ahijado sin padrino mataría para ser tutelado por quien llegó a buen puerto! Resulta conmovedor contemplar con qué inaudita inocencia, el recién saliente se imagina que quien ya llegó le va a brindar su amistad y su poder en un momento. “Hombre, Sr. Fernández, qué alegría recibirle en mi ministerio, espere un momento, que me levanto para que se siente Vd. en mi lugar; ahora mismo firmo un Decreto para que Vd. me sustituya”.
El novato pide el favor, pero los favores hay que pagarlos. Hay quien pone precio al culo; y no lo digo metafóricamente. Gran parte del poder en el mundo político o artístico de España reposa sobre esos peajes exigidos y consentidos. Sabemos de ministros, senadores, secretarios de Estado, músicos, bailarines y escritores que han pagado o cobrado su ración de culo recordando aquel retruécano de Ortega: “el camino más directo pasa por el recto”.

Mujeres y poder
Ortega escribía en un tiempo en que el poder era cosa de hombres. Ahora también es cosa de mujeres y la situación no ha variado sustancialmente: jóvenes ambiciosas supieron trepar a costa de seducir a hombres poderosos o a sus émulas adictas a la rica tortilla.
Recordemos a Teodora, influyente esposa de Justiniano, joven emperador que se enamoró como un chaval de aquella artista de pantomimas que debía ser más lista que el hambre, y conocer los secretos de la toma de Troya, el troncomóvil de Picapiedra o el cascabel de Maribel.
Y también se da la situación inversa: hombres que alcanzaron el poder acertando a labrar fanegas reales como aquellos favoritos de doña Isabel II o Catalina la Grande, constituyendo ministerios de los que sin mentir podremos decir aquello tan elocuente: “de aquellos polvos vinieron aquellos lodos”.
Hay muchas formas de entender y practicar el sexo: juego narcisista de seducción, capacidad de aprehender, ciencia del placer... En el caso de esas relaciones teledirigidas hacia el éxito, las relaciones carnales ya carecen de cualquier otra dimensión que no sea el puro ejercicio del poder: el toro dominante se tira al más débil de la manada, y ni siquiera le promete una luna de la que enamorarse. El instinto es así de burro.
La versión hétero es más prosaica; Promotion Canapé era el título de una peli francesa que describía cómo para alcanzar las mieles del triunfo hermosas jóvenes inmolaban sus encantos a la diosa Ambición, y no hace falta vídeos de ningún tipo: la imaginación basta y sobra, y de tanto vivirlo y observarlo, ya ni nos fijamos.

¿Debilidad o chulería?
En principio, debiéramos considerar ese ejercicio de poder como una prueba de debilidad; el gran jefe o la gran jefa, debiera abstenerse de promocionar a quien le procura íntimas emociones, y recordar aquella sentencia de Marco Aurelio, que hablando de su propio padre, alababa en él la “cesación de los amores por los mancebos” (Libro I, 16, uso la versión del mejicano Gómez Robledo). Pero el propio Marco Aurelio alcanzó el poder por decisión de Adriano, cuya pasión por Antinoo llegó a las crónicas; también es cierto que el bello efebo no entró en intrigas ni se interesó por el poder.
La carne es débíl y más la del político; si tratan de promocionar a su parentela no deja de tener su lógica que lleven al poder a amantes y amigos. Incluso al hacerlo con la más hortera publicidad, como sátrapas orientales o alcaldes marbellíes, se dan el íntimo gustazo de subrayar su poderío: "fijaos si soy chulo que he puesto a mi novio/novia de concejal. ¡Toma ya!".

Cayo Julio César
El político de raza, el que no se amilana ante las dificultades sino que se crece ante la adversidad, consigue abrirse camino a pesar de todo y de todos y los más brillantes activos reflejan un origen muy pasivo, y no me refiero a la contabilidad. Todos recordamos la trayectoria de Cayo Julio César, un señor tan importante que le dedicamos un mes del calendario y cuyo mote es ahora sinónimo de poder personal: Zar y Káiser son formas de César. Bueno, pues una de las primeras conquistas del amigo Cayo fue Nicomedes, rey de Bitinia, en cuya cama empezó a fraguarse tan prodigioso destino.

Pasiones inorgánicas
Subrayemos que también existen verdaderas pasiones al margen de lo orgánico. Por ejemplo, Luis XIII de Francia y su amado Cinq-Mars, mantuvieron una relación casta pero intensísima. Luis era muy cerebral y a Cinq-Mars le tiraban las señoras; y ¿qué decir de la afición que tuvieron Carlos IV y María Luisa por Godoy (cuyo retrato encabeza esta entrada)?
Nadie ha conseguido reducir al campo sexual esa Trinidad, y los que escriben al respecto nunca han presentado documentos convincentes, limitándose a barajar rumores.

