Vuelvo a ocuparme de mi blog

De paso recupero artículos míos en los desaparecidos portales suite101.net y asturiasliberal.org o artículos borrados de la versión electrónica de abc, preservados por archive.org o por la memoria caché de google.

LA CITA DEL MES: Cyrano de Bergerac

"Mais on ne se bat pas dans l'espoir du succès ! Non, non c'est bien plus beau lorsque c'est inutile ! "

martes, 20 de diciembre de 2011

¿Prosperidad sin niños?



Proclamado el Estado de Decepción
Vaya por delante que cuando le voté, sabía que Mariano Rajoy no era Superman, ni Batman, ni el Hombre Elástico, ni la Masa, ni la Mujer Pantera, ni el Hombre Alcachofa. No pretendo superhombres con superpoderes sino gente más o menos normal que no quiera como el Demente ganar la batalla del Ebro al cabo de setenta años y esas cosas raras del Z y zuz mariachiz. La única virtud que le reconozco al Z es que ha destrozado la izquierda española y particularmente esa secular catástrofe llamada PZOE, por eso me gusta tanto.

Pero hay que reconocer que Rajoy sí tiene un superpoder. Es el hombre más aburrido a este lado de la Galaxia. El que busque en su discurso una idea brillante, un verbo ágil, una idea, algo de vida, quizá llegue a decepcionarse. Ayer, oyéndole, mi coñazómetro se derritió echando chispas. Le hemos dado el Poder a Bostezoman, Rolloman, Coñazoman, Tostonman, Boringman, como prefiráis llamarlo. Me lo voy a grabar para los díos de insomnio.
La estrategia del gallego, de cara a las elecciones venía a ser "no prometo nada y así nadie se decepcionará"; espero que no se tire así la legislatura "no tomaré ninguna medida, así nadie se enfadará". Después de siete años y medio de demenciato necesito cambios razonables y no la hábil estrategia de Don Tancredo.

Ni una palabra sobre las cunas vacías
De entrada, ayer el Sr. Rajoy dejó claro que el envejecimiento de la población española no debe ser un problema y que no va a tomar medidas sobre el aborto: ni una sola vez ha pronunciado la palabra nacimiento, envejecimiento o aborto. Podéis comprobarlo vosotros mismos en este enlace.
Los Rajoyboys que le escriben los discursos deben pensar que el objetivo prioritario es un rápido crecimiento económico, recuperar la prosperidad perdida. Me parece estupendo, mi ansia de euros es tan grande como la suya y me parezco a Carpanta ante un pavo de Navidad, babeando de hambre y de codicia, pero la duda que tengo es ¿para quién vamos a crecer, y quiénes van a disfrutar de ese crecimiento venidero? Porque -lo voy a decir bajito, para que no me acusen de rojo fascista, disolvente, judeomasón y de las JONS- somos el país de la OCDE con tasa más acelerada de envejecimiento. Dice el INE en sus proyecciones que "por cada 10 personas en edad de trabajar, en 2049 residirían en España casi nueve personas potencialmente inactivas (menor de 16 años o mayor de 64). Es decir, la tasa de dependencia se elevaría hasta el 89,6%, desde el 47,8% actual" (los detalles, aquí). Así que si los diez españoles tienen todos empleo, tendrán que mantenerse a sí mismos y a otras nueve personas. Mmmh, ¡brillante futuro! Pero para los Rajoyboys eso por lo visto no es un problema y, demográficamente, España está que lo tira. Ni una palabra, nada.


Un país sin niños
El camino de España o de Francia es el camino de Occidente, y resulta muy atractivo. Es un camino que sabe a libertad, y por lo tanto a prosperidad. Pero en alguna parte del camino, nos hemos equivocado. Hemos fracasado como sociedad porque no tenemos hijos y sin hijos no hay sociedad posible. Y, como recordaba hace cuatro días, nosotros troceamos a nuestros hijos y en sólo un año, sólo en Madrid, hemos pasado por la trituradora del doctor Morín a tantos niños como habitantes tiene Algete. Las generaciones se encadenan a lo largo de siglos y milenios. Pero si se rompe un solo eslabón, si una generación no es capaz de crear otra que le sustituya, la cadena se interrumpe y termina. De nada sirve la eficacia, el desarrollo económico, la enseñanza, si no hay niños que disfruten de esos tesoros, que los aprovechen. O nos encaramos a este toro, o se cierra la plaza.

5 comentarios:

  1. Como é bom o teu artigo! Nao é de estranhar que os rapazes de Religion en libertad haigan-te fichado como o ten feito! Estes rapazes de Religion en Libertad sabem muito bem o que fazem, tem gente muito boa entre os seus colaboradores...

    Comprimentos

    O Tocjinho da Bahia

    ResponderEliminar
  2. Ánimo Luís, tú puedes hacerlo mejor. Sólo necesitas documentarte un poco sobre los principios básicos de la demografía. Cositas como tasa de reemplazo, inercia demográfica y dos o tres más. Así le das un toque un poco más técnico a tu blog y lo equilibras un poco, que si no tiene demasiado peso tu posición ideológica y nos desanimas a los que no la compartimos. Y es una pena, porque tienes gracia

    ResponderEliminar
  3. Gracias Tocajinho, mi colaboración con RyL es esporádica pero mutuamente satisfactoria.
    Anónimo demógrafo,gracias por tu interés. Dado que me limito a citar literalmente datos del INE -los destaco en azul, como cita- estoy seguro de que les encantará que tú les expliques esos principios, que ellos seguramente no conocen. Por cierto, explícame cuál es mi posición ideológica, quiero aprender a sentarme. Yo también te quiero.

    ResponderEliminar
  4. Tienes mucha razón, Luis, pero lo que no me gusta son las metáforas taurinas, ya sabes...

    ResponderEliminar
  5. Mi admirado Luís
    Me encantan todas esas palabras nuevas que nos has enseñado, sin tu permiso y lo siento por el Copyright, las voy a incluir en mi vocabulario.
    El que el Sr. Rajoy sea ---man, sinceramente no me importa, lo que sí me importa son los resultados, que es más serio y aburrido que un ciprés, pues mire Vd., no estamos para bromas, ni iluminaciones, ni chalduras, que ya bastante hemos tenído, pues yo personalmente, y como todo es contagioso, pense que llegaria a cazar moscas con tirachinas.
    Hace falta que la economía se recupere y que esos más de 5 millones de parados no esten parados.
    Lo que si me da muchisima pena es que aquello que dijo sobre suprimir el aborto, definitivamente se le ha olvidado, o le han convencido, es que ni una pequeñita mención. ¿Seguiremos con más de lo mismo? ¿Habra otros 20.496 asesinatos?
    Eso si que me entristece y no me gusta nada en absoluto
    Un abrazo
    Mª Jesús

    ResponderEliminar