El camino de la amistad
Igualmente, el periodista Luis Herrero ha destacado en un excelente libro cómo la profunda amistad entre su padre, Herrero Tejedor, y Adolfo Suárez fueron la base para el lanzamiento del segundo. De grandes amistades han surgido destinos asombrosos, y el arte de hacerse amigos es muchas veces más eficaz que el de prostituir los naturales encantos. La palanca de la amistad es sin duda el medio más simpático de proyectarse en el mundo, aunque no pretenderemos que sea el más objetivo. Ninguno lo es. La meritocracia no existe.
Así que mi consejo a los jóvenes ambiciosos es no dejarse desanimar por el nepotismo vigente; siempre hay espacio para el talento. Los caminos de Dios serán inescrutables, pero los del poder resultan diáfanos.
Luis Español Bouché

9 comentarios:

  1. Y digo yo, querido Luis, con tantos y tan influyentes amigos como tú tienes (sin referirme a mí persona, obviamente) ¿cuándo te veremos aupado a las más altas cimas del poder político, empresarial, artístico...?

    Buen artículo, como siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, el padre de Leire Pajín era del mismo pueblo que el de Zapatero.

    ResponderEliminar
  3. Es curioso como en términos de poder (político, empresarial, ¿social?, ¿militar?, el recto suele ser el camino y el sufrimiento.

    Dicho en prosa: no solamente has de quedarte mirando para Chinchilla -expresión maña, que alguna vez me contaron-, sino que, una vez aceptado, y siendo que empiezas desde abajo, tienes que acostumbrarte a que el que tienes arriba defeque sobre ti, como representa muy explícitamente ese poste de teléfonos, o de corriente eléctrica, con varios travesaños horizontales y donde, en formación de pirámide convergente, el pájaro de arriba siempre caga al de abajo. Y cuanto más abajo está tu travesaño, más cubierto de mierda estás.

    Y es que de culos va el asunto. Como dijo Clint Eastwood, en una de tantas películas de la saga "Harry el sucio", las opiniones son como los culos; todo el mundo tiene uno.

    Y con esta opinión, yo me despido.

    Chim, pon.

    ResponderEliminar
  4. Qué bonitas palabras, Xixarro, si es que en el fondo eres un romántico.
    Juanma, naturalmente que cuento con mis amigos; si te aguanto es porque sé que algún día cuando seas ministro conseguirás que yo sea Presidente de Algo, con sueldo oficial, prebendas y componendas. Y si aguantamos a Xixarro es porque algún día lo nombrarán director de Juegos Florales e Introductor de Embajadores. He destacado en un enlace la palabra "burro". Si hacéis clic veréis surgir algo realmente asombroso, aunque procaz.

    ResponderEliminar
  5. Caray con el burro!!!
    Desde luego que los caminos del poder son inescrutables. Para comprobarlo simplemente basta con mirar lo que nos rodea. Y en cuanto a las amistades, algunas son un peligro...jeje

    ResponderEliminar
  6. Tu comentario Marian, me recuerda una frase de un Quevedo otoñal y ya desencantado: "Para ver cuán poco importan a los Dioses los tronos del mundo, basta ver a quién se los dan". O algo así, te cito de memoria.
    Sí, a mí lo del burro me llamó la atención. Pobre señor, que en tan humilde contacto con la naturaleza, mientras se proponía efectuar una ofrenda personalísima e intransferible se vea en tan curioso y supongo doloroso trance... Y mira que la gente es mala que lo filmaron en lugar de ayudarlo, ¿eh?

    ResponderEliminar
  7. Luis, me gusta lo que escribes. Nos vemos en ese templo del saber donde solemos coincidir.
    Abrazo
    Julio

    ResponderEliminar
  8. A mi tambien me gusta lo que escribes, aunque me gusta mas COMO lo escribes. Tu amiga, Laura Boyer

    ResponderEliminar
  9. Umm ayer por la noche antes de acostarme, me puse a leer tu artículo(es de los que mas me han gustado), cuando vi el enlace burro y me llamó la atención que tan culta y especial es esta palabra para tener tal privilegio y notoriedad pensé...
    Y efectivamente la gente no lo ayudaba quiero pensar que no querían quitar al lugareño ni una pizca de la diversión que estaba a punto de experimentar, quizá el burro quería algún privilegio en el establo y quería ganárselo mediante trueque de favores como bien dices en tu artículo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar